5 de mayo 2016    /   BUSINESS
por
 

En el Oeste de Salamanca, la cultura hace barrio

5 de mayo 2016    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

A la cultura de Salamanca el centro se le queda pequeño. La mayoría de los turistas se dan por satisfechos si durante el tour por el casco histórico descubren al astronauta escondido en el pórtico de la Catedral Nueva y a la ranita en la fachada de la Universidad. No saben que la cultura charra también vive en la periferia.

No hace falta alejarse mucho del centro para llegar al Barrio Oeste y toparse con microjardines en botas de lluvia o bolsos, bancos forrados de patchwork, sillones-bibliotecas en medio de la acera o cierres de negocios y puertas de garajes convertidos en lienzos de arte urbano.

Barrio Oeste 1

13095826_1042069195874293_3579857498203725164_n

barrio oeste 3

barrio oeste 4

barrio oeste 8

«La zona siempre se ha caracterizado por su dinamismo», nos cuenta Inma Cid, presidenta de ZOES, Asociación de Vecinos de Barrio Oeste.

El Barrio Oeste debe su origen a Santa Teresa, quien fundó allí el Convento de las Carmelitas a finales del XVI. En él, la expansión de la ciudad en los 60 del siglo pasado tuvo especial incidencia: «Se construía sin orden ni concierto». El resultado, «la zona con mayor densidad de construcción de Salamanca».

Las consecuencias de ese desorden urbanístico las sufren a diario los vecinos: calles estrechas, sin apenas espacios abiertos, zonas recreativas, ajardinadas… «Aun así creemos que hay fórmulas que nos permiten hacer de nuestro barrio un lugar más social, más verde, más sostenible, más bonito…»

Las iniciativas culturales, dice Cid, son las que están consiguiendo «hacer barrio, hacer calle entre los vecinos y la vez hacer ciudad porque nos consideramos parte importante de Salamanca». Y pone ejemplos: «Antes casi nadie se sentaba en los bancos. Ahora que están decorados, la gente tira de cualquier excusa con tal de utilizarlos: voy a leer un rato, a esperar a una amiga… Y eso es lo que queremos; que la gente, en lugar de quedarse en casa, salga a la calle».

 

El barrio es conocido en toda la ciudad por su inquietud desde años («fuimos los que conseguimos que se instalaran los primeros contenedores de papel en Salamanca») y últimamente destaca sobre todo por sus actividades y su propuesta cultural. Galería Urbana es un ejemplo. Se trata de proyecto promovido por ZOES y el colectivo Lemarte, que decora desde hace cuatro ediciones, las puertas de los garajes particulares y los cierres de los negocios del barrio con propuestas de jóvenes artistas.

Autor: Eloy Arribas (1ª edición Galería Urbana)
Autor: Eloy Arribas (1ª edición Galería Urbana)
Autor: Víctor Rico (2ª edición Galería Urbana)
Autor: Víctor Rico (2ª edición Galería Urbana)
Autor: Iván Gabela (3ª edición Galería Urbana)
Autor: Iván Gabela (3ª edición Galería Urbana)
Autor: Marcos Ramos (4ª edición Galería Urbana)
Autor: Marcos Ramos (4ª edición Galería Urbana)
Autores: Laura estrada y Natalia Garcia (4ª edición Galería Urbana)
Autores: Laura estrada y Natalia Garcia (4ª edición Galería Urbana)
Autor: Juan Martín (4ª edición Galería Urbana)
Autor: Juan Martín (4ª edición Galería Urbana)

La gentrificación aquí, asegura la presidenta de ZOES, no existe: «Ni llegará a darse porque es un barrio consolidado donde la mayoría de la gente es propietaria de sus viviendas. Aunque, ojo, no creo que en el caso de que la hubiera fuese algo negativo. La gentrificación también puede tener sus cosas buenas».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

A la cultura de Salamanca el centro se le queda pequeño. La mayoría de los turistas se dan por satisfechos si durante el tour por el casco histórico descubren al astronauta escondido en el pórtico de la Catedral Nueva y a la ranita en la fachada de la Universidad. No saben que la cultura charra también vive en la periferia.

No hace falta alejarse mucho del centro para llegar al Barrio Oeste y toparse con microjardines en botas de lluvia o bolsos, bancos forrados de patchwork, sillones-bibliotecas en medio de la acera o cierres de negocios y puertas de garajes convertidos en lienzos de arte urbano.

Barrio Oeste 1

13095826_1042069195874293_3579857498203725164_n

barrio oeste 3

barrio oeste 4

barrio oeste 8

«La zona siempre se ha caracterizado por su dinamismo», nos cuenta Inma Cid, presidenta de ZOES, Asociación de Vecinos de Barrio Oeste.

El Barrio Oeste debe su origen a Santa Teresa, quien fundó allí el Convento de las Carmelitas a finales del XVI. En él, la expansión de la ciudad en los 60 del siglo pasado tuvo especial incidencia: «Se construía sin orden ni concierto». El resultado, «la zona con mayor densidad de construcción de Salamanca».

Las consecuencias de ese desorden urbanístico las sufren a diario los vecinos: calles estrechas, sin apenas espacios abiertos, zonas recreativas, ajardinadas… «Aun así creemos que hay fórmulas que nos permiten hacer de nuestro barrio un lugar más social, más verde, más sostenible, más bonito…»

Las iniciativas culturales, dice Cid, son las que están consiguiendo «hacer barrio, hacer calle entre los vecinos y la vez hacer ciudad porque nos consideramos parte importante de Salamanca». Y pone ejemplos: «Antes casi nadie se sentaba en los bancos. Ahora que están decorados, la gente tira de cualquier excusa con tal de utilizarlos: voy a leer un rato, a esperar a una amiga… Y eso es lo que queremos; que la gente, en lugar de quedarse en casa, salga a la calle».

 

El barrio es conocido en toda la ciudad por su inquietud desde años («fuimos los que conseguimos que se instalaran los primeros contenedores de papel en Salamanca») y últimamente destaca sobre todo por sus actividades y su propuesta cultural. Galería Urbana es un ejemplo. Se trata de proyecto promovido por ZOES y el colectivo Lemarte, que decora desde hace cuatro ediciones, las puertas de los garajes particulares y los cierres de los negocios del barrio con propuestas de jóvenes artistas.

Autor: Eloy Arribas (1ª edición Galería Urbana)
Autor: Eloy Arribas (1ª edición Galería Urbana)
Autor: Víctor Rico (2ª edición Galería Urbana)
Autor: Víctor Rico (2ª edición Galería Urbana)
Autor: Iván Gabela (3ª edición Galería Urbana)
Autor: Iván Gabela (3ª edición Galería Urbana)
Autor: Marcos Ramos (4ª edición Galería Urbana)
Autor: Marcos Ramos (4ª edición Galería Urbana)
Autores: Laura estrada y Natalia Garcia (4ª edición Galería Urbana)
Autores: Laura estrada y Natalia Garcia (4ª edición Galería Urbana)
Autor: Juan Martín (4ª edición Galería Urbana)
Autor: Juan Martín (4ª edición Galería Urbana)

La gentrificación aquí, asegura la presidenta de ZOES, no existe: «Ni llegará a darse porque es un barrio consolidado donde la mayoría de la gente es propietaria de sus viviendas. Aunque, ojo, no creo que en el caso de que la hubiera fuese algo negativo. La gentrificación también puede tener sus cosas buenas».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¡Al abordaje! La moralidad en las normas de salvamento marítimo
Radio Nikosia: dentro de la ciudad-ternura
El negocio de la ropa interior usada
¿Por qué las poetas se suicidan?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Soy de salamanca aunque vivo en cantabra desde hece 45 años me alegor muchisimo lo que he visto de vuestro barrio ah yo vivia en el barrio de la vega

  • Comentarios cerrados.