fbpx
1 de junio 2016    /   DIGITAL
por
 

Un auténtico videojuego ‘made in’ África

1 de junio 2016    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En 1922, el periodista Walter Lipmann, acuñó un nuevo significado para un viejo término. Cogiendo la palabra ‘estereotipo’, que se refería hasta entonces a los moldes usados en las impresiones de estereotipia, creó para esta palabra el sentido de una imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable. Pocos lugares han sufrido tanto esta lacra como África, un continente que, pese a tener 30 millones de kilómetros cuadrados, suele ser visto como un solo país; que pese a tener miles de lenguas, se supone que habla un único idioma llamado africano; que aunque tiene decenas de ecosistemas y miles de especies, siempre se representa con jirafas en una sabana.

Los videojuegos no están exentos de esta falla. Un ejemplo: Resident Evil 5 ocurre en Kijuju, un pueblo que simplemente se define como africano y aúna todos estos estereotipos. Por esto, el trabajo que están realizando en el estudio Kiro’o Games, el primer desarrollador profesional de videojuegos de Camerún, resulta tan interesante.

img002

Su obra se llama Aurion: Legacy of the Kori-Odan y es un juego de rol de acción en el que llevan ya trabajando unos cuantos años. En contraste con la ambientación más habitual de este tipo de juegos —un mundo medieval de fantasía inspirado en el medievo europeo—, Aurion está basado en las mitologías propias de África Central. Sus protagonistas son Erine y Enzo Kori-Odan, una pareja de recién casados y soberanos legítimos del reino de Zamba que sufren un golpe de Estado durante su boda y deben recuperar el poder.

«Los cuentos y los mitos representan algunos de los elementos más importantes que los países africanos tienen en sus culturas», contestan desde este estudio formado por unas 20 personas, «muchos son parte de nuestra vida, pero para crear el juego hemos leído bastantes libros relacionados como Contes et Légendes d’Afrique o Les contes d’Amadou Koumba, así como otros materiales relacionados con historia africana». Al jugar a Aurion —ya se puede comprar en plataformas como Steam—, muchos de sus elementos se refieren a la cultura camerunesa, como el Ngondo, un festival del pueblo costero de los sawas, cuya ceremonia central consiste en sumergirse en el río Wouri a recibir un mensaje de los ancestros.

img011

Lo cierto es que el desarrollo del juego ha sido lento. Comenzaron a dedicarse plenamente a él en 2011 y finalmente, el pasado septiembre, lanzaron un Kickstarter para financiar lo que les faltaba, logrando 50.000 dólares de unos 1.300 donantes. Teniendo en cuenta que nació como un proyecto semiamateur, usando gráficos de otros juegos, el arte actual de esta obra es particularmente bello, realizado por dibujantes de cómic y paisajistas locales. La música es una mezcla de Bikutsi, un estilo tradicional, y composiciones modernas.

«África no está suficientemente representada en el mundo de los videojuegos y representa un gran potencial a explotar», reflexionan, «y, como africanos, creemos que sería más fácil para nosotros crear un juego basado en nuestros valores y ambiente que para una persona de fuera». Básicamente, donde otros deben inspirarse en libros o películas, ellos viven inmersos en esa realidad. «Como ejemplifica el dicho, ‘nadie puede describir a alguien tan bien como uno mismo’».

img003

Aunque existen otros desarrolladores en África central, Kiro’o Games son los únicos que se dedican a juegos no destinados a los móviles. Kuluya, una compañía nigeriana, es otro ejemplo de programadores que usan el folclore local, pero sus productos, destinados a smartphones, resultan mucho menos ambiciosos que el juego de los cameruneses. «Hasta donde sabemos, no existe un juego africano como Aurion que destaque los mitos y la cultura, por lo que es difícil recomendar algún otro que lo haga», sentencian desde la desarrolladora. «Realmente esperamos que en los próximos años aparezcan más juegos como este».

En ese caso, los protagonistas de Aurion no solo serían unos héroes virtuales, sino que habrían logrado romper la pantalla del televisor y marcar una diferencia en el mundo real, allanando el camino para una representación de su continente alejada de los estereotipos.

En 1922, el periodista Walter Lipmann, acuñó un nuevo significado para un viejo término. Cogiendo la palabra ‘estereotipo’, que se refería hasta entonces a los moldes usados en las impresiones de estereotipia, creó para esta palabra el sentido de una imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable. Pocos lugares han sufrido tanto esta lacra como África, un continente que, pese a tener 30 millones de kilómetros cuadrados, suele ser visto como un solo país; que pese a tener miles de lenguas, se supone que habla un único idioma llamado africano; que aunque tiene decenas de ecosistemas y miles de especies, siempre se representa con jirafas en una sabana.

Los videojuegos no están exentos de esta falla. Un ejemplo: Resident Evil 5 ocurre en Kijuju, un pueblo que simplemente se define como africano y aúna todos estos estereotipos. Por esto, el trabajo que están realizando en el estudio Kiro’o Games, el primer desarrollador profesional de videojuegos de Camerún, resulta tan interesante.

img002

Su obra se llama Aurion: Legacy of the Kori-Odan y es un juego de rol de acción en el que llevan ya trabajando unos cuantos años. En contraste con la ambientación más habitual de este tipo de juegos —un mundo medieval de fantasía inspirado en el medievo europeo—, Aurion está basado en las mitologías propias de África Central. Sus protagonistas son Erine y Enzo Kori-Odan, una pareja de recién casados y soberanos legítimos del reino de Zamba que sufren un golpe de Estado durante su boda y deben recuperar el poder.

«Los cuentos y los mitos representan algunos de los elementos más importantes que los países africanos tienen en sus culturas», contestan desde este estudio formado por unas 20 personas, «muchos son parte de nuestra vida, pero para crear el juego hemos leído bastantes libros relacionados como Contes et Légendes d’Afrique o Les contes d’Amadou Koumba, así como otros materiales relacionados con historia africana». Al jugar a Aurion —ya se puede comprar en plataformas como Steam—, muchos de sus elementos se refieren a la cultura camerunesa, como el Ngondo, un festival del pueblo costero de los sawas, cuya ceremonia central consiste en sumergirse en el río Wouri a recibir un mensaje de los ancestros.

img011

Lo cierto es que el desarrollo del juego ha sido lento. Comenzaron a dedicarse plenamente a él en 2011 y finalmente, el pasado septiembre, lanzaron un Kickstarter para financiar lo que les faltaba, logrando 50.000 dólares de unos 1.300 donantes. Teniendo en cuenta que nació como un proyecto semiamateur, usando gráficos de otros juegos, el arte actual de esta obra es particularmente bello, realizado por dibujantes de cómic y paisajistas locales. La música es una mezcla de Bikutsi, un estilo tradicional, y composiciones modernas.

«África no está suficientemente representada en el mundo de los videojuegos y representa un gran potencial a explotar», reflexionan, «y, como africanos, creemos que sería más fácil para nosotros crear un juego basado en nuestros valores y ambiente que para una persona de fuera». Básicamente, donde otros deben inspirarse en libros o películas, ellos viven inmersos en esa realidad. «Como ejemplifica el dicho, ‘nadie puede describir a alguien tan bien como uno mismo’».

img003

Aunque existen otros desarrolladores en África central, Kiro’o Games son los únicos que se dedican a juegos no destinados a los móviles. Kuluya, una compañía nigeriana, es otro ejemplo de programadores que usan el folclore local, pero sus productos, destinados a smartphones, resultan mucho menos ambiciosos que el juego de los cameruneses. «Hasta donde sabemos, no existe un juego africano como Aurion que destaque los mitos y la cultura, por lo que es difícil recomendar algún otro que lo haga», sentencian desde la desarrolladora. «Realmente esperamos que en los próximos años aparezcan más juegos como este».

En ese caso, los protagonistas de Aurion no solo serían unos héroes virtuales, sino que habrían logrado romper la pantalla del televisor y marcar una diferencia en el mundo real, allanando el camino para una representación de su continente alejada de los estereotipos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Pero sigo siendo el rey (de la red)
La «sorprendente» ciudad del futuro imaginada hace noventa años
La consola abierta que ha recaudado 2 millones de dólares en Kickstarter
Es un juego y es indie
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *