15 de junio 2018    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Las mejores bandas tributo a ABBA

15 de junio 2018    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Corría el año 1974 y nadie situaba Suecia en el mapa de la música pop. Hasta que llegó ABBA o, para ser más precisos, hasta que este grupo de rubios desconocidos ganó el festival Eurovisión con su hit Waterloo.

De un día para otro ABBA se convirtió en el símbolo cultural de Suecia y sus cuatro miembros, casados entre sí, pasaron a ostentar el rango de superestrellas. En su corta y anómala carrera llegaron a vender cerca de 400 millones de discos, y eso a pesar de suspender su actividad musical en 1982.

Nunca se separaron oficialmente, pero se cogieron un respiro que ha durado hasta hoy y que ha sido interrumpido el pasado mes de abril con el inesperado anuncio de que lanzarán dos canciones inéditas, por primera vez en 35 años.  

Cuatro décadas después del triunfo de ABBA, la fotógrafa sueca Lisa Brunzell empezó un original ensayo en Cardiff (Gales), donde estuvo estudiando y viviendo hasta el verano de 2017. Let the World Adore You retrata a las bandas tributo a ABBA.

En el Reino Unido hay decenas de grupos que imitan a estos músicos suecos, famosos por su look setentero. En sus espectáculos llegan a arrastrar a millares de fans. El título del ensayo está inspirado en una frase de la canción Get On The Carousel.

«Algunos grupos son increíbles porque tocan el mismo repertorio desde los años 90. Uno de los que fotografié es probablemente el mejor pagado, aunque no sabría decir cuánto cobran por show», explica esta fotógrafa de 32 años.

«Otros no son tan buenos. Incluso por las fotos se puede ver la diferencia. Hay grupos que encargan la ropa a profesionales y aparecen perfectamente ataviados. Otros la confeccionan ellos mismos. Es muy interesante ver los diferentes niveles de profesionalidad de estas bandas. En el fondo son artistas del sector del entretenimiento, a quienes les encanta hacer espectáculos en directo. Reciben mucha energía del público, que adora oír la música de ABBA. Entiendo por qué siguen haciendo este tipo de eventos», añade.

Kerry
Kerry
Perry
Perry

Brunzell reconoce que descubrió con una mezcla de asombro y curiosidad hasta qué punto el grupo sueco sigue levantando pasiones en el Reino Unido. «Cada vez que suena una canción de los ABBA en un garito, la gente se vuelve loca y empieza a bailar alegremente. Los británicos se chiflan con su música y se desmelenan sin importarles que les miren», cuenta desde Gotemburgo.

La fotógrafa llegó a retratar a una docena de bandas tributo, atraída por la pasión desaforada de los británicos. Es algo que los jóvenes suecos de su generación no comparten. De hecho, consideran a los ABBA pasados de moda.

«Me sorprendió hasta qué punto la música de ABBA revive gracias a las bandas tributo del Reino Unido y cuántos grupos con nombres muy creativos puedes encontrar en internet. En Suecia no tenemos esta cultura de homenajear a las estrellas del pop. Creo que lo británicos son increíbles cuando se trata de entretenimiento», afirma.

Kate y Blazena
Kate y Blazena

Los grupos musicales plasmados en su ensayo son muy diferentes entre ellos. «Algunos tienen incluso manager. Muchos, en cambio, son pequeños y sus miembros tienen otros trabajos. Tocan solo de vez en cuando y por esta razón no viajan muy lejos. Se concentran en Gales y en el resto de Inglaterra, sobre todo cerca de Londres. Por esta razón, el trabajo fue bastante accesible para mí», relata.

Lo mejor de sus sesiones de fotos fueron, sin duda, los locales donde estas bandas solían tocar. «A veces son hoteles de carretera o clubs de obreros. Son lugares fascinantes que se han parado en el pasado. Parece que estás en una máquina del tiempo que te lleva a los años 50», asegura Brunzell.

En estos locales se mezclan muebles y objetos de diferentes épocas y estilos. «A lo mejor el televisor que cuelga de la pared es moderno, pero el sofá es de los años 80 y la alfombra es de los 50. Está todo mezclado y encima están los miembros de estos grupos, que fingen que son personas de los años 70. Lo más curioso es que siempre hay detalles que revelan que pertenecen a nuestra época. Esta miscelánea loca se refleja en mis fotos».

Otra cosa que llamó la atención de la fotógrafa es el grado de compenetración de estos artistas con los ídolos a los que imitan. «Una cantante llegó a decirme: “Tienes que incorporar a Frida a tu propio cuerpo. No puedes centrarte solo en interpretar un papel y seguir un guion mientras cantas”».

Camerino en Upper Race
Camerino en Upper Race

«Esta artista me contó que necesitaba reaccionar ante el público y que cambiaba cosas dependiendo del momento y del espíritu. Me dijo que se sentía una persona diferente en el escenario, que no era ella misma, pero tampoco era Frida. Estas bandas mantienen un raro equilibro entre interpretación y realidad», aclara.

Por lo que se sabe, los cantantes de ABBA, que ya rondan los 70 años, no se sienten exactamente halagados por la cantidad de bandas tributo que les copian. «En teoría no autorizan este tipo de shows ni que estos grupos ganen dinero con su copyright.

Más bien están molestos porque se lucran con su imagen», señala la fotógrafa. Por esta razón, nunca pensó en mostrarles su trabajo. «Los ABBA siempre quisieron controlar su imagen e incluso para los periodistas ha sido muy difícil entrevistarlos en todos estos años. No creo que les interese mi ensayo», afirma Brunzell.

Aunque Let the World Adore You ha sido expuesto en Estocolmo y es posible que los miembros de ABBA hayan tenido conocimiento de ello. Al fin y al cabo, estos artistas participaron activamente en la creación del Museo ABBA, inaugurado en la capital de Suecia en 2013, y suelen estar pendiente de todo lo que está relacionado con su marca.

Pete
Pete

El anuncio de que lanzarán dos nuevas canciones y que harán incluso un tour virtual con avatares digitales ha cogido de sorpresa a esta fotógrafa. Su idea es lanzar un fotolibro sobre las bandas tributo e incluso está pensando en viajar a Australia, el segundo país del mundo en el que los ABBA tienen más seguidores después del Reino Unido.

«Creo los fans todavía tienen la esperanza de que algún día vuelvan a reunirse. Muchos serían muy felices si aconteciese. De hecho, oficialmente nunca se separaron. Simplemente resolvieron hacer una pausa que ha durado 35 años», afirma.

Por lo pronto, Brunzell de vez en cuando viaja de Suecia al Reino Unido para acompañar a alguna de las bandas tributo en sus actuaciones. «Quiero volver a este país al final del verano o al inicio del otoño para hacer más fotos.

Susie y Zoe
Susie y Zoe

Pero me gusta la idea de tener un tiempo para reflexionar sobre lo que he hecho hasta ahora y para decidir por dónde tiro. Estoy también intentando conseguir una beca para ir a Australia, donde se celebra un importantísimo Festival dedicado a los ABBA, en una ciudad a unas seis horas de Sidney», revela.

El Trundle ABBA Festival suele reunir a cerca de 5.000 fans de los autores de Mamma mia y a las mejores bandas tributo de Australia. Tal vez un día sean inmortalizadas por la mirada de una fotógrafa sueca que nunca imaginó el tirón póstumo de la única banda de su país que ha triunfado universalmente.

 

Corría el año 1974 y nadie situaba Suecia en el mapa de la música pop. Hasta que llegó ABBA o, para ser más precisos, hasta que este grupo de rubios desconocidos ganó el festival Eurovisión con su hit Waterloo.

De un día para otro ABBA se convirtió en el símbolo cultural de Suecia y sus cuatro miembros, casados entre sí, pasaron a ostentar el rango de superestrellas. En su corta y anómala carrera llegaron a vender cerca de 400 millones de discos, y eso a pesar de suspender su actividad musical en 1982.

Nunca se separaron oficialmente, pero se cogieron un respiro que ha durado hasta hoy y que ha sido interrumpido el pasado mes de abril con el inesperado anuncio de que lanzarán dos canciones inéditas, por primera vez en 35 años.  

Cuatro décadas después del triunfo de ABBA, la fotógrafa sueca Lisa Brunzell empezó un original ensayo en Cardiff (Gales), donde estuvo estudiando y viviendo hasta el verano de 2017. Let the World Adore You retrata a las bandas tributo a ABBA.

En el Reino Unido hay decenas de grupos que imitan a estos músicos suecos, famosos por su look setentero. En sus espectáculos llegan a arrastrar a millares de fans. El título del ensayo está inspirado en una frase de la canción Get On The Carousel.

«Algunos grupos son increíbles porque tocan el mismo repertorio desde los años 90. Uno de los que fotografié es probablemente el mejor pagado, aunque no sabría decir cuánto cobran por show», explica esta fotógrafa de 32 años.

«Otros no son tan buenos. Incluso por las fotos se puede ver la diferencia. Hay grupos que encargan la ropa a profesionales y aparecen perfectamente ataviados. Otros la confeccionan ellos mismos. Es muy interesante ver los diferentes niveles de profesionalidad de estas bandas. En el fondo son artistas del sector del entretenimiento, a quienes les encanta hacer espectáculos en directo. Reciben mucha energía del público, que adora oír la música de ABBA. Entiendo por qué siguen haciendo este tipo de eventos», añade.

Kerry
Kerry
Perry
Perry

Brunzell reconoce que descubrió con una mezcla de asombro y curiosidad hasta qué punto el grupo sueco sigue levantando pasiones en el Reino Unido. «Cada vez que suena una canción de los ABBA en un garito, la gente se vuelve loca y empieza a bailar alegremente. Los británicos se chiflan con su música y se desmelenan sin importarles que les miren», cuenta desde Gotemburgo.

La fotógrafa llegó a retratar a una docena de bandas tributo, atraída por la pasión desaforada de los británicos. Es algo que los jóvenes suecos de su generación no comparten. De hecho, consideran a los ABBA pasados de moda.

«Me sorprendió hasta qué punto la música de ABBA revive gracias a las bandas tributo del Reino Unido y cuántos grupos con nombres muy creativos puedes encontrar en internet. En Suecia no tenemos esta cultura de homenajear a las estrellas del pop. Creo que lo británicos son increíbles cuando se trata de entretenimiento», afirma.

Kate y Blazena
Kate y Blazena

Los grupos musicales plasmados en su ensayo son muy diferentes entre ellos. «Algunos tienen incluso manager. Muchos, en cambio, son pequeños y sus miembros tienen otros trabajos. Tocan solo de vez en cuando y por esta razón no viajan muy lejos. Se concentran en Gales y en el resto de Inglaterra, sobre todo cerca de Londres. Por esta razón, el trabajo fue bastante accesible para mí», relata.

Lo mejor de sus sesiones de fotos fueron, sin duda, los locales donde estas bandas solían tocar. «A veces son hoteles de carretera o clubs de obreros. Son lugares fascinantes que se han parado en el pasado. Parece que estás en una máquina del tiempo que te lleva a los años 50», asegura Brunzell.

En estos locales se mezclan muebles y objetos de diferentes épocas y estilos. «A lo mejor el televisor que cuelga de la pared es moderno, pero el sofá es de los años 80 y la alfombra es de los 50. Está todo mezclado y encima están los miembros de estos grupos, que fingen que son personas de los años 70. Lo más curioso es que siempre hay detalles que revelan que pertenecen a nuestra época. Esta miscelánea loca se refleja en mis fotos».

Otra cosa que llamó la atención de la fotógrafa es el grado de compenetración de estos artistas con los ídolos a los que imitan. «Una cantante llegó a decirme: “Tienes que incorporar a Frida a tu propio cuerpo. No puedes centrarte solo en interpretar un papel y seguir un guion mientras cantas”».

Camerino en Upper Race
Camerino en Upper Race

«Esta artista me contó que necesitaba reaccionar ante el público y que cambiaba cosas dependiendo del momento y del espíritu. Me dijo que se sentía una persona diferente en el escenario, que no era ella misma, pero tampoco era Frida. Estas bandas mantienen un raro equilibro entre interpretación y realidad», aclara.

Por lo que se sabe, los cantantes de ABBA, que ya rondan los 70 años, no se sienten exactamente halagados por la cantidad de bandas tributo que les copian. «En teoría no autorizan este tipo de shows ni que estos grupos ganen dinero con su copyright.

Más bien están molestos porque se lucran con su imagen», señala la fotógrafa. Por esta razón, nunca pensó en mostrarles su trabajo. «Los ABBA siempre quisieron controlar su imagen e incluso para los periodistas ha sido muy difícil entrevistarlos en todos estos años. No creo que les interese mi ensayo», afirma Brunzell.

Aunque Let the World Adore You ha sido expuesto en Estocolmo y es posible que los miembros de ABBA hayan tenido conocimiento de ello. Al fin y al cabo, estos artistas participaron activamente en la creación del Museo ABBA, inaugurado en la capital de Suecia en 2013, y suelen estar pendiente de todo lo que está relacionado con su marca.

Pete
Pete

El anuncio de que lanzarán dos nuevas canciones y que harán incluso un tour virtual con avatares digitales ha cogido de sorpresa a esta fotógrafa. Su idea es lanzar un fotolibro sobre las bandas tributo e incluso está pensando en viajar a Australia, el segundo país del mundo en el que los ABBA tienen más seguidores después del Reino Unido.

«Creo los fans todavía tienen la esperanza de que algún día vuelvan a reunirse. Muchos serían muy felices si aconteciese. De hecho, oficialmente nunca se separaron. Simplemente resolvieron hacer una pausa que ha durado 35 años», afirma.

Por lo pronto, Brunzell de vez en cuando viaja de Suecia al Reino Unido para acompañar a alguna de las bandas tributo en sus actuaciones. «Quiero volver a este país al final del verano o al inicio del otoño para hacer más fotos.

Susie y Zoe
Susie y Zoe

Pero me gusta la idea de tener un tiempo para reflexionar sobre lo que he hecho hasta ahora y para decidir por dónde tiro. Estoy también intentando conseguir una beca para ir a Australia, donde se celebra un importantísimo Festival dedicado a los ABBA, en una ciudad a unas seis horas de Sidney», revela.

El Trundle ABBA Festival suele reunir a cerca de 5.000 fans de los autores de Mamma mia y a las mejores bandas tributo de Australia. Tal vez un día sean inmortalizadas por la mirada de una fotógrafa sueca que nunca imaginó el tirón póstumo de la única banda de su país que ha triunfado universalmente.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Fotos que nadie ha hecho nunca
Los chamanes de la ayahuasca confluyen en Ibiza
2018 ha sido un año «tóxico» y de «masculinidad tóxica» según los angloparlantes
Bookcase Credibility analiza la credibilidad que da a una persona la estantería que tiene a su espalda
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad