2 de enero 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Arte que procede de la resaca (del mar)

2 de enero 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Amaina la tormenta. Richard y Judith Lang se preparan para ir a Kehoe Beach, una playa en el norte de California. No tienen previsto nadar, ni tomar el sol, ni bucear, ni hacer surf. Solo recorrer la playa en busca de los desechos de plásticos que la resaca del mar ha dejado en la playa.

La tapa de una botella de leche, un soldadito de juguete, un peine… Dicen que cuando encuentran alguna cosa de este tipo sienten algo similar a lo que experimenta un coleccionista cuando halla la pieza más extraña y difícil de encontrar.

Aunque a diferencia de los coleccionistas, para Richard y Judith el proceso no termina con la localización de los objetos. Una vez en su poder los llevan a su taller donde después de limpiarlos, los clasifican en función de su naturaleza y color.

A partir de todos ellos crean esculturas, joyas, cuadros y todo tipo de instalaciones artísticas. Así lo llevan haciendo desde 1999 porque aseguran que es la mejor forma de combinar su interés por la ciencia, la naturaleza y el arte y que, además, les permite advertir sobre el deterioro del medioambiente a manos de la industria y el consumo.

Aunque ellos lo tienen claro y por eso, para evitar que ellos o sus obras sean tachados de pretenciosos, avisan: “Nuestra intención final es meramente estética”.

 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Amaina la tormenta. Richard y Judith Lang se preparan para ir a Kehoe Beach, una playa en el norte de California. No tienen previsto nadar, ni tomar el sol, ni bucear, ni hacer surf. Solo recorrer la playa en busca de los desechos de plásticos que la resaca del mar ha dejado en la playa.

La tapa de una botella de leche, un soldadito de juguete, un peine… Dicen que cuando encuentran alguna cosa de este tipo sienten algo similar a lo que experimenta un coleccionista cuando halla la pieza más extraña y difícil de encontrar.

Aunque a diferencia de los coleccionistas, para Richard y Judith el proceso no termina con la localización de los objetos. Una vez en su poder los llevan a su taller donde después de limpiarlos, los clasifican en función de su naturaleza y color.

A partir de todos ellos crean esculturas, joyas, cuadros y todo tipo de instalaciones artísticas. Así lo llevan haciendo desde 1999 porque aseguran que es la mejor forma de combinar su interés por la ciencia, la naturaleza y el arte y que, además, les permite advertir sobre el deterioro del medioambiente a manos de la industria y el consumo.

Aunque ellos lo tienen claro y por eso, para evitar que ellos o sus obras sean tachados de pretenciosos, avisan: “Nuestra intención final es meramente estética”.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 5 posts más vistos de la semana
Comienza un proyecto digital sin miedo
Figuras japonesas hechas a mano
Cómo los artistas aprovechan las peculiaridades del cerebro para engañar al ojo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • ARTISTAS SON LA PAREJA,PERO EN BENICASSIM NO APARECE TANTO JUGUETE,ALGUN TRUÑO A LO SUMO

  • Me gustaría que conocierais un perfil que estoy montando en estos días en Facebook con una serie de piedras que he ido cogiendo en mis paseos por las playas. Como podreis apreciar estas piedras, principalmente escombros de construcción, con la erosión y las mareas, alcanzan unas formas realmente bonitas.
    La pagina se llama artepiedra el mar lo devuelve

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad