fbpx
28 de septiembre 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Bicivoyeurismo en el norte de Europa

28 de septiembre 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Desde que López Vazquez y Paco Martínez Soria saliesen de cortejo a por las suecas en «El turismo es un gran invento» han pasado 44 años. Sin embargo, el mito sigue instalado en el subconsciente ibérico, que no entiende de aperturas de fronteras y globalización. Visitar Suecia o Dinamarca sigue siendo sigue siendo una irrepetible experiencia para los mirones… de bicis.

Es posible que no sepamos capaces de entender la idea pero, en Copenhague y Estocolmo, las bicicletas no son para el verano. No exclusivamente. En 2009, el 36% de los habitantes de la ciudad iban a trabajar a diario montados en su bici. Ahora, el porcentaje está muy próximo al 50%. En cualquier caso, este no es un post para leer sino para mirar y tener deseos lascivos.

Desde que López Vazquez y Paco Martínez Soria saliesen de cortejo a por las suecas en «El turismo es un gran invento» han pasado 44 años. Sin embargo, el mito sigue instalado en el subconsciente ibérico, que no entiende de aperturas de fronteras y globalización. Visitar Suecia o Dinamarca sigue siendo sigue siendo una irrepetible experiencia para los mirones… de bicis.

Es posible que no sepamos capaces de entender la idea pero, en Copenhague y Estocolmo, las bicicletas no son para el verano. No exclusivamente. En 2009, el 36% de los habitantes de la ciudad iban a trabajar a diario montados en su bici. Ahora, el porcentaje está muy próximo al 50%. En cualquier caso, este no es un post para leer sino para mirar y tener deseos lascivos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cuatro manos y una guitarra para tocar a Eminem
Borrando la última frontera: la maldición bíblica de los idiomas
Recorrer el mundo cambia tu vida y la de otros
España ha sido salvada
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • ¡Al fin alguien que me entiende! Vivo en Barcelona y voy en bici a casi todas partes. Y me sentía rara por pararme a mirar con lascivia las bicis aparcadas. 😛

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *