4 de febrero 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

Aprende publicidad leyendo a Benedetti

4 de febrero 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Sería muy atrevido decir que la publicidad es poesía. No al menos cuando vemos  anuncios de detergentes o de inmobiliarias. Pero lo cierto es que la publicidad corteja a la poesía, la ronda, la busca continuamente. Y la poesía, a veces, se deja querer. Quizá entonces algún atrevido pudiera decir que sí, que publicidad y poesía van de la mano y que «según cómo se mire, la publicidad es la versión barata de la buena poesía o de una buena canción».

Eso es al menos lo que opina Alba Kent, una joven creativa freelance de Barcelona.  Y es también la descubridora de Benedetti como profesor de Publicidad.

TEXT-ALBA_Benedetti-2

El hallazgo, como otros muchos descubrimientos, llegó por casualidad, mientras hacía una búsqueda en internet. Algo tonto, como ella misma dice, quizá la palabra «estrategia». Y ahí surgió la chispa.

El buscador le devolvió el hermoso poema de Mario Benedetti Táctica y estrategia y lo vio claro. Allá donde otros solo veían un poema de amor, Kent tuvo claro que en los versos del autor uruguayo estaban escondidas sencillas pero contundentes lecciones de marketing: se hablaba del target, de la creación del mensaje y la conceptualización, de la veracidad del mismo, de estrategia publicitaria…

TEXT-ALBA_Benedetti-3

«Entiendo ese miedo al sacrilegio del poema original y desinteresado», se defiende la creativa ante posibles acusaciones de estar pervirtiendo el poema de Benedetti. «Poniéndolo en una balanza creo que es imposible corromper su belleza. Como mucho, se añade algo de poesía a la forma de explicar la profesión, y poco más».

¿Sabía el autor uruguayo que estaba dando una lección de publicidad cuando escribió el poema?

TEXT-ALBA_Benedetti-1

Imagen de portada: Elisa Cabot

Sería muy atrevido decir que la publicidad es poesía. No al menos cuando vemos  anuncios de detergentes o de inmobiliarias. Pero lo cierto es que la publicidad corteja a la poesía, la ronda, la busca continuamente. Y la poesía, a veces, se deja querer. Quizá entonces algún atrevido pudiera decir que sí, que publicidad y poesía van de la mano y que «según cómo se mire, la publicidad es la versión barata de la buena poesía o de una buena canción».

Eso es al menos lo que opina Alba Kent, una joven creativa freelance de Barcelona.  Y es también la descubridora de Benedetti como profesor de Publicidad.

TEXT-ALBA_Benedetti-2

El hallazgo, como otros muchos descubrimientos, llegó por casualidad, mientras hacía una búsqueda en internet. Algo tonto, como ella misma dice, quizá la palabra «estrategia». Y ahí surgió la chispa.

El buscador le devolvió el hermoso poema de Mario Benedetti Táctica y estrategia y lo vio claro. Allá donde otros solo veían un poema de amor, Kent tuvo claro que en los versos del autor uruguayo estaban escondidas sencillas pero contundentes lecciones de marketing: se hablaba del target, de la creación del mensaje y la conceptualización, de la veracidad del mismo, de estrategia publicitaria…

TEXT-ALBA_Benedetti-3

«Entiendo ese miedo al sacrilegio del poema original y desinteresado», se defiende la creativa ante posibles acusaciones de estar pervirtiendo el poema de Benedetti. «Poniéndolo en una balanza creo que es imposible corromper su belleza. Como mucho, se añade algo de poesía a la forma de explicar la profesión, y poco más».

¿Sabía el autor uruguayo que estaba dando una lección de publicidad cuando escribió el poema?

TEXT-ALBA_Benedetti-1

Imagen de portada: Elisa Cabot

Compártelo twitter facebook whatsapp
Fotografiar la noche con la misma nitidez que el mediodía
Gafas de basura para una nueva forma de ver el mundo
Nike resucita al padre de Tiger Woods para redimir sus pecados
Un papel pintado setentero puede acabar siendo tú
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad