fbpx
7 de octubre 2009    /   CREATIVIDAD
por
 

Bere Casillas: el sastre 2.0

7 de octubre 2009    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Bere Casillas ha trabajado toda su vida como sastre y diseñador en Ogíjares (Granada). Pero hace unos años empezó a ver que su negocio tradicional podía irse a pique y pensó que debía cambiar el modelo. “Fabricábamos trajes para grandes empresas a los que poníamos su marca. Cuando toda la fabricación comenzó a desplazarse a países en desarrollo dije a mi familia que o cambiábamos el chip o teníamos que cerrar”.

Así fue como Casillas se convirtió en sastre 2.0 y descubrió el poder que tienen las redes sociales para el sondeo de mercados y la captación de clientes.

Casillas empezó a colgar videotutoriales en YouTube para explicar cómo hacer nudos de corbata y cómo planchar una camisa perfecta que hoy tienen miles de visitas. Abrió una cuenta en Twitter y ya tiene más de 600 followers.

Fuimos hasta su tienda en Ogíjares y hablamos con él. “Creo que he comprendido la esencia de las redes sociales y he conseguido un nivel de adaptación y complicidad perfecto con la gente”.

¿Cómo empezaste en este negocio y cómo lo diste a conocer?

Vengo de una familia de sastres y lo he mamado desde pequeño. En 1983 mi padre pasó de la sastrería a la confección industrial y decidí dejar de estudiar e incorporarme a la empresa de mi padre. En aquella época hacíamos publicidad tradicional en periódicos, ferias, etc. Posteriormente, y viendo que yo tenía una sensibilidad especial para el tema, le pedí un rincón para montar la tienda. Yo nunca había tenido trato directo con el cliente y hace cuatro años me independicé totalmente y monté este tinglado.

¿Qué te impulsó a cambiar tu estrategia empresarial?

Yo llevaba un par de años siguiendo por internet a un par de especialistas en marketing pero jamás había oído hablar de Facebook, Twitter u otras redes sociales. Sólo conocía Tuenti porque mis hijos tenían una cuenta y yo mantenía auténticas guerras con ellos porque me parecía una gilipollez. En diciembre de 2008 un amigo comenzó a abrirme la mente cuando me dijo que YouTube era la herramienta más usada por los internautas para hacer sus búsquedas, sólo por detrás de Google. La idea del vídeo revolucionó mis perspectivas ya que mi negocio está muy necesitado de imágenes y me pareció una buena forma de mostrar lo que hacemos.

¿Cuándo surgió la idea de utilizar redes sociales como Facebook o Twitter para promocionar tu negocio?

Después de este cambio de mentalidad impulsado por mi amigo y de la presentación de la colección en enero de este año, decidí abrir a mediados de febrero mi primera cuenta en Twitter y me enganchó. Comprendí que las redes sociales están para retroalimentarse y que son una forma de buscar necesidades interpretando lo que la gente escribe. Llegar y hacer una oferta directa de un producto es estrellarse. En las redes sociales hay que crear un clima de confianza en el que la gente vea que eres especialista en una materia y que estás para resolver dudas y no para vender nada. Si llegan las ventas, llegarán después. Abrí también mi canal en YouTube, mi cuenta en Facebook y quedé impresionado porque la gente se sorprendía de que un negocio tan tradicional optara por esa fórmula. Nadie lo veía claro. Sin embargo, tras colgar mis videotutoriales, vi que el número de reproducciones de los vídeos me daba la razón.

¿Has recibido algún tipo de formación en marketing online? ¿Te están obligando las circunstancias a hacerlo?

A raíz de la reacción que ha habido en internet con mi propuesta, he comenzado a recibir algo de formación. Además, me he puesto en manos de profesionales porque puedes llegar y pegar el pelotazo pero para mantenerte, tienes que formarte, ya que es un tema al que se le puede sacar un partido económico que, al fin y al cabo, es lo que nos mueve en todo esto.

¿Qué resultados has obtenido con esta estrategia? ¿Merece la pena el esfuerzo de dedicar tantas horas fuera de tu comercio o el taller para difundir tu trabajo en las redes sociales?

Trabajo muchas horas en la tienda y el taller, y he tenido que disciplinar mi tiempo para poder compaginar un trabajo que no tiene nada que ver con las redes sociales. Merece mucho la pena porque es una gran satisfacción que reconozcan tu trabajo con tanto entusiasmo. En septiembre estuve en una comida con algunos de los twitteros más importantes del país y todos me decían lo útiles que le resultaban los vídeos o lo bueno que era lo que estaba haciendo. Yo tengo el ego muy bien colocado pero te encanta que te lo digan porque requiere de un trabajo intenso y constante.
Imagina lo que supone que una tienda normal y corriente en Ogíjares, en menos de cinco meses, sea conocida en casi toda España, América Latina, México e incluso EEUU gracias a internet. Y todo sin gastarme ni un duro en publicidad. Las expectativas que ha adquirido una microempresa de seis trabajadores metida en un rinconcito de España me tienen absolutamente maravillado.
Otra cosa que me ha sorprendido es el valor que ha adquirido la marca Bere Casillas. Estamos consiguiendo que puedan abrirse más tiendas con ese concepto. Si Elegancia 2.0 se asienta y su repercusión sigue creciendo, tengo vía libre para poner un negocio 1.0 donde quiera.

¿Qué tienes en mente para el futuro? ¿Se te ha ocurrido algo para seguir sacando rendimiento a tu trabajo a través de internet?

Vista la repercusión que ha tenido todo esto, me recomiendan que comencemos a sacarle partido económico. No me lo había planteado porque no se pueden vender trajes a medida por internet pero sí me he planteado monetizarlo de algún modo. De ser un mero concepto, una idea, ha pasado a ser una marca. Vamos a lanzar la web Elegancia 2.0 y será una poderosa herramienta de marketing en la que ofreceremos mucha información. Paralelamente vamos a lanzar una gama de productos Elegancia 2.0. Los primeros son unos gemelos personalizados y un reloj. Si la gente confía en mí y en mi marca, significa que está preparada para comprar mis productos a través de la web.

Bere Casillas ha trabajado toda su vida como sastre y diseñador en Ogíjares (Granada). Pero hace unos años empezó a ver que su negocio tradicional podía irse a pique y pensó que debía cambiar el modelo. “Fabricábamos trajes para grandes empresas a los que poníamos su marca. Cuando toda la fabricación comenzó a desplazarse a países en desarrollo dije a mi familia que o cambiábamos el chip o teníamos que cerrar”.

Así fue como Casillas se convirtió en sastre 2.0 y descubrió el poder que tienen las redes sociales para el sondeo de mercados y la captación de clientes.

Casillas empezó a colgar videotutoriales en YouTube para explicar cómo hacer nudos de corbata y cómo planchar una camisa perfecta que hoy tienen miles de visitas. Abrió una cuenta en Twitter y ya tiene más de 600 followers.

Fuimos hasta su tienda en Ogíjares y hablamos con él. “Creo que he comprendido la esencia de las redes sociales y he conseguido un nivel de adaptación y complicidad perfecto con la gente”.

¿Cómo empezaste en este negocio y cómo lo diste a conocer?

Vengo de una familia de sastres y lo he mamado desde pequeño. En 1983 mi padre pasó de la sastrería a la confección industrial y decidí dejar de estudiar e incorporarme a la empresa de mi padre. En aquella época hacíamos publicidad tradicional en periódicos, ferias, etc. Posteriormente, y viendo que yo tenía una sensibilidad especial para el tema, le pedí un rincón para montar la tienda. Yo nunca había tenido trato directo con el cliente y hace cuatro años me independicé totalmente y monté este tinglado.

¿Qué te impulsó a cambiar tu estrategia empresarial?

Yo llevaba un par de años siguiendo por internet a un par de especialistas en marketing pero jamás había oído hablar de Facebook, Twitter u otras redes sociales. Sólo conocía Tuenti porque mis hijos tenían una cuenta y yo mantenía auténticas guerras con ellos porque me parecía una gilipollez. En diciembre de 2008 un amigo comenzó a abrirme la mente cuando me dijo que YouTube era la herramienta más usada por los internautas para hacer sus búsquedas, sólo por detrás de Google. La idea del vídeo revolucionó mis perspectivas ya que mi negocio está muy necesitado de imágenes y me pareció una buena forma de mostrar lo que hacemos.

¿Cuándo surgió la idea de utilizar redes sociales como Facebook o Twitter para promocionar tu negocio?

Después de este cambio de mentalidad impulsado por mi amigo y de la presentación de la colección en enero de este año, decidí abrir a mediados de febrero mi primera cuenta en Twitter y me enganchó. Comprendí que las redes sociales están para retroalimentarse y que son una forma de buscar necesidades interpretando lo que la gente escribe. Llegar y hacer una oferta directa de un producto es estrellarse. En las redes sociales hay que crear un clima de confianza en el que la gente vea que eres especialista en una materia y que estás para resolver dudas y no para vender nada. Si llegan las ventas, llegarán después. Abrí también mi canal en YouTube, mi cuenta en Facebook y quedé impresionado porque la gente se sorprendía de que un negocio tan tradicional optara por esa fórmula. Nadie lo veía claro. Sin embargo, tras colgar mis videotutoriales, vi que el número de reproducciones de los vídeos me daba la razón.

¿Has recibido algún tipo de formación en marketing online? ¿Te están obligando las circunstancias a hacerlo?

A raíz de la reacción que ha habido en internet con mi propuesta, he comenzado a recibir algo de formación. Además, me he puesto en manos de profesionales porque puedes llegar y pegar el pelotazo pero para mantenerte, tienes que formarte, ya que es un tema al que se le puede sacar un partido económico que, al fin y al cabo, es lo que nos mueve en todo esto.

¿Qué resultados has obtenido con esta estrategia? ¿Merece la pena el esfuerzo de dedicar tantas horas fuera de tu comercio o el taller para difundir tu trabajo en las redes sociales?

Trabajo muchas horas en la tienda y el taller, y he tenido que disciplinar mi tiempo para poder compaginar un trabajo que no tiene nada que ver con las redes sociales. Merece mucho la pena porque es una gran satisfacción que reconozcan tu trabajo con tanto entusiasmo. En septiembre estuve en una comida con algunos de los twitteros más importantes del país y todos me decían lo útiles que le resultaban los vídeos o lo bueno que era lo que estaba haciendo. Yo tengo el ego muy bien colocado pero te encanta que te lo digan porque requiere de un trabajo intenso y constante.
Imagina lo que supone que una tienda normal y corriente en Ogíjares, en menos de cinco meses, sea conocida en casi toda España, América Latina, México e incluso EEUU gracias a internet. Y todo sin gastarme ni un duro en publicidad. Las expectativas que ha adquirido una microempresa de seis trabajadores metida en un rinconcito de España me tienen absolutamente maravillado.
Otra cosa que me ha sorprendido es el valor que ha adquirido la marca Bere Casillas. Estamos consiguiendo que puedan abrirse más tiendas con ese concepto. Si Elegancia 2.0 se asienta y su repercusión sigue creciendo, tengo vía libre para poner un negocio 1.0 donde quiera.

¿Qué tienes en mente para el futuro? ¿Se te ha ocurrido algo para seguir sacando rendimiento a tu trabajo a través de internet?

Vista la repercusión que ha tenido todo esto, me recomiendan que comencemos a sacarle partido económico. No me lo había planteado porque no se pueden vender trajes a medida por internet pero sí me he planteado monetizarlo de algún modo. De ser un mero concepto, una idea, ha pasado a ser una marca. Vamos a lanzar la web Elegancia 2.0 y será una poderosa herramienta de marketing en la que ofreceremos mucha información. Paralelamente vamos a lanzar una gama de productos Elegancia 2.0. Los primeros son unos gemelos personalizados y un reloj. Si la gente confía en mí y en mi marca, significa que está preparada para comprar mis productos a través de la web.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Así trabaja una diseñadora profesional de emoticonos
La química de los elementos según Martín Satí
Las eléctricas como las conocemos hoy tienen los días contados
Un saco de dormir en honor al último oso de Alemania
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *