19 de noviembre 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Las letras del alfabeto en almohadones

19 de noviembre 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Typies nacieron pequeñas. Del tamaño de algo más de un palmo. Pero, como ocurre con los humanos, en unos meses han crecido. Ahora triplican su tamaño inicial. La A, la B, la C y así hasta la Z se han convertido en almohadones esponjosos hechos a mano por la portuguesa Soraia Balelo.

Las nuevas typies salieron por Barcelona y, con la ayuda del estudio Hungry Castle, recorrieron la ciudad. El equipo pidió a varias personas que pasaban por la calle si querían posar con ellas y formar un alfabeto visual. Es su forma de celebrar el lanzamiento de typies: lanzándolas por toda la ciudad.

Este es el vídeo que muestra la historia de esos individuos que se encontraron con las letras y las hicieron volar.

 

 

 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Typies nacieron pequeñas. Del tamaño de algo más de un palmo. Pero, como ocurre con los humanos, en unos meses han crecido. Ahora triplican su tamaño inicial. La A, la B, la C y así hasta la Z se han convertido en almohadones esponjosos hechos a mano por la portuguesa Soraia Balelo.

Las nuevas typies salieron por Barcelona y, con la ayuda del estudio Hungry Castle, recorrieron la ciudad. El equipo pidió a varias personas que pasaban por la calle si querían posar con ellas y formar un alfabeto visual. Es su forma de celebrar el lanzamiento de typies: lanzándolas por toda la ciudad.

Este es el vídeo que muestra la historia de esos individuos que se encontraron con las letras y las hicieron volar.

 

 

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Soy un padreabuelo que le limpia la caca a su hijo mientras ve cómo se mea encima su abuelo
Cardiogramas colectivos que muestran cómo perciben los vecinos sus barrios
Los 6 post más vistos de la semana
Buba Viedma: «Nunca firmaría un trabajo que no fuese capaz de defender»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad