3 de abril 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

Vivir en entornos con arte mejora la salud… y la seguridad

3 de abril 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Que el arte tiene un efecto positivo sobre las personas es un hecho inapelable. Sin ir más lejos, existen terapias que utilizan el arte como mecanismo para sanar o paliar determinadas dolencias.

Un reciente estudio, sin embargo, ha ampliado esos beneficios hasta el punto de afirmar que los equipamientos culturales y artísticos de un barrio inciden claramente en indicadores como la salud, la seguridad o la educación de sus habitantes. Incluso en los barrios más desfavorecidos económicamente. O mejor dicho, especialmente en ellos.

Los estudios sobre las desigualdades en las ciudades acostumbran a analizar criterios como el nivel de renta, el idioma, la nacionalidad o la religión. Sin embargo, la School of Social Policy & Practice de la Universidad de Pensilvania ha sido la primera institución en incluir el arte y las infraestructuras culturales a la hora de determinar la calidad de vida de una población.

Según el estudio publicado hace unos días por dicha institución y del que se hizo eco la web artsy.es, en los lugares de Nueva York menos favorecidos pero donde el arte está presente, los abusos infantiles descendieron un 14% y los crímenes, un 18%, respecto a zonas semejantes en renta y perfil poblacional, pero con menos infraestructuras culturales. Todo ello, por supuesto, sin olvidar las mejoras en el rendimiento académico de los estudiantes del lugar o en su salud.

A pesar de esos buenos resultados, los responsables del estudio afirman que el arte por sí solo no basta para mejorar la vida de los ciudadanos. En realidad, no es más que un elemento que debe articularse junto a otros muchos si se quiere obtener esa mejora social.

Lo que sí afirman convencidos es que las inversiones en arte realizadas en barrios con menos dinero resultan mucho más rentables, desde el punto de vista social, de lo que lo son en los barrios pudientes.

La explicación es sencilla. Mientras que los residentes de las zonas ricas pueden, por ejemplo, mejorar su seguridad cuando sea necesario, los de las zonas más desfavorecidas necesitan que funcione todo ese «ecosistema» del que es pieza fundamental el arte.

De hecho, los responsables del estudio cuestionan a aquellos que afirman que no es necesario invertir en los barrios cuando las grandes ciudades ya tienen oferta cultural de sobra. Aunque es cierto que, en metrópolis como Nueva York, los museos, los cines o las salas de conciertos están apenas a unas paradas de metro, el estudio concluye que la repercusión positiva en la comunidad es mucho menor que la que se obtiene cuando hay centros culturales, bibliotecas o teatros en el propio barrio.

Hoy mismo, el periodista Manuel Varela informaba en El Confidencial que la esperanza de vida en Madrid puede variar hasta en tres años según se viva en una zona de la ciudad o en otra.

Para intentar paliar esa desigualdad, el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado la puesta en marcha de un plan de actuación articulado en cinco ejes: empleo, vivienda, mejoras urbanas, dotaciones de equipamientos públicos e inversión social. Aunque seguro que está contemplado en uno de esos apartados, no parece que el arte vaya a tener un papel destacado en ese plan.

En Estados Unidos, sin embargo, son varios los grupos sociales que están actuando en la misma sintonía que el estudio de la Universidad de Pensilvania. Vecinos de las zonas menos favorecidas y ciudadanos contrarios a los recortes en cultura están demandando más inversión en arte, conscientes de su importancia para la comunidad.

Para los impulsores de este estudio, cuyos resultados son muy semejantes a otro realizado previamente en Filadelfia, solo a través de ese tipo de políticas se puede alcanzar la verdadera definición de bienestar. Un concepto que, según ellos, sería la capacidad de las personas para tomar libremente decisiones que afecten a su vida y la conviertan en algo valioso.

En ese sentido, concluyen, el arte no se concibe como una mera actividad económica que genera trabajos y recauda impuestos. Para ellos, la cultura es una herramienta crítica que la población utiliza para que su vida sea mejor en todos los sentidos. Desde desarrollar la capacidad para entender el mundo o relacionarse con la gente, hasta desarrollar habilidades o, sencillamente, entretenerse.

Que el arte tiene un efecto positivo sobre las personas es un hecho inapelable. Sin ir más lejos, existen terapias que utilizan el arte como mecanismo para sanar o paliar determinadas dolencias.

Un reciente estudio, sin embargo, ha ampliado esos beneficios hasta el punto de afirmar que los equipamientos culturales y artísticos de un barrio inciden claramente en indicadores como la salud, la seguridad o la educación de sus habitantes. Incluso en los barrios más desfavorecidos económicamente. O mejor dicho, especialmente en ellos.

Los estudios sobre las desigualdades en las ciudades acostumbran a analizar criterios como el nivel de renta, el idioma, la nacionalidad o la religión. Sin embargo, la School of Social Policy & Practice de la Universidad de Pensilvania ha sido la primera institución en incluir el arte y las infraestructuras culturales a la hora de determinar la calidad de vida de una población.

Según el estudio publicado hace unos días por dicha institución y del que se hizo eco la web artsy.es, en los lugares de Nueva York menos favorecidos pero donde el arte está presente, los abusos infantiles descendieron un 14% y los crímenes, un 18%, respecto a zonas semejantes en renta y perfil poblacional, pero con menos infraestructuras culturales. Todo ello, por supuesto, sin olvidar las mejoras en el rendimiento académico de los estudiantes del lugar o en su salud.

A pesar de esos buenos resultados, los responsables del estudio afirman que el arte por sí solo no basta para mejorar la vida de los ciudadanos. En realidad, no es más que un elemento que debe articularse junto a otros muchos si se quiere obtener esa mejora social.

Lo que sí afirman convencidos es que las inversiones en arte realizadas en barrios con menos dinero resultan mucho más rentables, desde el punto de vista social, de lo que lo son en los barrios pudientes.

La explicación es sencilla. Mientras que los residentes de las zonas ricas pueden, por ejemplo, mejorar su seguridad cuando sea necesario, los de las zonas más desfavorecidas necesitan que funcione todo ese «ecosistema» del que es pieza fundamental el arte.

De hecho, los responsables del estudio cuestionan a aquellos que afirman que no es necesario invertir en los barrios cuando las grandes ciudades ya tienen oferta cultural de sobra. Aunque es cierto que, en metrópolis como Nueva York, los museos, los cines o las salas de conciertos están apenas a unas paradas de metro, el estudio concluye que la repercusión positiva en la comunidad es mucho menor que la que se obtiene cuando hay centros culturales, bibliotecas o teatros en el propio barrio.

Hoy mismo, el periodista Manuel Varela informaba en El Confidencial que la esperanza de vida en Madrid puede variar hasta en tres años según se viva en una zona de la ciudad o en otra.

Para intentar paliar esa desigualdad, el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado la puesta en marcha de un plan de actuación articulado en cinco ejes: empleo, vivienda, mejoras urbanas, dotaciones de equipamientos públicos e inversión social. Aunque seguro que está contemplado en uno de esos apartados, no parece que el arte vaya a tener un papel destacado en ese plan.

En Estados Unidos, sin embargo, son varios los grupos sociales que están actuando en la misma sintonía que el estudio de la Universidad de Pensilvania. Vecinos de las zonas menos favorecidas y ciudadanos contrarios a los recortes en cultura están demandando más inversión en arte, conscientes de su importancia para la comunidad.

Para los impulsores de este estudio, cuyos resultados son muy semejantes a otro realizado previamente en Filadelfia, solo a través de ese tipo de políticas se puede alcanzar la verdadera definición de bienestar. Un concepto que, según ellos, sería la capacidad de las personas para tomar libremente decisiones que afecten a su vida y la conviertan en algo valioso.

En ese sentido, concluyen, el arte no se concibe como una mera actividad económica que genera trabajos y recauda impuestos. Para ellos, la cultura es una herramienta crítica que la población utiliza para que su vida sea mejor en todos los sentidos. Desde desarrollar la capacidad para entender el mundo o relacionarse con la gente, hasta desarrollar habilidades o, sencillamente, entretenerse.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Nicholas Negroponte: “Deberíamos pedir a los niños que nos ayudaran a pensar”
Improv Everywhere celebra una misión en España
Los juegos que Sensible Software nunca llegó a hacer
El homenaje de Alex Palazzi a sus juguetes de la infancia
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *