25 de enero 2013    /   CINE/TV
por
 

Justicia rica, Justicia pobre

25 de enero 2013    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Arrow
ARROW, REVENGE, PERSON OF INTEREST, EL TÍO LA VARA

Si un hombre rico mata a otro hombre rico, quizá sea un superhéroe.

En el mundo real si un pobre mata a un rico se llama asesinato, quizá anarquía o revolución si son muchos pobres contra muchos ricos. Si un rico mata a un rico se llama accidente de caza o investigación irregular de la policía o abogado caro.
En la ficción si un pobre asesina a un rico es un drama social o un procedimental (asesinato vulgar o venganza que conduce al autor al presidio). Si un rico mata a otro rico puede ser procedimental (celos o negocios). Si la víctima es un villano, un villano rico, es una historia de héroes o superhéroes.
SÓLO UN RICO PUEDE ACABAR CON UN RICO
Algunas de las últimas series de televisión dicen que sólo los ricos pueden ejercer la justicia contra los ricos. No es un argumento nuevo, pero ha eclosionado en los últimos años. El espectador medio obtiene la satisfacción de ver a ricos y poderosos mordiendo el polvo, en prisión o cosido a balazos.
EL MILLONARIO DISFRAZADO
Donde no llega la policía ni el fiscal del distrito llega el millonario disfrazado. Es el Zorro, es Batman, es Arrow, hijo de la casa DC como Bruce Wayne, nacido en plena Segunda Guerra Mundial como Flecha Verde y que ahora vive un renacimiento en la pequeña pantalla. Episodios ligeros, adictivos como las patatas fritas, plagados de agujeros lógicos y dramáticos que los espectadores perdonan porque Arrow lanza flechas al corazón, y no son de amor. Flechas justicieras.
Arrow disparando al villano
En el discurso de Arrow no hay una línea que no hayamos oído antes en el Batman de Nolan: Arrow es el héroe que necesita la ciudad, es la respuesta a las grietas del sistema, es la respuesta a la impunidad del que se ha enriquecido con el sudor y la sangre ajena.
LA VENGANZA DE UNA NIÑA
La máscara de Amanda Clarke es la falsa identidad de Emily Thorne en Revenge, un Alejandro Dumas para adultescentes. Venganza de rabieta. Cocinada con tiempo más que con brío. De nuevo los agujeros acompañan las escenas. No importa. Se trata de una venganza contra la comunidad rica, ociosa e intocable de los Hamptons que amasa su fortuna enviando fábricas a Asia.
Revenge
EL MILLONARIO ARREPENTIDO
La máscara y brazo armado del Sr. Finch es John Reese en Person of Interest. A diferencia de los millonarios Arrow y Amanda Clarke que se mueven por venganza, el Sr. Finch se mueve por la culpa, por haber creado una máquina de control.
Person of Interest, dinero y tecnología privada justicieras
HÉROES MILLONARIOS: FANTASÍA Y FRUSTRACIÓN
Arrow también representa una fantasía adolescente: dinero, mujeres, aparatos tecnológicos, cosplays (disfraz remedo de héroe manga), desahogo de la frustración mediante la violencia. La justicia es una excusa para las piruetas de artes marciales.
Amanda Clarke es el patito feo, la niña olvidada por todos, que no parará hasta ver cómo sus enemigos caen arruinados y desacreditados uno por uno. Su estrategia tiene mucho de hermandad ALFA BETA PI que hemos visto en cientos de películas. ¡Ánimo, Amanda!
Mr. Finch es el hombre corriente, con dinero, eso sí, que consigue ser un héroe: Si yo tuviera dinero, cuantas cosas barrería.
JUSTICIA POBRE, JUSTICIA RICA
La justicia de los pobres depende de los hombres honestos y capaces: el policía viejo que nunca aceptó sobres, el policía joven idealista, la fiscal latina o afroamericana ambiciosa o el abogado prestigioso en un momento sentimental. Estamos en Canción Triste de Hill Street, The Wire o Ley y orden.
La justicia de los ricos depende de cachivaches para matar, tecnología punta para investigar y vigilar, considerarse por encima del sistema legal vigente.
“Pero nadie como el Tío la Vara”, dice mi mujer que me escucha escribir en voz alta. “Más de uno merece un varazo”, concluye. «Aquí no hay nivel para la cleptocracia; aquí tenemos mangacracia». Y en la mangacracia, el Tío la Vara es el héroe que necesitamos (los espectadores).
El tío la vara

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Arrow
ARROW, REVENGE, PERSON OF INTEREST, EL TÍO LA VARA

Si un hombre rico mata a otro hombre rico, quizá sea un superhéroe.

