16 de octubre 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

Barcelona prefiere las manifestaciones a las exposiciones

16 de octubre 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Las grandes ciudades no admiten cualquier tipo de artista en sus calles. Las normativas de algunas de ellas contemplan la realización de castings de idoneidad para decidir quién tiene derecho a actuar al aire libre y quién no. Superar esos filtros puede resultar más arduo que convocar una manifestación por el centro de la localidad, sea cual sea el motivo, y lograr la autorización necesaria. Un diseñador lo comprobó en Barcelona.


En su primera exposición, a Jorge Fernández Cuadal  no le quedó otra que exponer a ratos en diversos emplazamientos para evitar ser sancionado. Así pudo percatarse de las diferentes acogidas que la muestra recibía en los distintos rincones de la ciudad: «En la Plaza de la Virreina o en la del Diamant, la gente se acercaba y se interesaba. Personas de barrio, de todas las edades».
En cambio, cuando se instaló en la Avenida Diagonal, esquina Paseo de Gracia, notó sobre todo indiferencia («Salvo un conserje que vigilaba un portal a unos 20 metros y que se puso a llamar a la policía pensando que había montado alguna especie de top manta»). La misma que en la de Aragó, más frecuentada por turistas. En Urquinaona, en cambio, sí logró atraer las miradas de los peatones: «Instalé las cajas estratégicamente en el medio de la plaza dejando una especie de pasillo, por lo que la gente al pasar veía mi obra».
De la manifestación, además de la facilidad con la que obtuvo el permiso, lo que le sorprendió fue el despliegue policial. «Al principio éramos unos 20 participantes y debía de haber unos 30 0 40 agentes a lo largo de todo el recorrido que se dedicaron a ir cortando el tráfico a nuestro paso».
Amigos, familiares y conocidos de Jorge conformaban el grueso de manifestantes. Algunos de ellos llevaba las ilustraciones y otro grupo repartía los panfletos donde se explicaba que la manifestación, en realidad, era una galería de arte móvil que utilizaba el espacio publico. A todos ellos, según Jorge, se fueron uniendo poco a poco transeúntes que les acompañaron durante su marcha, que transcurrió desde la plaza Universitat hasta la plaza del Ayuntamiento, pasando por plaza Catalunya, plaza Urquinaona y Vía Laietana.
834eeb80a2987734aa500d637fffd7af 8c7925df96506f1b19d0d2cac174ac91 7a2b161b7cdb701b31f2b1f1e32a2469 3351da1b4b3ef67d53bc5e4649552765 5ce1eca698c64e353603b3bd47e4f2aa 28120569898a4e9324a80de63a2d714a 7bdfd261d8276e7ecb795dad764dbd93 f7b9c72c9a40b635b229bf4ae6d21e48 5506108b20328aba7563ed48381236ac 5fe78752976d65147f5e636c47552d30 14f408c2da0995fe5790647373762442

Las grandes ciudades no admiten cualquier tipo de artista en sus calles. Las normativas de algunas de ellas contemplan la realización de castings de idoneidad para decidir quién tiene derecho a actuar al aire libre y quién no. Superar esos filtros puede resultar más arduo que convocar una manifestación por el centro de la localidad, sea cual sea el motivo, y lograr la autorización necesaria. Un diseñador lo comprobó en Barcelona.


En su primera exposición, a Jorge Fernández Cuadal  no le quedó otra que exponer a ratos en diversos emplazamientos para evitar ser sancionado. Así pudo percatarse de las diferentes acogidas que la muestra recibía en los distintos rincones de la ciudad: «En la Plaza de la Virreina o en la del Diamant, la gente se acercaba y se interesaba. Personas de barrio, de todas las edades».
En cambio, cuando se instaló en la Avenida Diagonal, esquina Paseo de Gracia, notó sobre todo indiferencia («Salvo un conserje que vigilaba un portal a unos 20 metros y que se puso a llamar a la policía pensando que había montado alguna especie de top manta»). La misma que en la de Aragó, más frecuentada por turistas. En Urquinaona, en cambio, sí logró atraer las miradas de los peatones: «Instalé las cajas estratégicamente en el medio de la plaza dejando una especie de pasillo, por lo que la gente al pasar veía mi obra».
De la manifestación, además de la facilidad con la que obtuvo el permiso, lo que le sorprendió fue el despliegue policial. «Al principio éramos unos 20 participantes y debía de haber unos 30 0 40 agentes a lo largo de todo el recorrido que se dedicaron a ir cortando el tráfico a nuestro paso».
Amigos, familiares y conocidos de Jorge conformaban el grueso de manifestantes. Algunos de ellos llevaba las ilustraciones y otro grupo repartía los panfletos donde se explicaba que la manifestación, en realidad, era una galería de arte móvil que utilizaba el espacio publico. A todos ellos, según Jorge, se fueron uniendo poco a poco transeúntes que les acompañaron durante su marcha, que transcurrió desde la plaza Universitat hasta la plaza del Ayuntamiento, pasando por plaza Catalunya, plaza Urquinaona y Vía Laietana.
834eeb80a2987734aa500d637fffd7af 8c7925df96506f1b19d0d2cac174ac91 7a2b161b7cdb701b31f2b1f1e32a2469 3351da1b4b3ef67d53bc5e4649552765 5ce1eca698c64e353603b3bd47e4f2aa 28120569898a4e9324a80de63a2d714a 7bdfd261d8276e7ecb795dad764dbd93 f7b9c72c9a40b635b229bf4ae6d21e48 5506108b20328aba7563ed48381236ac 5fe78752976d65147f5e636c47552d30 14f408c2da0995fe5790647373762442

Compártelo twitter facebook whatsapp
Diesel: «El 1º videoclip estúpido del mundo»
‘Diccionario Sexual Supremo’: Nuevas definiciones para otras formas de pensar
Un kit para la mujer del siglo XXI
El Yorokobu de papel de febrero es para los pelirrojos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *