15 de junio 2016    /   IDEAS
por
 

Arquitectura efímera para refugiados

15 de junio 2016    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

 

Miles de personas viven en tiendas de campaña en campos de refugiados. Viven entre polvo, barro, insectos y enfermedades. Pero, desde hace algún tiempo, hay una corriente que piensa que, ya que las condiciones de estos individuos no están cerca de cambiar, lo mejor es tratar de hacerles la vida lo más agradable posible. Otros, sin embargo, continúan en sus tesis de que no hay que mejorar la vida a los refugiados como si fueran a quedarse en los campos para siempre, sino tratar de que dejen de serlo y presionar para que los gobiernos ayuden a que se conviertan en ciudadanos plenamente integrados en la sociedad.

Entre los primeros ha surgido Arquitectura para Refugiados, una plataforma online colaborativa para recopilar y compartir información sobre las necesidades arquitectónicas, vitales y del entorno en el que viven los refugiados dentro de los campos. «Una tienda de campaña, por ejemplo, es una solución a corto plazo. Se necesita otro tipo de soluciones más integradas», dice Bence Komlósi, uno de los fundadores de esta idea junto a Denisse Castillo (ecuatoriana que vive en Alemania), Henrik Ceccaroli (de Noruega, que vive en Budapest, Hungría) y Zsófia Glatz, (húngara como Komlósi, pero con residencia en Zürich, Suiza).

arquitectura-efimera3

La iniciativa surgió en septiembre de 2015, cuando acababa de desatarse una de las mayores crisis de refugiados de la historia. Había que compartir información, hacer una puesta en común sobre las necesidades reales de los refugiados. «Nos presentamos con nuestro proyecto a la Plataforma Arquitectura del Futuro y ganamos. Hicimos nuestro primer taller enseguida», continúa Komlósi.

Hasta el momento se ha producido un flujo de información muy potente entre todos aquellos que quieren participar con sus ideas y se ha llegado a una conclusión: la enorme importancia que para los refugiados tiene la información. De ahí, que la electricidad y una red wifi se hayan convertido en algo vital para estas personas, cuyo teléfono móvil es lo único que les comunica con el exterior. «Hay algo que la gente no sabe. En Grecia los refugiados sólo pueden solicitar asilo o acceder al programa de reubicación durante una hora al día por Skype con la oficina de asilo europeo, que siempre está comunicando», denuncia Estrella Galán, secretaria general de CEAR, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

De momento, la plataforma de arquitectos está echando a andar a través de ese intercambio de información sobre las necesidades de estas personas. «Lo primero que se hace es exponer tu idea en ella. El siguiente paso es encontrar un potencial colaborador que te ayude a desarrollarla. Nosotros hacemos un papel de organizadores». Esas ideas se hacen públicas a través de las redes sociales, de las que están pendientes muchas organizaciones internacionales. También se trasmiten a través de congresos de arquitectura. «La participación está abierta a planificadores urbanísticos, diseñadores, gobiernos, arquitectos, activistas, refugiados, ONG y todos los que puedan aportar un proyecto interesante», indica Komlósi.

arquitectura-efimera1

La idea de buscar una fórmula arquitectónica para dar más dignidad a la forma de vida que existe en los campos de refugiados no es nueva. De hecho, la Fundación Ikea y la ONU han convocado el concurso Qué puede hacer el diseño por los refugiados que pide soluciones para proporcionarles una mejor integración y vivienda más cómoda. Además, el MOMA de Nueva York inaugurará este año una exposición que se sumerge en las fórmulas habitacionales de los campos de refugiados de todo el mundo y cómo han evolucionado.

«La palabra que debemos utilizar es ‘provisionalidad’. Así deben estar construidos los campos, como sitios provisionales. Cualquier planteamiento para mejorar los campos es siempre interesante, pero siempre que no se vaya a una situación de estabilidad. En cuanto a los lugares donde se alojan los refugiados nada más llegar a países seguros, lo importante es que se integren en ellos. Suelen ser centros centros y casas de acogida que ya están diseñados y adaptados a sus necesidades», explica Estrella Galán.

Mientras tanto, la lluvia, el frío y el calor abrasador siguen azotando los campos y sus precarios barracones. Aún estamos lejos de olvidar el vocablo ‘provisionalidad’.

 

Facebook PAGE: Architecture for Refugees 

Facebook PUBLIC GROUP: Architecture for Refugees 

Twitter: @a4refugees

 

 

Miles de personas viven en tiendas de campaña en campos de refugiados. Viven entre polvo, barro, insectos y enfermedades. Pero, desde hace algún tiempo, hay una corriente que piensa que, ya que las condiciones de estos individuos no están cerca de cambiar, lo mejor es tratar de hacerles la vida lo más agradable posible. Otros, sin embargo, continúan en sus tesis de que no hay que mejorar la vida a los refugiados como si fueran a quedarse en los campos para siempre, sino tratar de que dejen de serlo y presionar para que los gobiernos ayuden a que se conviertan en ciudadanos plenamente integrados en la sociedad.

Entre los primeros ha surgido Arquitectura para Refugiados, una plataforma online colaborativa para recopilar y compartir información sobre las necesidades arquitectónicas, vitales y del entorno en el que viven los refugiados dentro de los campos. «Una tienda de campaña, por ejemplo, es una solución a corto plazo. Se necesita otro tipo de soluciones más integradas», dice Bence Komlósi, uno de los fundadores de esta idea junto a Denisse Castillo (ecuatoriana que vive en Alemania), Henrik Ceccaroli (de Noruega, que vive en Budapest, Hungría) y Zsófia Glatz, (húngara como Komlósi, pero con residencia en Zürich, Suiza).

arquitectura-efimera3

La iniciativa surgió en septiembre de 2015, cuando acababa de desatarse una de las mayores crisis de refugiados de la historia. Había que compartir información, hacer una puesta en común sobre las necesidades reales de los refugiados. «Nos presentamos con nuestro proyecto a la Plataforma Arquitectura del Futuro y ganamos. Hicimos nuestro primer taller enseguida», continúa Komlósi.

Hasta el momento se ha producido un flujo de información muy potente entre todos aquellos que quieren participar con sus ideas y se ha llegado a una conclusión: la enorme importancia que para los refugiados tiene la información. De ahí, que la electricidad y una red wifi se hayan convertido en algo vital para estas personas, cuyo teléfono móvil es lo único que les comunica con el exterior. «Hay algo que la gente no sabe. En Grecia los refugiados sólo pueden solicitar asilo o acceder al programa de reubicación durante una hora al día por Skype con la oficina de asilo europeo, que siempre está comunicando», denuncia Estrella Galán, secretaria general de CEAR, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

De momento, la plataforma de arquitectos está echando a andar a través de ese intercambio de información sobre las necesidades de estas personas. «Lo primero que se hace es exponer tu idea en ella. El siguiente paso es encontrar un potencial colaborador que te ayude a desarrollarla. Nosotros hacemos un papel de organizadores». Esas ideas se hacen públicas a través de las redes sociales, de las que están pendientes muchas organizaciones internacionales. También se trasmiten a través de congresos de arquitectura. «La participación está abierta a planificadores urbanísticos, diseñadores, gobiernos, arquitectos, activistas, refugiados, ONG y todos los que puedan aportar un proyecto interesante», indica Komlósi.

arquitectura-efimera1

La idea de buscar una fórmula arquitectónica para dar más dignidad a la forma de vida que existe en los campos de refugiados no es nueva. De hecho, la Fundación Ikea y la ONU han convocado el concurso Qué puede hacer el diseño por los refugiados que pide soluciones para proporcionarles una mejor integración y vivienda más cómoda. Además, el MOMA de Nueva York inaugurará este año una exposición que se sumerge en las fórmulas habitacionales de los campos de refugiados de todo el mundo y cómo han evolucionado.

«La palabra que debemos utilizar es ‘provisionalidad’. Así deben estar construidos los campos, como sitios provisionales. Cualquier planteamiento para mejorar los campos es siempre interesante, pero siempre que no se vaya a una situación de estabilidad. En cuanto a los lugares donde se alojan los refugiados nada más llegar a países seguros, lo importante es que se integren en ellos. Suelen ser centros centros y casas de acogida que ya están diseñados y adaptados a sus necesidades», explica Estrella Galán.

Mientras tanto, la lluvia, el frío y el calor abrasador siguen azotando los campos y sus precarios barracones. Aún estamos lejos de olvidar el vocablo ‘provisionalidad’.

 

Facebook PAGE: Architecture for Refugees 

Facebook PUBLIC GROUP: Architecture for Refugees 

Twitter: @a4refugees

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Por qué los arquitectos no juegan al fútbol?
Una empresa paga a sus empleados un bonus por dormir bien
Un currículum en forma de juego de mesa
'Nightcrawler' y el Estado Islámico
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp