22 de abril 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Eres un artista o eres un cliché?

22 de abril 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Tienda de juguetes en unos grandes almacenes. Allí están todas las muñecas anunciadas en la tele. Unas cantan y ríen; otras hacen pipí y popó; otras dicen: «Te quiero mucho» y «tengo hambre»… Cada muñeca hace lo que pone en su caja.

Hay muñecas bailarinas, cantantes, pintoras, fotógrafas y hasta escritoras, sin embargo no crean arte… Simulan que bailan, que cantan, que fotografían… tal y como mandan las cajas. No son artistas. Son criaturas castradas de fábrica.

Muñecas frágiles. Muñecas que no están hechas para un mundo real donde pueden perder brazos, piernas y cabeza si salen de la caja. Permanecer anclada dentro de la caja, aunque de cartón, significa cierta seguridad. Para ellas, una cobardía asumible.

Muñecas con respuestas prefijadas, no importa la ocasión:

—¿De dónde vienes? —pregunta la niña
—De la escuela de magia —responde la muñeca.
—¿Has visto el gato?
—De la escuela de magia.
—Se ha muerto el abuelo.
—De la escuela de magia.

Estas muñecas no fueron hechas para entender el mundo. Responden y cuentan cuentos siguiendo la grabación que le metieron por detrás. Por esto, tampoco saben qué les gusta. De manera que una muñeca dice:

—El amor a la tarta de fresa después del chocolate; es lo que más me gusta.
Igual que podría decir:

—El amor al amoniaco después del napalm; es lo que más me gusta.

Estas muñecas no conocen ni unos ni otros sabores. No han probado. Dicen que les gusta porque le metieron por detrás que tenía que gustarles. Por suerte o por desgracia, tienen las cabezas de plástico. Lo que significa que están contentas con lo que son, con las instrucciones recibidas y con difundirlas. De este modo, no son conscientes de que no son pintoras, fotógrafas, bailarinas… aunque sus cajas lo digan.

Artista de izquierdas, nueva versión

————————
Ilustraciones caseras del autor del artículo.

Tienda de juguetes en unos grandes almacenes. Allí están todas las muñecas anunciadas en la tele. Unas cantan y ríen; otras hacen pipí y popó; otras dicen: «Te quiero mucho» y «tengo hambre»… Cada muñeca hace lo que pone en su caja.

Hay muñecas bailarinas, cantantes, pintoras, fotógrafas y hasta escritoras, sin embargo no crean arte… Simulan que bailan, que cantan, que fotografían… tal y como mandan las cajas. No son artistas. Son criaturas castradas de fábrica.

Muñecas frágiles. Muñecas que no están hechas para un mundo real donde pueden perder brazos, piernas y cabeza si salen de la caja. Permanecer anclada dentro de la caja, aunque de cartón, significa cierta seguridad. Para ellas, una cobardía asumible.

Muñecas con respuestas prefijadas, no importa la ocasión:

—¿De dónde vienes? —pregunta la niña
—De la escuela de magia —responde la muñeca.
—¿Has visto el gato?
—De la escuela de magia.
—Se ha muerto el abuelo.
—De la escuela de magia.

Estas muñecas no fueron hechas para entender el mundo. Responden y cuentan cuentos siguiendo la grabación que le metieron por detrás. Por esto, tampoco saben qué les gusta. De manera que una muñeca dice:

—El amor a la tarta de fresa después del chocolate; es lo que más me gusta.
Igual que podría decir:

—El amor al amoniaco después del napalm; es lo que más me gusta.

Estas muñecas no conocen ni unos ni otros sabores. No han probado. Dicen que les gusta porque le metieron por detrás que tenía que gustarles. Por suerte o por desgracia, tienen las cabezas de plástico. Lo que significa que están contentas con lo que son, con las instrucciones recibidas y con difundirlas. De este modo, no son conscientes de que no son pintoras, fotógrafas, bailarinas… aunque sus cajas lo digan.

Artista de izquierdas, nueva versión

————————
Ilustraciones caseras del autor del artículo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La versión alternativa de la Biblia en un fanzine
T-festa y los lienzos que se visten
No es Vistalegre, pero este Yorokobu en papel sí alegra la vista
Ikram Bouloum y la electrónica con discurso
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • A pesar de que hay más opciones que longanizas, LOS ESTEREOTIPOS EXISTEN por doquier. Doy fe.

    • ¡Por supuesto, Irineo!
      Te pueden gustar los toros y ser de izquierdas. Igualmente, puedes ser cristiano y de izquierdas; o de derechas y apoyar el matrimonio homosexual (como hace Clint Eastwood) y ser de derechas y republicano (¿acaso no son de republicanos de derechas en USA?)
      Pero en España, en ciertos ambientes, salirse de la caja es motivo de crítica. Por eso tenemos periodistas, artistas y políticos como monolitos.

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad