23 de enero 2013    /   DIGITAL
por
 

Arreglando el mundo con una app

23 de enero 2013    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

ongawa
Pero, ¿se puede o no? Habrá quien parta de la base de que arreglar este pozo de crueldad en el que vivimos es algo que no tiene una salida muy clara. Por fortuna, la vida sonríe a los optimistas y en The App Date se plantean investigar cómo utilizar las apps móviles como herramienta de cambio social. The App Date Co., el ala más comprometida de The App Date, impulsa el Laboratorio de Apps Sociales junto a ONGAWA y Quiero salvar el mundo haciendo marketing
Aunque de manera casi automática, la imagen mental que se tiene de las apps se basa en el ocio o en la utilidad productiva, lo cierto es que “There’s an app for that!”. Hay una app para todo y los caminos que llevan al uso social de las mismas se encuentran escasamente trillados.Para Valentín Villarroel, coordinador de ONGAWA, “es una oportunidad única para que el tercer sector se encuentre con el de las TIC”.
El fundador de The App Date, Óscar Hormigos, insiste en el potencial que atesoran algunas apps centradas, sobre todo, en la mejora de la salud, la colaboración ciudadana o la transparencia de la gestión pública. “El objetivo que nos hemos planteado es que desarrolladores, emprendedores sociales, ONGs o departamentos de RSC de las empresas se encierren a investigar sobre lo que las apps pueden aportar en este terreno”.
Al igual que ocurre en el ámbito empresarial de cariz más privado, las aplicaciones ofrecen la posibilidad de ser utilizadas como potentes herramientas de productividad que, en este caso, es social. “Muchas apps son esenciales en el trabajo de ciudadanía activa, comunicación y conexión entre personas y organizaciones sociales. El sentirse parte de una comunidad y encontrar a otras personas con las mismas ganas que tú de cambiar la sociedad te da fuerza para vencer las dificultades y buscar junto con otros mejoras en tu entorno”, declara Villaroel.
The App Date Co. celebró el pasado mes de noviembre su primer encuentro para mostrar algunas propuestas que abundan en estos aspectos. iniciativas como  SocialFundit,  HelpDay o  La Cosa Radioactiva aplican el conocimiento tecnológico con objetivos no exclusivamente mercantiles.
El proyecto se articulará en torno a dinámicas de cocreación y design thinking, como explica Sandra Pina, directora de innovación sostenible de Quiero Salvar el Mundo Haciendo Marketing. “El objetivo es generar entre 7 y 10 apps que ayuden a hacer del mundo un lugar mejor. Nos centraremos en las temáticas de transparencia, ciudadanía activa y consumo responsable y colaborativo”, señala.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

ongawa
Pero, ¿se puede o no? Habrá quien parta de la base de que arreglar este pozo de crueldad en el que vivimos es algo que no tiene una salida muy clara. Por fortuna, la vida sonríe a los optimistas y en The App Date se plantean investigar cómo utilizar las apps móviles como herramienta de cambio social. The App Date Co., el ala más comprometida de The App Date, impulsa el Laboratorio de Apps Sociales junto a ONGAWA y Quiero salvar el mundo haciendo marketing
Aunque de manera casi automática, la imagen mental que se tiene de las apps se basa en el ocio o en la utilidad productiva, lo cierto es que “There’s an app for that!”. Hay una app para todo y los caminos que llevan al uso social de las mismas se encuentran escasamente trillados.Para Valentín Villarroel, coordinador de ONGAWA, “es una oportunidad única para que el tercer sector se encuentre con el de las TIC”.
El fundador de The App Date, Óscar Hormigos, insiste en el potencial que atesoran algunas apps centradas, sobre todo, en la mejora de la salud, la colaboración ciudadana o la transparencia de la gestión pública. “El objetivo que nos hemos planteado es que desarrolladores, emprendedores sociales, ONGs o departamentos de RSC de las empresas se encierren a investigar sobre lo que las apps pueden aportar en este terreno”.
Al igual que ocurre en el ámbito empresarial de cariz más privado, las aplicaciones ofrecen la posibilidad de ser utilizadas como potentes herramientas de productividad que, en este caso, es social. “Muchas apps son esenciales en el trabajo de ciudadanía activa, comunicación y conexión entre personas y organizaciones sociales. El sentirse parte de una comunidad y encontrar a otras personas con las mismas ganas que tú de cambiar la sociedad te da fuerza para vencer las dificultades y buscar junto con otros mejoras en tu entorno”, declara Villaroel.
The App Date Co. celebró el pasado mes de noviembre su primer encuentro para mostrar algunas propuestas que abundan en estos aspectos. iniciativas como  SocialFundit,  HelpDay o  La Cosa Radioactiva aplican el conocimiento tecnológico con objetivos no exclusivamente mercantiles.
El proyecto se articulará en torno a dinámicas de cocreación y design thinking, como explica Sandra Pina, directora de innovación sostenible de Quiero Salvar el Mundo Haciendo Marketing. “El objetivo es generar entre 7 y 10 apps que ayuden a hacer del mundo un lugar mejor. Nos centraremos en las temáticas de transparencia, ciudadanía activa y consumo responsable y colaborativo”, señala.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El pasado te miente, el futuro te engaña; solo te queda el presente
Así quiere fomentar la transparencia y la participación el Ayuntamiento de Madrid
Fundas de madera para devolver el “espíritu indie” a los productos Apple
¿Por qué vistes como vistes?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad