7 de junio 2012    /   CINE/TV
por
 

Asesinados por la crisis

7 de junio 2012    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Quiero hablaros de tres cosas. Primero, de por qué las series norteamericanas no quedan obsoletas, por lo general. Después, un apunte sobre la crisis como contexto para la ficción y de Los Simpson. Y luego quiero hablaros de personajes asesinados por la crisis y de Bones. Todo está conectado.

POR QUÉ LAS SERIES NORTEAMERICANAS NO SE QUEDAN OBSOLETAS

Zapeamos y nos topamos con una serie española de hace un lustro. En su momento nos hizo gracia. Un personaje encadena “chistes” del tipo “te pareces a Nati, que…” y “podrías ser la hermana mala de Diego…“ ¿Quienes eran esos? ¿Concursantes de un programa de telerrealidad? Como hemos olvidado quiénes eran, es imposible que nos riamos. Y cambiamos…

Seguimos zapeando y encontramos episodios repetidos de Mentes Criminales y de CSI Las Vegas. Sólo nos echa para atrás saber quiénes son los culpables. (Mira que Hitchcock advirtió que las tramas de «¿quién lo hizo?» no se ven dos veces). Pero si revisamos el episodio o lo vemos por primera vez, nos damos cuenta de que no han quedado obsoletos.

En otro momento recuperamos a los clásicos: The Wire, Los Soprano, Twin Peaks… Nos parecen más grandes ahora que en su momento. Generalmente, el tiempo no pasa por las series norteamericanas (ni las grandes ni las pequeñas).

¿Por qué no envejecen las series que hemos mencionado?

Porque no hablan de la actualidad. La actualidad está conformada por noticias que pueden generar mucho ruido y caer en el olvido días o semanas después. Un episodio de una serie norteamericana tarda alrededor de seis meses en producirse (incluyendo el guión, la grabación y la edición). Si un episodio trata sobre una noticia o un personaje de actualidad puede acabar obsoleto. Evitar la actualidad no significa eludir temas importantes; significa evitar lo circunstancial, lo anecdótico.

LOS SIMPSON Y EL IMAGINARIO POPULAR

La serie Los Simpson tiene como norma no tratar temas de actualidad. Los personajes famosos que aparecen o son mencionados pertenecen al imaginario colectivo, y los temas afectan al conjunto de la sociedad. Los Simpson no hablarían de la participante de un reality-show por desnudarse en PlayBoy ni de la metedura de pata de un senador.

Encontramos un ejemplo de cómo Los Simpson trata la actualidad en el episodio en el que la familia pierde la casa al no pagar la hipoteca. Refleja cómo muchas familias norteamericanas se vieron afectadas por las hipotecas basura. El episodio está producido en 2009, dos años después del comienzo de la crisis actual.

Que Los Simpson tratara en 2009 de la crisis no era una buena señal. Significaba que la crisis era más que una dolorosa anécdota y que la solución tardaría en llegar. Por esto, el estreno del episodio tuvo eco en la prensa mundial.

También alrededor de 2009 aparecen los primeros personajes asesinados por la crisis en series como CSI o Mentes Criminales.

BONES Y LOS ASESINADOS POR LA CRISIS

Bones, esa serie que muchos ven, pero no lo reconocen, posiblemente reúna la mayor colección de víctimas de la crisis.

En uno de los últimos capítulos emitidos en España, la víctima es un camionero. El sospechoso es otro camionero que quería quitarle la ruta. El sospechoso declara: “La crisis. Competíamos por los clientes, pero no lo maté”.

En inglés no dice «la crisis» si no algo como “la economía no es buena ahora”. En cualquier caso, los criminales de las últimas temporadas de cualquier serie, ponen como excusa la situación económica para sus asesinatos por un puñado de dólares.

Si repasamos la guía de episodios de Bones vemos que atrás quedaron los asesinatos en hermandades universitarias; para hacerse con herencias billonarias o para hacerse con las acciones de un socio en un negocio tecnológico.

La lista de asesinados por la crisis está compuesta por artistas callejeros, coleccionistas de cupones de descuento, aspirantes a becas universitarias, empleados que ante un ERE eliminan a sus competidores, maridos que no quieren pagar las pensiones alimenticias y, por supuesto, asesores fiscales que llevaron a la ruina a pequeños inversores y eludieron la justicia.

Tenemos que encontrar algo bueno en todo esto. Primero, que nos reímos y entretenemos porque la ficción norteamericana está hecha para eso. De paso, reflexionamos: ¿Es el estilo de vida competitivo la única manera de que salgamos adelante? Yo estaré atento a los nuevos episodios de Los Simpson, porque avanzan el futuro.

Quiero hablaros de tres cosas. Primero, de por qué las series norteamericanas no quedan obsoletas, por lo general. Después, un apunte sobre la crisis como contexto para la ficción y de Los Simpson. Y luego quiero hablaros de personajes asesinados por la crisis y de Bones. Todo está conectado.

POR QUÉ LAS SERIES NORTEAMERICANAS NO SE QUEDAN OBSOLETAS

Zapeamos y nos topamos con una serie española de hace un lustro. En su momento nos hizo gracia. Un personaje encadena “chistes” del tipo “te pareces a Nati, que…” y “podrías ser la hermana mala de Diego…“ ¿Quienes eran esos? ¿Concursantes de un programa de telerrealidad? Como hemos olvidado quiénes eran, es imposible que nos riamos. Y cambiamos…

Seguimos zapeando y encontramos episodios repetidos de Mentes Criminales y de CSI Las Vegas. Sólo nos echa para atrás saber quiénes son los culpables. (Mira que Hitchcock advirtió que las tramas de «¿quién lo hizo?» no se ven dos veces). Pero si revisamos el episodio o lo vemos por primera vez, nos damos cuenta de que no han quedado obsoletos.

En otro momento recuperamos a los clásicos: The Wire, Los Soprano, Twin Peaks… Nos parecen más grandes ahora que en su momento. Generalmente, el tiempo no pasa por las series norteamericanas (ni las grandes ni las pequeñas).

¿Por qué no envejecen las series que hemos mencionado?

Porque no hablan de la actualidad. La actualidad está conformada por noticias que pueden generar mucho ruido y caer en el olvido días o semanas después. Un episodio de una serie norteamericana tarda alrededor de seis meses en producirse (incluyendo el guión, la grabación y la edición). Si un episodio trata sobre una noticia o un personaje de actualidad puede acabar obsoleto. Evitar la actualidad no significa eludir temas importantes; significa evitar lo circunstancial, lo anecdótico.

LOS SIMPSON Y EL IMAGINARIO POPULAR

La serie Los Simpson tiene como norma no tratar temas de actualidad. Los personajes famosos que aparecen o son mencionados pertenecen al imaginario colectivo, y los temas afectan al conjunto de la sociedad. Los Simpson no hablarían de la participante de un reality-show por desnudarse en PlayBoy ni de la metedura de pata de un senador.

Encontramos un ejemplo de cómo Los Simpson trata la actualidad en el episodio en el que la familia pierde la casa al no pagar la hipoteca. Refleja cómo muchas familias norteamericanas se vieron afectadas por las hipotecas basura. El episodio está producido en 2009, dos años después del comienzo de la crisis actual.

Que Los Simpson tratara en 2009 de la crisis no era una buena señal. Significaba que la crisis era más que una dolorosa anécdota y que la solución tardaría en llegar. Por esto, el estreno del episodio tuvo eco en la prensa mundial.

También alrededor de 2009 aparecen los primeros personajes asesinados por la crisis en series como CSI o Mentes Criminales.

BONES Y LOS ASESINADOS POR LA CRISIS

Bones, esa serie que muchos ven, pero no lo reconocen, posiblemente reúna la mayor colección de víctimas de la crisis.

En uno de los últimos capítulos emitidos en España, la víctima es un camionero. El sospechoso es otro camionero que quería quitarle la ruta. El sospechoso declara: “La crisis. Competíamos por los clientes, pero no lo maté”.

En inglés no dice «la crisis» si no algo como “la economía no es buena ahora”. En cualquier caso, los criminales de las últimas temporadas de cualquier serie, ponen como excusa la situación económica para sus asesinatos por un puñado de dólares.

Si repasamos la guía de episodios de Bones vemos que atrás quedaron los asesinatos en hermandades universitarias; para hacerse con herencias billonarias o para hacerse con las acciones de un socio en un negocio tecnológico.

La lista de asesinados por la crisis está compuesta por artistas callejeros, coleccionistas de cupones de descuento, aspirantes a becas universitarias, empleados que ante un ERE eliminan a sus competidores, maridos que no quieren pagar las pensiones alimenticias y, por supuesto, asesores fiscales que llevaron a la ruina a pequeños inversores y eludieron la justicia.

Tenemos que encontrar algo bueno en todo esto. Primero, que nos reímos y entretenemos porque la ficción norteamericana está hecha para eso. De paso, reflexionamos: ¿Es el estilo de vida competitivo la única manera de que salgamos adelante? Yo estaré atento a los nuevos episodios de Los Simpson, porque avanzan el futuro.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Es éste el once ideal de la Humanidad?
Mad Max Fury Road: el diseño de lo bruto
Quiero ver mi documental…¡ahora!
Antoni Tudisco, el genio autodidacta de los motion graphics
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies