fbpx
30 de agosto 2019    /   CREATIVIDAD
por
 

Jugar al chinchón químico para aprender la tabla periódica

30 de agosto 2019    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Desde la que Mendeleiev concibió a partir de los 63 elementos existentes en aquel momento a la colorida tabla periódica de hoy ha pasado un siglo y medio de ampliaciones y mejoras. En este tiempo también se han realizado numerosas versiones de la tabla periódica. El de su 150 aniversario ha sido proclamado como el Año Internacional de la Tabla Periódica por la Asamblea de Naciones. Y ha sido también el del lanzamiento de una baraja de cartas con sus elementos.

La baraja, editada por SM, es una creación de Carmen Arribas, profesora del departamento de Materiales y Producción Aeroespacial de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio (ETSIAE) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), y el investigador del CSIC Bernardo Herradón.

Baraja tabla periódica 1

Está compuesta por 72 cartas: 55 de ellas corresponden a elementos químicos, 15 a científicos y científicas relacionados con la tabla, y dos son cartas comodines (en las que aparece la tabla periódica completa).

Artículo relacionado

Alcalinos, boroideos y gases nobles, entre otros, para barajar, repartir y jugar a las Familias, al Uno o el más complejo de todos: el chinchón químico. Aunque para jugar no hace falta ser un experto en la materia, dice Laura Pérez Arnaéz, coordinadora de Ciencias en SM: «Se puede hacer perfectamente a partir de 9 años».

«Y así, cuando los chicos y chicas tengan que estudiar la tabla periódica a partir de 3º ESO, ya estarán familiarizados con los nombres y símbolos de los elementos, sabrán que existen periodos y familias, números de oxidación…», añade.

Baraja tabla periódica 2

Porque el principal objetivo de la baraja, que no se comercializa, sino que se distribuye a profesores como recurso complementario en el aula, es precisamente el de familiarizar a los jugadores con los elementos químicos: «Que conozcan sus nombres, sus símbolos, sus características y aplicaciones y reconocer su organización en la tabla periódica. Además de descubrir el papel que científicos y científicas desempeñaron en sus descubrimientos o en sus aplicaciones».

La coordinadora de Ciencias de SM considera la baraja como una apuesta por la gamificación a la hora de acercar el conocimiento científico. Aunque no es la primera vez que se recurre al juego a la hora de intentar enseñar la tabla periódica a los escolares. En 1959, Tom Lehrer un profesor de matemáticas de Harvard, compuso una canción que incluía los elementos conocidos hasta aquel entonces:

Su melodía ha servido para que estudiantes de diversas generaciones se aprendieran la tabla periódica, incluido el mismísimo Harry Potter.

Desde la que Mendeleiev concibió a partir de los 63 elementos existentes en aquel momento a la colorida tabla periódica de hoy ha pasado un siglo y medio de ampliaciones y mejoras. En este tiempo también se han realizado numerosas versiones de la tabla periódica. El de su 150 aniversario ha sido proclamado como el Año Internacional de la Tabla Periódica por la Asamblea de Naciones. Y ha sido también el del lanzamiento de una baraja de cartas con sus elementos.

La baraja, editada por SM, es una creación de Carmen Arribas, profesora del departamento de Materiales y Producción Aeroespacial de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio (ETSIAE) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), y el investigador del CSIC Bernardo Herradón.

Baraja tabla periódica 1

Está compuesta por 72 cartas: 55 de ellas corresponden a elementos químicos, 15 a científicos y científicas relacionados con la tabla, y dos son cartas comodines (en las que aparece la tabla periódica completa).

Alcalinos, boroideos y gases nobles, entre otros, para barajar, repartir y jugar a las Familias, al Uno o el más complejo de todos: el chinchón químico. Aunque para jugar no hace falta ser un experto en la materia, dice Laura Pérez Arnaéz, coordinadora de Ciencias en SM: «Se puede hacer perfectamente a partir de 9 años».

«Y así, cuando los chicos y chicas tengan que estudiar la tabla periódica a partir de 3º ESO, ya estarán familiarizados con los nombres y símbolos de los elementos, sabrán que existen periodos y familias, números de oxidación…», añade.

Artículo relacionado

Baraja tabla periódica 2

Porque el principal objetivo de la baraja, que no se comercializa, sino que se distribuye a profesores como recurso complementario en el aula, es precisamente el de familiarizar a los jugadores con los elementos químicos: «Que conozcan sus nombres, sus símbolos, sus características y aplicaciones y reconocer su organización en la tabla periódica. Además de descubrir el papel que científicos y científicas desempeñaron en sus descubrimientos o en sus aplicaciones».

La coordinadora de Ciencias de SM considera la baraja como una apuesta por la gamificación a la hora de acercar el conocimiento científico. Aunque no es la primera vez que se recurre al juego a la hora de intentar enseñar la tabla periódica a los escolares. En 1959, Tom Lehrer un profesor de matemáticas de Harvard, compuso una canción que incluía los elementos conocidos hasta aquel entonces:

Su melodía ha servido para que estudiantes de diversas generaciones se aprendieran la tabla periódica, incluido el mismísimo Harry Potter.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Qué inspira a David Ruiz? ¿Y a ti?
¿Hay vida más allá del “spot”?
La mesa antiterremotos
La VAE: La alternativa urbana a la Real Academia Española
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *