4 de enero 2021    /   CREATIVIDAD
por
Ilustración  Buba Viedma

El mutis por el foro de Einstein justo antes de su encuentro con Bergson

Una historia dibujada

4 de enero 2021    /   CREATIVIDAD     por        Ilustración  Buba Viedma
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Era un día «verdaderamente histórico». Aquel 6 de abril de 1922 en París se iba a producir «el diálogo entre el mayor filósofo y el mayor físico del siglo XX».

Bergson y Einstein iban a enzarzarse en una lucha sin cuartel. El tema de debate: el Tiempo. La percepción filosófica vs. la puramente científica del pasado, el presente y EL FUTURO. De aquel encuentro se seguiría hablando durante décadas. 

Aunque CASI estuvo a punto de NO producirse…

Cuando Einstein llegó a la Gare du Nord «le esperaba una marabunta de fotógrafos, periodistas, cineastas, funcionarios y diplomáticos». Una bienvenida más propia de una estrella de Hollywood que de un científico. 

Pero Einstein no tenía ganas de exhibirse. No al menos en aquel momento ni en aquella estación. Cuando el tren paró, Einstein bajó por el andén contrario. El autor de la E=mc² hizo mutis por el foro. 

Tras abrirse camino entre cables y señales de aviso, encontró una pequeña puerta que daba al Bulevar la Chapelle. Y la abrió. El lugar era un verdadero desierto a aquellas horas.  

Después de mirar a un lado y a otro y cerciorarse de que no había nadie, salió a la calle. Ya estaba a salvo de cámaras y miradas. Entonces no pudo evitarlo: Einstein rompió a reír como un niño.

 

*Anécdota extraída del libro El físico y el filósofode Jimena Canales (Arpa Editores)  

 

Era un día «verdaderamente histórico». Aquel 6 de abril de 1922 en París se iba a producir «el diálogo entre el mayor filósofo y el mayor físico del siglo XX».

Bergson y Einstein iban a enzarzarse en una lucha sin cuartel. El tema de debate: el Tiempo. La percepción filosófica vs. la puramente científica del pasado, el presente y EL FUTURO. De aquel encuentro se seguiría hablando durante décadas. 

Aunque CASI estuvo a punto de NO producirse…

Cuando Einstein llegó a la Gare du Nord «le esperaba una marabunta de fotógrafos, periodistas, cineastas, funcionarios y diplomáticos». Una bienvenida más propia de una estrella de Hollywood que de un científico. 

Pero Einstein no tenía ganas de exhibirse. No al menos en aquel momento ni en aquella estación. Cuando el tren paró, Einstein bajó por el andén contrario. El autor de la E=mc² hizo mutis por el foro. 

Tras abrirse camino entre cables y señales de aviso, encontró una pequeña puerta que daba al Bulevar la Chapelle. Y la abrió. El lugar era un verdadero desierto a aquellas horas.  

Después de mirar a un lado y a otro y cerciorarse de que no había nadie, salió a la calle. Ya estaba a salvo de cámaras y miradas. Entonces no pudo evitarlo: Einstein rompió a reír como un niño.

 

*Anécdota extraída del libro El físico y el filósofode Jimena Canales (Arpa Editores)  

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Quieres que Behance revise tu portfolio?
Las 10 parejas creativas que fueron a Vigo
Times New Ramen: el mundo es un fideo
Vaquero Palacios: arte moderno en centrales eléctricas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad