Publicado: 15 de junio 2015 12:40  /   CREATIVIDAD
por
 

Los primeros Yorokobus que se pueden mojar

Publicado: 15 de junio 2015 12:40  /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

Si no has mojado nunca un Yorokobu, no lo hagas. No es que vaya a multiplicarse, en plan Gremlins, y de repente te encuentres con un ejército de yorokobitos en tu revistero pero podemos garantizar que a su papel (ese que huele tan bien) el agua le sienta peor que a Supermán un bocata de kryptonita. Otra cosa es que cuando vayas a la piscina o a la playa te plantes uno de los bañadores Yorokobu + Dunadú. Porque estos sí que se pueden y se deben mojar.
Un día, a Mayka, de Dunadú, se le pasó por la cabeza una idea: «¿Cómo conseguir que un Dunadu sepa a Yorokobu?». Coincidió con que nosotros también nos preguntábamos cómo lucirían bronceado nuestros lectores con un Yorokobu como traje de baño. Una cosa llevó a la otra y el resultado es una edición limitada de bañadores, para hombre y mujer, Yorokobu + Danadú, fabricados en España (y con mucho cariño), y en la que hemos contado con la colaboración de dos de nuestros ilustradores de cabecera: Juan Díaz-Faes y Velkro.
El diseño de Díaz-Faes cuenta una historia. O tal vez varias: «Podrás pensar que el flamenco le robó el perrito caliente a la pareja que se está besando… O que la calavera, al no poder moverse, solo puede tomar un helado mientras este se derrite… O que un pingüino encontró una enorme raspa de pescado y se la ofrece al hombre sin cabeza que se está tomando una cerveza fresca, ansiada también por el pez que le observa agazapado tras un flotador rosquilla…»
1-dfaes-a 1-dfaes-b 2-dfaes-a 2-dfaes-b
diaz-faes con ojos
El de Velkro también tiene su historia, ambientada en el Egipto de los faraones: «Se acerca el solsticio de verano, y el asentamiento Anunnaki de las pirámides está de enhorabuena. Comienzan las celebraciones en honor a Ra y este año la moda Memphis está haciendo furor entre los dioses. ¡Corred, que empieza la fiesta! Poneos vuestras mejores galas, que las cobras ya se están haciendo en la barbacoa y el agua del Nilo esta buenísima en esta época del año».
De uno y de otro diseño hay versión femenina (bañador en el caso del de Díaz-Faes, y bikini el de Velkro) y versión masculina. Pero tanto unos como otros solo los lucirán, además de ti, 99 personas más porque se trata de una edición limitada de 100 bañadores. Como dice Mayka: «Lúcete con orgullo. Y si coincides con alguien en la playa con el mismo bañador Yorokobu + Dunadú  es que o tienes muy mala suerte o estáis predestinados a conoceros. Puede incluso surgir el amor de verano».
1-velckro 2-velckro-a 2-velckro-b velckro-1
Los bañadores Yorokobu + Dundadú los puedes adquirir en nuestra tienda por 49 euros, IVA incluido.
bolsas abiertas fantasmikos 2

Si no has mojado nunca un Yorokobu, no lo hagas. No es que vaya a multiplicarse, en plan Gremlins, y de repente te encuentres con un ejército de yorokobitos en tu revistero pero podemos garantizar que a su papel (ese que huele tan bien) el agua le sienta peor que a Supermán un bocata de kryptonita. Otra cosa es que cuando vayas a la piscina o a la playa te plantes uno de los bañadores Yorokobu + Dunadú. Porque estos sí que se pueden y se deben mojar.
Un día, a Mayka, de Dunadú, se le pasó por la cabeza una idea: «¿Cómo conseguir que un Dunadu sepa a Yorokobu?». Coincidió con que nosotros también nos preguntábamos cómo lucirían bronceado nuestros lectores con un Yorokobu como traje de baño. Una cosa llevó a la otra y el resultado es una edición limitada de bañadores, para hombre y mujer, Yorokobu + Danadú, fabricados en España (y con mucho cariño), y en la que hemos contado con la colaboración de dos de nuestros ilustradores de cabecera: Juan Díaz-Faes y Velkro.
El diseño de Díaz-Faes cuenta una historia. O tal vez varias: «Podrás pensar que el flamenco le robó el perrito caliente a la pareja que se está besando… O que la calavera, al no poder moverse, solo puede tomar un helado mientras este se derrite… O que un pingüino encontró una enorme raspa de pescado y se la ofrece al hombre sin cabeza que se está tomando una cerveza fresca, ansiada también por el pez que le observa agazapado tras un flotador rosquilla…»
1-dfaes-a 1-dfaes-b 2-dfaes-a 2-dfaes-b
diaz-faes con ojos
El de Velkro también tiene su historia, ambientada en el Egipto de los faraones: «Se acerca el solsticio de verano, y el asentamiento Anunnaki de las pirámides está de enhorabuena. Comienzan las celebraciones en honor a Ra y este año la moda Memphis está haciendo furor entre los dioses. ¡Corred, que empieza la fiesta! Poneos vuestras mejores galas, que las cobras ya se están haciendo en la barbacoa y el agua del Nilo esta buenísima en esta época del año».
De uno y de otro diseño hay versión femenina (bañador en el caso del de Díaz-Faes, y bikini el de Velkro) y versión masculina. Pero tanto unos como otros solo los lucirán, además de ti, 99 personas más porque se trata de una edición limitada de 100 bañadores. Como dice Mayka: «Lúcete con orgullo. Y si coincides con alguien en la playa con el mismo bañador Yorokobu + Dunadú  es que o tienes muy mala suerte o estáis predestinados a conoceros. Puede incluso surgir el amor de verano».
1-velckro 2-velckro-a 2-velckro-b velckro-1
Los bañadores Yorokobu + Dundadú los puedes adquirir en nuestra tienda por 49 euros, IVA incluido.
bolsas abiertas fantasmikos 2

Compártelo twitter facebook whatsapp
El regalito del viernes: Malditas sean las guerras
Cuando la ciudad te habla
El vídeo interactivo para los fans de la remezcla
La edición de junio de Yorokobu ya está en la calle
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp