fbpx
15 de octubre 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

La aspiradora urbana que limpia el aire y, de paso, fabrica joyas

15 de octubre 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

—Este momento es perfecto— dijo sonriendo. —Es redondo y brilla colgado del espacio vacío como un pequeño diamante


No hay nada como levantarse por la mañana, abrir la ventana y respirar una buena bocanada de aire. En un pueblo, está bien, pero como vivas en una ciudad, te vas a llenar los pulmones de monóxido de carbono, monóxido de nitrógeno, dióxido de azufre, metano y unas cuantas partículas sólidas en suspensión que casi prefieres ni saber lo que son. Y aunque muchas de las grandes urbes occidentales están apostando decididamente por el transporte público, por los carriles-bici y hasta por el fomento del running como medio de transporte alternativo al coche, la atmósfera sobre las cabezas de los urbanitas sigue teniendo un color gris parduzco bastante desagradable. Prueba de ello es la fotografía del cielo madrileño que domina este entrañable intercambio de tuits entre dos figuras de la política de la capital.
A largo plazo no va a quedar más remedio que optar por las energías no contaminantes o por el coche eléctrico. Sin embargo, si queremos aliviar nuestros maltrechos aparatos respiratorios a corto plazo, o nos vamos a vivir al campo o inventamos algún sistema para limpiar el aire de la ciudad. Y aquí es donde viene a nuestro rescate el último proyecto del artista holandés Daan Roosegaarde: la Smog Free Tower.

4

En palabras de Roosegaarde, se trata de «la aspiradora de contaminación más grande del mundo». En efecto, la Smog Free Tower es un artefacto que se dedica a aspirar el entorno de su alrededor y, mediante un sistema de filtros, atrapar las partículas contaminantes expulsando aire limpio en su lugar. Como una aspiradora pero a lo grande. A lo muy grande. De hecho, el primer prototipo inaugurado en Róterdam el pasado mes de septiembre mide siete metros de alto por dos de ancho y, según su creador, limpia 30.000 m3 de aire cada hora, consume la misma electricidad que una cafetera y es alimentado por energía solar.
Pese a que han contado con el apoyo económico del Ayuntamiento y el Puerto de Róterdam, además de la fundación DOEN, especializada en proyectos de energías limpias, el Studio Roosegaarde necesitó más dinero para poder financiar su primera torre. Para conseguirlo, y como otros tantos proyectos en el mundo, crearon una petición inicial de 54.000 dólares en la web de financiación Kickstarter. Al cabo de dos meses, habían recaudado más de 130.000 dólares.

previo
Render del proyecto preliminar. Imagen: Studio Roosegaarde.

Los que emplean este tipo de campañas en páginas de microdonaciones suelen prometer alguna ventaja o regalo a sus «inversores», pero lo que puede ofrecer la Smog Free Tower es básicamente intangible: el disfrute compartido de una porción de aire limpio en medio de la ciudad o la satisfacción de haber contribuido a un planeta mejor. Así que Roosegaarde decidió fabricar algo sólido que regalar a todos los que pusieron dinero en su proyecto. Diamantes.
Bueno, no son verdaderos diamantes, sino cubos de cristal construidos con los restos de carbonilla atrapados por su aspiradora. Al fin y al cabo, los diamantes auténticos también son átomos de carbono sometido a mucha presión. Lo llaman «Joyería Libre de Contaminación» y afirman que si compras uno de sus anillos o sus gemelos, estás donando 1.000 m3 cúbicos de aire limpio a la ciudad.
5
2
Fotografías: Studio Roosegaarde.

Daan Roosegaarde se considera una suerte de hombre orquesta de la creatividad. Es diseñador, artista, ingeniero y arquitecto. Y es consciente de que la Smog Free Tower no es el vehículo de salvación de las urbes polucionadas, sino un primer paso físico y una manera de poner a los ciudadanos frente a un problema real ofreciendo una posible solución. Una solución algo naif, pero desde luego, puesta en marcha con enormes dosis de rigor, ingenio y trabajo. Quizá por eso, este proyecto ha comenzado un tour por todo el mundo buscando posibles lugares donde sirva a su cometido, sea tangible o ilusionante.
Además, su objetivo es muy ambicioso. No quiere limitarse a levantar una instalación más o menos artística en medio de Róterdam, quiere plantar verdaderos bosques de aspiradoras en ciudades que realmente lo necesiten, como Beijing o Mumbai. Megalópolis que amanecen cada día con una boina semirígida de polución, y que verían con buenos ojos disponer de burbujas limpias para el disfrute de sus ciudadanos.
O de los visitantes que quieran acercarse, porque una plantación de estas torres podría convertirse en la primera atracción turística de la descontaminación del mundo. Y aunque el uso mercantilista de un propósito tan noble pueda resultar desagrade, si las empresas comienzan a pensar que pueden sacar rendimiento económico de un medio ambiente más limpio, el planeta estará salvado. Mira, lo mismo Roosegaarde no es tan naif.

3

 

—Este momento es perfecto— dijo sonriendo. —Es redondo y brilla colgado del espacio vacío como un pequeño diamante


No hay nada como levantarse por la mañana, abrir la ventana y respirar una buena bocanada de aire. En un pueblo, está bien, pero como vivas en una ciudad, te vas a llenar los pulmones de monóxido de carbono, monóxido de nitrógeno, dióxido de azufre, metano y unas cuantas partículas sólidas en suspensión que casi prefieres ni saber lo que son. Y aunque muchas de las grandes urbes occidentales están apostando decididamente por el transporte público, por los carriles-bici y hasta por el fomento del running como medio de transporte alternativo al coche, la atmósfera sobre las cabezas de los urbanitas sigue teniendo un color gris parduzco bastante desagradable. Prueba de ello es la fotografía del cielo madrileño que domina este entrañable intercambio de tuits entre dos figuras de la política de la capital.
A largo plazo no va a quedar más remedio que optar por las energías no contaminantes o por el coche eléctrico. Sin embargo, si queremos aliviar nuestros maltrechos aparatos respiratorios a corto plazo, o nos vamos a vivir al campo o inventamos algún sistema para limpiar el aire de la ciudad. Y aquí es donde viene a nuestro rescate el último proyecto del artista holandés Daan Roosegaarde: la Smog Free Tower.

4

En palabras de Roosegaarde, se trata de «la aspiradora de contaminación más grande del mundo». En efecto, la Smog Free Tower es un artefacto que se dedica a aspirar el entorno de su alrededor y, mediante un sistema de filtros, atrapar las partículas contaminantes expulsando aire limpio en su lugar. Como una aspiradora pero a lo grande. A lo muy grande. De hecho, el primer prototipo inaugurado en Róterdam el pasado mes de septiembre mide siete metros de alto por dos de ancho y, según su creador, limpia 30.000 m3 de aire cada hora, consume la misma electricidad que una cafetera y es alimentado por energía solar.
Pese a que han contado con el apoyo económico del Ayuntamiento y el Puerto de Róterdam, además de la fundación DOEN, especializada en proyectos de energías limpias, el Studio Roosegaarde necesitó más dinero para poder financiar su primera torre. Para conseguirlo, y como otros tantos proyectos en el mundo, crearon una petición inicial de 54.000 dólares en la web de financiación Kickstarter. Al cabo de dos meses, habían recaudado más de 130.000 dólares.

previo
Render del proyecto preliminar. Imagen: Studio Roosegaarde.

Los que emplean este tipo de campañas en páginas de microdonaciones suelen prometer alguna ventaja o regalo a sus «inversores», pero lo que puede ofrecer la Smog Free Tower es básicamente intangible: el disfrute compartido de una porción de aire limpio en medio de la ciudad o la satisfacción de haber contribuido a un planeta mejor. Así que Roosegaarde decidió fabricar algo sólido que regalar a todos los que pusieron dinero en su proyecto. Diamantes.
Bueno, no son verdaderos diamantes, sino cubos de cristal construidos con los restos de carbonilla atrapados por su aspiradora. Al fin y al cabo, los diamantes auténticos también son átomos de carbono sometido a mucha presión. Lo llaman «Joyería Libre de Contaminación» y afirman que si compras uno de sus anillos o sus gemelos, estás donando 1.000 m3 cúbicos de aire limpio a la ciudad.
5
2
Fotografías: Studio Roosegaarde.

Daan Roosegaarde se considera una suerte de hombre orquesta de la creatividad. Es diseñador, artista, ingeniero y arquitecto. Y es consciente de que la Smog Free Tower no es el vehículo de salvación de las urbes polucionadas, sino un primer paso físico y una manera de poner a los ciudadanos frente a un problema real ofreciendo una posible solución. Una solución algo naif, pero desde luego, puesta en marcha con enormes dosis de rigor, ingenio y trabajo. Quizá por eso, este proyecto ha comenzado un tour por todo el mundo buscando posibles lugares donde sirva a su cometido, sea tangible o ilusionante.
Además, su objetivo es muy ambicioso. No quiere limitarse a levantar una instalación más o menos artística en medio de Róterdam, quiere plantar verdaderos bosques de aspiradoras en ciudades que realmente lo necesiten, como Beijing o Mumbai. Megalópolis que amanecen cada día con una boina semirígida de polución, y que verían con buenos ojos disponer de burbujas limpias para el disfrute de sus ciudadanos.
O de los visitantes que quieran acercarse, porque una plantación de estas torres podría convertirse en la primera atracción turística de la descontaminación del mundo. Y aunque el uso mercantilista de un propósito tan noble pueda resultar desagrade, si las empresas comienzan a pensar que pueden sacar rendimiento económico de un medio ambiente más limpio, el planeta estará salvado. Mira, lo mismo Roosegaarde no es tan naif.

3

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Mapas escondidos entre líneas de texto
Bavaria fracasa en su intento de acción de ambush marketing
Los 6 posts más vistos de la semana
Asilo Filangieri: De cómo un grupo de artistas cambió el modelo de gestión cultural en Nápoles
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Omg estaba pensando en inventar algo asi pero ya me di cuenta que se me adelantaron y que bueno! Amo la technologia y me da gusto que haya mentes creativas si cada uno pone una idea podemos cambiar el planeta! A los que no animense! Busquen ayuda en su ciudad para patentar sus ideas seguramente aguien les ayude suerte!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *