BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
29 de marzo 2016    /   BRANDED CONTENT
 

Un hotel en ruinas convertido en obra de arte

29 de marzo 2016    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El hotel Kupari llevaba desde 1990 sin recibir huéspedes. Aquel año la posada a orillas de la costa croata cerró sus puertas y empezó su lento pero inexorable declive. Ahora, esas estancias han vuelto a recibir inquilinos.

El pasado verano, 133 criaturas elaboradas con desechos llenaron sus habitaciones y salones de estar. Converse quería demostrar que sus nuevas Chuck Taylor II estaban preparadas para cualquier prueba de resistencia y alistó al artista Francisco de Pájaro, alias Art is Trash, para resucitar el espacio.

De Pájaro empleó 500 litros de pintura, cinta aislante, rotuladores y otros materiales para decorar las estancias del edificio que cubre 42.000 metros cuadrados.

«El trabajo con Converse se ha podido realizar porque ellos respetaron mi forma de trabajar. Lo único que pedí fue un camión de basura de todo tipo y que el equipo de producción repartiera los objetos donde ellos lo consideraran oportuno. Todo lo que se ve en el video es improvisación», explica el artista que siempre busca la metáfora y la estética en los desperdicios.

ARTISTRASH-SOFA

ARTISTRASH-BOLSA

«Estoy acostumbrado a trabajar sin tiempo en la calle y con miles de obstáculos. He de pintar muy rápido para que me vea menos gente posible y no me vea la policía, aunque hay ciudades que no me impiden hacerlo. En Barcelona por ejemplo he de evitar a la policía, es muy hostil e ignorante con el arte urbano».

Veinticinco horas después de empezar a intervenir el hotel, el edifico se había convertido en una gran obra efímera que escondía guiños fluorescentes y surrealistas en cada rincón. El creador lo consiguió con unas Chuck Taylor II en sus pies.

art is trash

ARTISTRASH-ARTISTA

Art is Trash se encontraba de gira por California cuando recibió un mensaje de parte de Converse interesándose por colaborar con él.

«Les lancé una idea y la aceptaron», cuenta. «No suelo complicarme la vida. Yo pinto en la basura de las calles de forma improvisada, esta era la idea principal, no perder la improvisación para crear».

—-

«Sigue haciendo lo que sea que estás haciendo. El mundo necesita más personas como tú. Ready for more»

Converse, Chuck Taylor II (2016)

El hotel Kupari llevaba desde 1990 sin recibir huéspedes. Aquel año la posada a orillas de la costa croata cerró sus puertas y empezó su lento pero inexorable declive. Ahora, esas estancias han vuelto a recibir inquilinos.

El pasado verano, 133 criaturas elaboradas con desechos llenaron sus habitaciones y salones de estar. Converse quería demostrar que sus nuevas Chuck Taylor II estaban preparadas para cualquier prueba de resistencia y alistó al artista Francisco de Pájaro, alias Art is Trash, para resucitar el espacio.

De Pájaro empleó 500 litros de pintura, cinta aislante, rotuladores y otros materiales para decorar las estancias del edificio que cubre 42.000 metros cuadrados.

«El trabajo con Converse se ha podido realizar porque ellos respetaron mi forma de trabajar. Lo único que pedí fue un camión de basura de todo tipo y que el equipo de producción repartiera los objetos donde ellos lo consideraran oportuno. Todo lo que se ve en el video es improvisación», explica el artista que siempre busca la metáfora y la estética en los desperdicios.

ARTISTRASH-SOFA

ARTISTRASH-BOLSA

«Estoy acostumbrado a trabajar sin tiempo en la calle y con miles de obstáculos. He de pintar muy rápido para que me vea menos gente posible y no me vea la policía, aunque hay ciudades que no me impiden hacerlo. En Barcelona por ejemplo he de evitar a la policía, es muy hostil e ignorante con el arte urbano».

Veinticinco horas después de empezar a intervenir el hotel, el edifico se había convertido en una gran obra efímera que escondía guiños fluorescentes y surrealistas en cada rincón. El creador lo consiguió con unas Chuck Taylor II en sus pies.

art is trash

ARTISTRASH-ARTISTA

Art is Trash se encontraba de gira por California cuando recibió un mensaje de parte de Converse interesándose por colaborar con él.

«Les lancé una idea y la aceptaron», cuenta. «No suelo complicarme la vida. Yo pinto en la basura de las calles de forma improvisada, esta era la idea principal, no perder la improvisación para crear».

—-

«Sigue haciendo lo que sea que estás haciendo. El mundo necesita más personas como tú. Ready for more»

Converse, Chuck Taylor II (2016)

Compártelo twitter facebook whatsapp
LaBastarda: el oficio de hacer conservas serigráficas
La mujer más tatuada de España
Pepsi pide a los argentinos que salgan desnudos a la calle si ganan el Mundial
Retratos para convertir a tus amigos en alfombras
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.