fbpx
18 de febrero 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Bicycled: La metamorfosis de un coche en bicicleta

18 de febrero 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

bi2
Si se cuenta con la suficiente iniciativa, un vertedero puede llegar a convertirse en el Disneylandia del manitas. Un pequeño cambio de filtro visual convierte todas esas montañas de basura en una fuente inagotable de materiales para nuevos proyectos. De la chatarra sale el material para las bicicletas de Bicycled, un proyecto desarrollado por Lola que transforma viejos coches desguazados en lozanas y atractivas bicicletas urbanas.

No hay vuelta atrás. La construcción y fabricación de productos lleva aparejada la implicación ética inherente a los lugares de los que llegan los materiales necesarios para la fabricación y a dónde irán los desechos. La forma de diseñar y ejecutar se erige entonces en una reivindicación en sí misma. Por eso, hacer bicicletas con materiales reciclados procedentes de vertederos y chatarrerías tiene un significado. Que la chatarra proceda de coches muertos le añade una nueva dimensión a la idea.
Todo comenzó en Lola Hace, la parte especializada en productos de la agencia madrileña. «Ahí creamos productos que conecten emocionalmente con la gente, que solucionen problemas, que puedan generar oportunidades de negocio. Este es uno de esos casos», declara Nicolás Gómez Cal, uno de los impulsores del proyecto junto a Bruno Nakano, Pancho Cassis y una amplia nómina de integrantes de la agencia. Ellos han generado la idea y el plan de negocio.
Fueron a desguaces y se cargaron de puertas y capós. Para la confección del prototipo, recurrieron a un artesano del metal que tiró de pericia manual para crear un cuadro fiable y resistente. El problema es que se corrió la voz y la demanda aumentó de manera imprevista. «Tmás de 200 reservas en las primeras 48 horas». Eso les ha obligado a tirar de un proceso más industrial para seguir generando los suficientes cuadros como para satisfacer la demanda.
La fabricación en serie se detiene ahí ya que el resto del proceso vuelve al ámbito artesano. Cada Bicycled será diferente. «Los detalles siempre van a ser acabados a mano por bicicleteros de toda la vida. Ese es otro punto fuerte de este proyecto: traer de vuelta el encanto de las bicis hechas por expertos artesanos», cuenta el responsable de la iniciativa. Así, se customizarán con viejos intermitentes, correas de transmisión que harán el papel de cadena o tapicerías para los sillines.
El precio de venta está por definir, así como el número de unidades que se van a fabricar. Sin embargo, Gómez Cal dice que «viendo la respuesta de la gente, tenemos muchas esperanzas puestas en la viabilidad de Bicycled».
screenshot2
bi1
¡Gracias a @caraminarro y @Doble_fila por la pista!

bi2
Si se cuenta con la suficiente iniciativa, un vertedero puede llegar a convertirse en el Disneylandia del manitas. Un pequeño cambio de filtro visual convierte todas esas montañas de basura en una fuente inagotable de materiales para nuevos proyectos. De la chatarra sale el material para las bicicletas de Bicycled, un proyecto desarrollado por Lola que transforma viejos coches desguazados en lozanas y atractivas bicicletas urbanas.

No hay vuelta atrás. La construcción y fabricación de productos lleva aparejada la implicación ética inherente a los lugares de los que llegan los materiales necesarios para la fabricación y a dónde irán los desechos. La forma de diseñar y ejecutar se erige entonces en una reivindicación en sí misma. Por eso, hacer bicicletas con materiales reciclados procedentes de vertederos y chatarrerías tiene un significado. Que la chatarra proceda de coches muertos le añade una nueva dimensión a la idea.
Todo comenzó en Lola Hace, la parte especializada en productos de la agencia madrileña. «Ahí creamos productos que conecten emocionalmente con la gente, que solucionen problemas, que puedan generar oportunidades de negocio. Este es uno de esos casos», declara Nicolás Gómez Cal, uno de los impulsores del proyecto junto a Bruno Nakano, Pancho Cassis y una amplia nómina de integrantes de la agencia. Ellos han generado la idea y el plan de negocio.
Fueron a desguaces y se cargaron de puertas y capós. Para la confección del prototipo, recurrieron a un artesano del metal que tiró de pericia manual para crear un cuadro fiable y resistente. El problema es que se corrió la voz y la demanda aumentó de manera imprevista. «Tmás de 200 reservas en las primeras 48 horas». Eso les ha obligado a tirar de un proceso más industrial para seguir generando los suficientes cuadros como para satisfacer la demanda.
La fabricación en serie se detiene ahí ya que el resto del proceso vuelve al ámbito artesano. Cada Bicycled será diferente. «Los detalles siempre van a ser acabados a mano por bicicleteros de toda la vida. Ese es otro punto fuerte de este proyecto: traer de vuelta el encanto de las bicis hechas por expertos artesanos», cuenta el responsable de la iniciativa. Así, se customizarán con viejos intermitentes, correas de transmisión que harán el papel de cadena o tapicerías para los sillines.
El precio de venta está por definir, así como el número de unidades que se van a fabricar. Sin embargo, Gómez Cal dice que «viendo la respuesta de la gente, tenemos muchas esperanzas puestas en la viabilidad de Bicycled».
screenshot2
bi1
¡Gracias a @caraminarro y @Doble_fila por la pista!

Compártelo twitter facebook whatsapp
El metro de Nueva York es pura fauna
El arquitecto que declaró la guerra a las líneas
Llevamos siete años dejando en blanco la portada de febrero
Graffitis de agua y luz
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Pues me parece perfecto. Por fin están empezando a cambiar muchas cosas de nuestra vida y ésta me parece sobre todo RESPONSABLE. Yo me apunto para conseguir una, y será un regalito…

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *