fbpx
BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
17 de noviembre 2015    /   BRANDED CONTENT
 

Bkie, la comunidad para los biciclistas

17 de noviembre 2015    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Las cifras que el sector de la bicicleta ha alcanzado en España en los últimos años son mareantes. Según se dijo en la primera feria de emprendedores del sector, Bicity.org, celebrada en Madrid a principios de 2015, ya se venden más vehículos de dos ruedas a pedales que coches y, si se duplicase su uso como medio de transporte, se podrían generar más de 36.000 nuevos empleos. No es moco de pavo.
Como buen ecosistema en auge, surgen a su alrededor starts ups y empresas. Una de estas nuevas compañías es Bkie, una aplicación para la compra y venta de bicis y componentes de segunda mano entre ciclistas. El hecho de que sea entre, por y para amantes de las dos ruedas permite que el grado de especialización y preguntas entre usuarios sea elevado.
imagen bkie
Es decir, como todos son unos locos de lo suyo, pueden preguntarse entre ellos detalles técnicos sabiendo de lo que hablan, incluso probar los vehículos en venta antes de lanzarse a por ellos. Una de las características principales del sistema es el sistema de geolocalización, que muestra a los usuarios más cercanos.
Esto permite una de las grandes características de esta aplicación, según sus creadores: la creación de comunidad y la interacción entre personas con gustos afines. Aunque se puede comerciar con bicis en decenas de plataformas, este amor compartido es un valor añadido. Esa es la idea que tuvo Marc Borrel, su fundador, cuando tras intentar comprar una bicicleta de segunda mano en una de esas webs para cualquier cosa, decidió montar una propia donde los usuarios supieran de qué hablaban.
Los datos, de momento, le avalan. Según publica Hipertextual, en los primeros meses lograron 100.000 descargas y un inventario de objetos en venta por valor de 2,5 millones de euros. Hasta ahora, Bkie lleva dos premios en su mochila, StartupBit Baleares e IMPACT, y forma parte de una nueva clasificación de empresas creadas específicamente para ciclistas, que ofrecen servicios como las bicis inrobables o las plataformas colaborativas para compartirlas.

Las cifras que el sector de la bicicleta ha alcanzado en España en los últimos años son mareantes. Según se dijo en la primera feria de emprendedores del sector, Bicity.org, celebrada en Madrid a principios de 2015, ya se venden más vehículos de dos ruedas a pedales que coches y, si se duplicase su uso como medio de transporte, se podrían generar más de 36.000 nuevos empleos. No es moco de pavo.
Como buen ecosistema en auge, surgen a su alrededor starts ups y empresas. Una de estas nuevas compañías es Bkie, una aplicación para la compra y venta de bicis y componentes de segunda mano entre ciclistas. El hecho de que sea entre, por y para amantes de las dos ruedas permite que el grado de especialización y preguntas entre usuarios sea elevado.
imagen bkie
Es decir, como todos son unos locos de lo suyo, pueden preguntarse entre ellos detalles técnicos sabiendo de lo que hablan, incluso probar los vehículos en venta antes de lanzarse a por ellos. Una de las características principales del sistema es el sistema de geolocalización, que muestra a los usuarios más cercanos.
Esto permite una de las grandes características de esta aplicación, según sus creadores: la creación de comunidad y la interacción entre personas con gustos afines. Aunque se puede comerciar con bicis en decenas de plataformas, este amor compartido es un valor añadido. Esa es la idea que tuvo Marc Borrel, su fundador, cuando tras intentar comprar una bicicleta de segunda mano en una de esas webs para cualquier cosa, decidió montar una propia donde los usuarios supieran de qué hablaban.
Los datos, de momento, le avalan. Según publica Hipertextual, en los primeros meses lograron 100.000 descargas y un inventario de objetos en venta por valor de 2,5 millones de euros. Hasta ahora, Bkie lleva dos premios en su mochila, StartupBit Baleares e IMPACT, y forma parte de una nueva clasificación de empresas creadas específicamente para ciclistas, que ofrecen servicios como las bicis inrobables o las plataformas colaborativas para compartirlas.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Costa Dulce, en Orellana la Vieja: la playa extremeña que no es una playa
El bluetooth más elitista de Novero
Tú también puedes crear una lengua
Lo mejor que le puede pasar a un ‘tetrabrik’
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *