24 de abril 2017    /   IDEAS
por
 

¿Por qué los hombres asiáticos resultan menos atractivos que las mujeres?

24 de abril 2017    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Basándonos en la publicidad, en el cine y en las páginas de contenido sexual que abundan internet podemos afirmar que las mujeres asiáticas se han convertido en un modelo mundial de belleza. Las características que las rodean no son necesariamente reales: el viajero que tenga la oportunidad de visitar el continente asiático descubrirá que dentro del colectivo femenino abundan las diferencias en lo que al físico se refiere.

Algunos de los mitos más extendidos como «la piel de porcelana», «la extrema delgadez» o «los rasgos finos» se ven reducidos a un porcentaje mucho menor que el que existía en la imaginación de nuestros cerebros occidentales. Esta confusión no es fruto de la casualidad, y a pesar de que tenemos una cantidad abrumadora de información disponible y tenemos capacidad de comprobar que no estamos en lo cierto, no podemos dejar atrás esa asociación estética y seguimos sorprendiéndonos cada vez que no se cumple.

El origen de esta imagen errónea se remonta a 1885, cuando Pierre Loti, oficial de la marina francesa, desembarcó en Japón y escribió una novela llamada Madame Crisantemo. Considerado como el iniciador de la ficción exótica moderna, Loti describía en su libro las características que debía tener la que sería su futura esposa japonesa: «ojos de gata» y «no más alta que una muñeca» son solo algunas de ellas.

A pesar de que no llegó a tener nunca una profunda comprensión del pueblo japonés, escribió libros que generaron una imagen idílica del país hacia el resto del mundo, creando además un prototipo de mujer concreto que tenía poco de real.

La Segunda Guerra Mundial tampoco mejoró el concepto: el gobierno japonés inventó los grupos de «mujeres de consuelo», constituidos por jóvenes de Corea, China, Japón y Filipinas forzadas a ser prostitutas. Su labor era entretener a los soldados coloniales, ya fuera a través de juegos o de prácticas sexuales.

El resultado de esto es que el primer contacto que establecían los occidentales con las mujeres asiáticas era asociado con valores como «hipersexualidad» o «sumisión». La versión que propagaron al volver de la guerra en sus países, unido al éxito que obtuvo la famosa obra Madame Butterfly interpretada en la ópera hasta día de hoy y basada en parte en la novela de Loti generó un efecto multiplicador.

orientales1

Las mujeres de consuelo no se extinguieron hasta que fueron finalizadas las guerras de Corea y Vietnam, amplificando aún más la asociación que se había establecido entre las mujeres asiáticas y belleza y sexualidad. De manera sorprendente, las mujeres que durante todos esos años realizaban otros trabajos o tenían vidas al margen de estas actividades apenas fueron consideradas en los libros y representaciones que llegaron a Occidente.

La consecuencia de todas las malas prácticas hacia esas mujeres y los malentendidos a lo largo de las décadas han influido de manera directa en nuestra cultura y en la forma en la que las vemos. Incluso siendo inconscientes de ello, hemos interiorizado ciertos prejuicios sexuales que es hora de desencajar.

Sin embargo, los estereotipos no acaban aquí: si las mujeres asiáticas son mundialmente valoradas por su belleza, la falta de la misma castiga a los hombres asiáticos. Estudios realizados acerca de la publicidad y su influencia en los modelos de belleza afirman que el género masculino asiático es apenas existente en el mundo de la moda.

Oliviero Toscani, el controvertido fotógrafo que realizó numerosas campañas para Benetton, fue una de las figuras que más relevancia le ha dado a la categoría masculina asiática. Debido a su influencia, otras marcas como Zara o Dsquared han incluido su imagen en los últimos años. Sin embargo, a pesar de los avances, sigue siendo una minoría respecto a otros grupos étnicos y sigue quedando relegada a un segundo plano en otros ámbitos.

Esta tendencia no es casual: la historia, una vez más, ha sido determinante para entender esta corriente social. En 1800, comunidades de hombres chinos empezaron a llegar a Estados Unidos para trabajar, atraídos principalmente por la fiebre del oro. Los estadounidenses, sintiéndose incómodos por la diferencia cultural que había y abrumados por la cantidad de inmigrantes que llegaban en masa, crearon leyes discriminatorias hacia ellos prohibiéndoles obtener propiedades porque los consideraban legalmente «menos que hombres» o excluyéndoles para trabajos de fábrica, obligándoles a ejercer empleos que en la época eran casi siempre realizados por mujeres.

orientales-3

En los años posteriores llegaron incluso a prohibir el matrimonio entre americanas y asiáticos, amenazando con que aquellas ciudadanas que incumplieran la ley podían perder su ciudadanía. Negarles el derecho a comprarse propiedades y a casarse con mujeres estadounidenses provocó que fueran un grupo cada vez menos atractivo para ellas. La situación se prolongó durante décadas, hasta que finalmente fueron aceptados e integrados por la población estadounidense.

La imagen transmitida en Hollywood sobre ellos tampoco ha ayudado a romper con ciertos prejuicios: raramente aparece la figura de un hombre asiático disociada a las artes marciales o al humor; con la misma escasa frecuencia se les representa como hombres exitosos o deseados.

Afortunadamente nuestros prejuicios son el resultado de hechos pasados, algunos de ellos de hace más de un siglo. Por lo tanto, aquello que está sucediendo ahora, el potencial económico de China, los futuros juegos olímpicos de Tokyo o los destinos turísticos más que frecuentados por nosotros, determinará nuestra forma de ver a la raza asiática dentro de unos años, y definitivamente será mucho más objetiva y positiva que ahora.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Basándonos en la publicidad, en el cine y en las páginas de contenido sexual que abundan internet podemos afirmar que las mujeres asiáticas se han convertido en un modelo mundial de belleza. Las características que las rodean no son necesariamente reales: el viajero que tenga la oportunidad de visitar el continente asiático descubrirá que dentro del colectivo femenino abundan las diferencias en lo que al físico se refiere.

Algunos de los mitos más extendidos como «la piel de porcelana», «la extrema delgadez» o «los rasgos finos» se ven reducidos a un porcentaje mucho menor que el que existía en la imaginación de nuestros cerebros occidentales. Esta confusión no es fruto de la casualidad, y a pesar de que tenemos una cantidad abrumadora de información disponible y tenemos capacidad de comprobar que no estamos en lo cierto, no podemos dejar atrás esa asociación estética y seguimos sorprendiéndonos cada vez que no se cumple.

El origen de esta imagen errónea se remonta a 1885, cuando Pierre Loti, oficial de la marina francesa, desembarcó en Japón y escribió una novela llamada Madame Crisantemo. Considerado como el iniciador de la ficción exótica moderna, Loti describía en su libro las características que debía tener la que sería su futura esposa japonesa: «ojos de gata» y «no más alta que una muñeca» son solo algunas de ellas.

A pesar de que no llegó a tener nunca una profunda comprensión del pueblo japonés, escribió libros que generaron una imagen idílica del país hacia el resto del mundo, creando además un prototipo de mujer concreto que tenía poco de real.

La Segunda Guerra Mundial tampoco mejoró el concepto: el gobierno japonés inventó los grupos de «mujeres de consuelo», constituidos por jóvenes de Corea, China, Japón y Filipinas forzadas a ser prostitutas. Su labor era entretener a los soldados coloniales, ya fuera a través de juegos o de prácticas sexuales.

El resultado de esto es que el primer contacto que establecían los occidentales con las mujeres asiáticas era asociado con valores como «hipersexualidad» o «sumisión». La versión que propagaron al volver de la guerra en sus países, unido al éxito que obtuvo la famosa obra Madame Butterfly interpretada en la ópera hasta día de hoy y basada en parte en la novela de Loti generó un efecto multiplicador.

orientales1

Las mujeres de consuelo no se extinguieron hasta que fueron finalizadas las guerras de Corea y Vietnam, amplificando aún más la asociación que se había establecido entre las mujeres asiáticas y belleza y sexualidad. De manera sorprendente, las mujeres que durante todos esos años realizaban otros trabajos o tenían vidas al margen de estas actividades apenas fueron consideradas en los libros y representaciones que llegaron a Occidente.

La consecuencia de todas las malas prácticas hacia esas mujeres y los malentendidos a lo largo de las décadas han influido de manera directa en nuestra cultura y en la forma en la que las vemos. Incluso siendo inconscientes de ello, hemos interiorizado ciertos prejuicios sexuales que es hora de desencajar.

Sin embargo, los estereotipos no acaban aquí: si las mujeres asiáticas son mundialmente valoradas por su belleza, la falta de la misma castiga a los hombres asiáticos. Estudios realizados acerca de la publicidad y su influencia en los modelos de belleza afirman que el género masculino asiático es apenas existente en el mundo de la moda.

Oliviero Toscani, el controvertido fotógrafo que realizó numerosas campañas para Benetton, fue una de las figuras que más relevancia le ha dado a la categoría masculina asiática. Debido a su influencia, otras marcas como Zara o Dsquared han incluido su imagen en los últimos años. Sin embargo, a pesar de los avances, sigue siendo una minoría respecto a otros grupos étnicos y sigue quedando relegada a un segundo plano en otros ámbitos.

Esta tendencia no es casual: la historia, una vez más, ha sido determinante para entender esta corriente social. En 1800, comunidades de hombres chinos empezaron a llegar a Estados Unidos para trabajar, atraídos principalmente por la fiebre del oro. Los estadounidenses, sintiéndose incómodos por la diferencia cultural que había y abrumados por la cantidad de inmigrantes que llegaban en masa, crearon leyes discriminatorias hacia ellos prohibiéndoles obtener propiedades porque los consideraban legalmente «menos que hombres» o excluyéndoles para trabajos de fábrica, obligándoles a ejercer empleos que en la época eran casi siempre realizados por mujeres.

orientales-3

En los años posteriores llegaron incluso a prohibir el matrimonio entre americanas y asiáticos, amenazando con que aquellas ciudadanas que incumplieran la ley podían perder su ciudadanía. Negarles el derecho a comprarse propiedades y a casarse con mujeres estadounidenses provocó que fueran un grupo cada vez menos atractivo para ellas. La situación se prolongó durante décadas, hasta que finalmente fueron aceptados e integrados por la población estadounidense.

La imagen transmitida en Hollywood sobre ellos tampoco ha ayudado a romper con ciertos prejuicios: raramente aparece la figura de un hombre asiático disociada a las artes marciales o al humor; con la misma escasa frecuencia se les representa como hombres exitosos o deseados.

Afortunadamente nuestros prejuicios son el resultado de hechos pasados, algunos de ellos de hace más de un siglo. Por lo tanto, aquello que está sucediendo ahora, el potencial económico de China, los futuros juegos olímpicos de Tokyo o los destinos turísticos más que frecuentados por nosotros, determinará nuestra forma de ver a la raza asiática dentro de unos años, y definitivamente será mucho más objetiva y positiva que ahora.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Que no te quiten la calle
Bob Esponja y Pamela Anderson estuvieron a punto de follar
Atlas de los lugares que no existen
Jesús Encinar: "Una de las grandes tragedias de la burbuja inmobiliaria es que todo parece lo mismo"
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 9
  • Maca, un placer leerte. En efecto, el mundo de la moda se está perdiendo un filón de oro. Y los hombres japoneses que son algo más que cera de pelo y trajes de chaqueta, están ahí, en las calles, en los bares… Ojo que no estoy objetivizando, estoy simplemente constatando algo tan subjetivo como la belleza. Espero leerte pronto.

  • ¿Los hombres y mujeres de Oriente medio son asiáticos, orientales o no pertenecen a Asia? ¿Los afganos y afganas poseen belleza asiática? ¿Y los hindúes? El continente asiático es demasiado grande, y el concepto de belleza asiática no deja de ser un estereotipo de los llamados occidentales.

  • Creo que la persona que escribe, debio escribir esto hace 10 años atras, tal vez era asi, en la actualidad las adolescentes mueren por estar con un asiático, todo el mundo de menos de 25 años considera que los asiáticos son hermosos. Esto gracias a los doramas.

  • Estaba pensando en lo dificil de las relaciones sentimentales, y como parece tan dificil , he pensado en otras posibilidades que nos ofrece la vida, a mi me gustan los hombres orientales y de color , pero he llegado a la conclusion de que no estan entre el resto del mundo , donde se meten , me gustaria conocer gente interracial.

  • Los hombres asiáticos me parecen tremendamente atractivos, creo que al final todo se basa en estereotipos.

  • El artículo no puede ser más políticamente correcto, y por ello, carece por completo de lógica y utilidad. La razón por la que los hombres asiáticos sean menos atractivos para las mujeres la tenemos que buscar en la “neotenia” o conservación de rasgos infantiles aún en la edad adulta de un individuo. La “raza” o subtipo mongoloide se caracteriza por unos rasgos infantiles que no se dan en los subtipos caucásicos o africanos: cabeza grande, nariz y mentón poco prominente, ausencia de vello corporal, cuerpos delgados y poco musculosos… que hace que ellas parezcan “muñequitas lindas” (la presencia de la mujer oriental en fetichismos que rayan la pederastia no es casualidad) y ellos parezcan…pues eso: hombres con poco rasgos viriles (tamaño de pene aparte).
    La explicación de que los emigrantes chinos fueron rechazados en EEUU y que de ese hecho venga nuestro rechazo es una explicacion peregrina y fácilmente te refutable: los negros han sido más puteados que nadie en ese “país de las libertades” y no hay mujer que no se rinda a los encantos y atractivos varoniles de un africano, que son, han sido y serán un objeto sexual muy codiciado a lo largo y ancho del planeta.

  • Soy un hombre de 45 años, mitad chino, mitad mexicano, pero mis rasgos son de chino. En toda mi vida nunca he sido atractivo para las mujeres, siempre he sido rechazado o mandado a la “friend zone”. Igual en México hay mucha discriminación. Hay estudios que dicen que los hombres de rasgos chinos son los menos atractivos para las mujeres. De tanto rechazo ya no persigo al amor, y a mi edad ya es mejor no hacerme ilusiones, simplemente vivo la vida lo mejor que puedo, pero a veces es duro no tener nadie a mi lado.

  • Comentarios cerrados.