En el mundo real si un pobre mata a un rico se llama asesinato, quizá anarquía o revolución si son muchos pobres contra muchos ricos. Si un rico mata a un rico se llama accidente de caza o investigación irregular de la policía o abogado caro.
En la ficción si un pobre asesina a un rico es un drama social o un procedimental (asesinato vulgar o venganza que conduce al autor al presidio). Si un rico mata a otro rico puede ser procedimental (celos o negocios). Si la víctima es un villano, un villano rico, es una historia de héroes o superhéroes.
SÓLO UN RICO PUEDE ACABAR CON UN RICO
Algunas de las últimas series de televisión dicen que sólo los ricos pueden ejercer la justicia contra los ricos. No es un argumento nuevo, pero ha eclosionado en los últimos años. El espectador medio obtiene la satisfacción de ver a ricos y poderosos mordiendo el polvo, en prisión o cosido a balazos.
EL MILLONARIO DISFRAZADO
Donde no llega la policía ni el fiscal del distrito llega el millonario disfrazado. Es el Zorro, es Batman, es Arrow, hijo de la casa DC como Bruce Wayne, nacido en plena Segunda Guerra Mundial como Flecha Verde y que ahora vive un renacimiento en la pequeña pantalla. Episodios ligeros, adictivos como las patatas fritas, plagados de agujeros lógicos y dramáticos que los espectadores perdonan porque Arrow lanza flechas al corazón, y no son de amor. Flechas justicieras.
Arrow disparando al villano
En el discurso de Arrow no hay una línea que no hayamos oído antes en el Batman de Nolan: Arrow es el héroe que necesita la ciudad, es la respuesta a las grietas del sistema, es la respuesta a la impunidad del que se ha enriquecido con el sudor y la sangre ajena.
LA VENGANZA DE UNA NIÑA
La máscara de Amanda Clarke es la falsa identidad de Emily Thorne en Revenge, un Alejandro Dumas para adultescentes. Venganza de rabieta. Cocinada con tiempo más que con brío. De nuevo los agujeros acompañan las escenas. No importa. Se trata de una venganza contra la comunidad rica, ociosa e intocable de los Hamptons que amasa su fortuna enviando fábricas a Asia.
Revenge
EL MILLONARIO ARREPENTIDO
La máscara y brazo armado del Sr. Finch es John Reese en Person of Interest. A diferencia de los millonarios Arrow y Amanda Clarke que se mueven por venganza, el Sr. Finch se mueve por la culpa, por haber creado una máquina de control.
Person of Interest, dinero y tecnología privada justicieras
HÉROES MILLONARIOS: FANTASÍA Y FRUSTRACIÓN
Arrow también representa una fantasía adolescente: dinero, mujeres, aparatos tecnológicos, cosplays (disfraz remedo de héroe manga), desahogo de la frustración mediante la violencia. La justicia es una excusa para las piruetas de artes marciales.
Amanda Clarke es el patito feo, la niña olvidada por todos, que no parará hasta ver cómo sus enemigos caen arruinados y desacreditados uno por uno. Su estrategia tiene mucho de hermandad ALFA BETA PI que hemos visto en cientos de películas. ¡Ánimo, Amanda!
Mr. Finch es el hombre corriente, con dinero, eso sí, que consigue ser un héroe: Si yo tuviera dinero, cuantas cosas barrería.
JUSTICIA POBRE, JUSTICIA RICA
La justicia de los pobres depende de los hombres honestos y capaces: el policía viejo que nunca aceptó sobres, el policía joven idealista, la fiscal latina o afroamericana ambiciosa o el abogado prestigioso en un momento sentimental. Estamos en Canción Triste de Hill Street, The Wire o Ley y orden.
La justicia de los ricos depende de cachivaches para matar, tecnología punta para investigar y vigilar, considerarse por encima del sistema legal vigente.
“Pero nadie como el Tío la Vara”, dice mi mujer que me escucha escribir en voz alta. “Más de uno merece un varazo”, concluye. «Aquí no hay nivel para la cleptocracia; aquí tenemos mangacracia». Y en la mangacracia, el Tío la Vara es el héroe que necesitamos (los espectadores).
El tío la vara

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Lo que Netflix ha aprendido de las novelas
La puta manía de explicar cosas con 'Juego de tronos'
Los personajes de las películas hablan en privado… a tres metros de los demás
Cuatro reglas de guion que rompe The Young/New Pope
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Es realmente curioso que nadie se haya atrevido a hacer un héroe «pobre». Ni siquiera Robin Hood lo era; era hijo de un noble (según la mitología, digo, claro). Y sí, es verdad, Arrow se parece mucho, demasiado al Batman de Nolan. Lo peculiar es que funciona. Para ser de la CW, y para ser de super héroes, mucho mejor que Smallville, por ejemplo. La única excepción sería Mr Reese, de Person of Interest, pero si Mr Finch, no funcionaría como héroe. Pero él sí estaría más cerca de un pobre que de un rico. Claro que con un oponente tan fuerte como el sistema, bancos, gobiernos, etc, ¿qué podría hacer un «common man»? No resultaría creíble.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies