fbpx
3 de enero 2018    /   CINE/TV
por
 

Black Mirror (4×02): ‘Arkangel’, el error de proteger a los hijos en exceso

3 de enero 2018    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El control digital de las personas por parte de las autoridades es un tema recurrente de la ciencia ficción. Un mundo feliz, 1984, Minority Report… El villano toma la forma de estricto funcionario que es un auténtico creyente del control. Hay una rápida conexión del público con el héroe o la heroína cuya privacidad es invadida, y su libertad de movimiento y pensamiento restringida.

El guionista Charlie Brooker sugiere con Arkangel (Black Mirror 4×02) que no es necesario ser un funcionario de un gobierno maligno para usar la tecnología de vigilancia de forma inadecuada. La protagonista es una madre corriente con buenas intenciones. Una enfermera que vive en un barrio corriente de casas bajas en un probable futuro reciente. La precariedad de la periferia convive con pantallas transparentes y móviles apenas más gruesos que una hoja de papel.

La furgoneta negra sin matrícula desconcierta, pero contribuye a remarcar el tono de un futuro oscuro. El conjunto nos resulta cercano. Así el episodio que dirige Jodie Foster se convierte en una llamada de atención al presente, al público de Black Mirror.

Realmente Charlie Brooker no critica el atávico sentimiento maternal. Critica los métodos. La madre elude el diálogo con la hija y toma medidas sin consultar. Todo para la hija pero sin la hija.

Charlie Brooker parece decir a los padres de hoy: tú, que temes ser espiado, controlado por el gobierno, ¿crees que haces lo correcto con tus hijos?

La enfermera representa a millones de padres que en los últimos años ha provocado, con su demanda, el aumento de la tecnología de vigilancia familiar. Hay pequeños monitorizados por GPS a través de móviles y pulseras. Los padres ven en sus móviles lo que ven sus hijos ven en internet en sus tablets.

Las noticias de sucesos contribuyen al alarmismo: niños secuestrados, asesinados, violados. Por esto el episodio crea una rápida identificación con la madre cuando la pequeña desaparece. Probar el programa Arkangel parece lógico. Pero Brooker expone sus contraindicaciones en la misma escena: es una tecnología invasiva que puede adulterar la realidad del menor.

La historia discurre como un drama griego. La lección sobre Edipo remarca el tono. Como en la tragedia de Sófocles —como en cualquier otra obra griega— el drama crece cuanto más intenta el protagonista alejarse de él. La madre comete el error en dos momentos (aquí hay simetría de argumento):

  1. Durante la infancia de la hija: cuanto más quiere la madre proteger a la hija de la realidad más vulnerable la vuelve.
  2. Durante la adolescencia de la hija: cuanto más quiere la madre mantener a la hija de lo que considera peligro más la aleja de sí.

Así la niña llega a la preadolescencia ignorando lo feo y lo peligroso del mundo. La pequeña no sabe qué es un perro ladrador. No percibe la violencia. No conoce el lenguaje ofensivo. No sabe qué es la sangre. Con la pixelación de la realidad que lleva a cabo la madre, Brooker critica a los padres de nuestro tiempo que pretender mantener a sus hijos en una burbuja de irrealidad.

La conversación entre la enfermera y su padre (el abuelo de la pequeña) es clarificadora:

ABUELO: Recuerdo cuando abríamos la puerta y dejábamos a los niños vivir.

MADRE: Y yo recuerdo partirme el brazo porque no pusiste una valla.

ABUELO: ¿Y cómo tienes el brazo ahora?

MADRE (mostrando ofensiva el dedo corazón): Parece que bien.

La enfermera representa a quienes fueron niños en los 70 y los 80.

Niños y niñas que sobrevivieron en el siglo pasado a las caídas, el huevo batido con coñac contra el resfriado y la información tergiversada sobre sexo. Ahora, estos niños, ya adultos, se han reconvertido en padres hiperprotectores que apartan en lo posible a sus hijos de la realidad. Llama la atención que el abuelo muera fuera de cámara. ¿Cómo vivió la pequeña el momento?

Brooker no muestra una clara oposición al control parental. Su propuesta plantea dudas: ¿Hasta qué edad deben ser tecnovigilados los hijos? ¿Dónde están los límites? Lo que Brooker critica es el comportamiento humano. El fácil acceso a tecnologías que aún no hemos asimilado. Realmente, si nuestros padres y abuelos hubieran contado con tales artilugios, los hubieran utilizado.

Arkangel no es una historia de buenos y malos: es una historia de decisiones erróneas y de falta de entendimiento entre generaciones.

El control digital de las personas por parte de las autoridades es un tema recurrente de la ciencia ficción. Un mundo feliz, 1984, Minority Report… El villano toma la forma de estricto funcionario que es un auténtico creyente del control. Hay una rápida conexión del público con el héroe o la heroína cuya privacidad es invadida, y su libertad de movimiento y pensamiento restringida.

El guionista Charlie Brooker sugiere con Arkangel (Black Mirror 4×02) que no es necesario ser un funcionario de un gobierno maligno para usar la tecnología de vigilancia de forma inadecuada. La protagonista es una madre corriente con buenas intenciones. Una enfermera que vive en un barrio corriente de casas bajas en un probable futuro reciente. La precariedad de la periferia convive con pantallas transparentes y móviles apenas más gruesos que una hoja de papel.

La furgoneta negra sin matrícula desconcierta, pero contribuye a remarcar el tono de un futuro oscuro. El conjunto nos resulta cercano. Así el episodio que dirige Jodie Foster se convierte en una llamada de atención al presente, al público de Black Mirror.

Realmente Charlie Brooker no critica el atávico sentimiento maternal. Critica los métodos. La madre elude el diálogo con la hija y toma medidas sin consultar. Todo para la hija pero sin la hija.

Charlie Brooker parece decir a los padres de hoy: tú, que temes ser espiado, controlado por el gobierno, ¿crees que haces lo correcto con tus hijos?

La enfermera representa a millones de padres que en los últimos años ha provocado, con su demanda, el aumento de la tecnología de vigilancia familiar. Hay pequeños monitorizados por GPS a través de móviles y pulseras. Los padres ven en sus móviles lo que ven sus hijos ven en internet en sus tablets.

Las noticias de sucesos contribuyen al alarmismo: niños secuestrados, asesinados, violados. Por esto el episodio crea una rápida identificación con la madre cuando la pequeña desaparece. Probar el programa Arkangel parece lógico. Pero Brooker expone sus contraindicaciones en la misma escena: es una tecnología invasiva que puede adulterar la realidad del menor.

La historia discurre como un drama griego. La lección sobre Edipo remarca el tono. Como en la tragedia de Sófocles —como en cualquier otra obra griega— el drama crece cuanto más intenta el protagonista alejarse de él. La madre comete el error en dos momentos (aquí hay simetría de argumento):

  1. Durante la infancia de la hija: cuanto más quiere la madre proteger a la hija de la realidad más vulnerable la vuelve.
  2. Durante la adolescencia de la hija: cuanto más quiere la madre mantener a la hija de lo que considera peligro más la aleja de sí.

Así la niña llega a la preadolescencia ignorando lo feo y lo peligroso del mundo. La pequeña no sabe qué es un perro ladrador. No percibe la violencia. No conoce el lenguaje ofensivo. No sabe qué es la sangre. Con la pixelación de la realidad que lleva a cabo la madre, Brooker critica a los padres de nuestro tiempo que pretender mantener a sus hijos en una burbuja de irrealidad.

La conversación entre la enfermera y su padre (el abuelo de la pequeña) es clarificadora:

ABUELO: Recuerdo cuando abríamos la puerta y dejábamos a los niños vivir.

MADRE: Y yo recuerdo partirme el brazo porque no pusiste una valla.

ABUELO: ¿Y cómo tienes el brazo ahora?

MADRE (mostrando ofensiva el dedo corazón): Parece que bien.

La enfermera representa a quienes fueron niños en los 70 y los 80.

Niños y niñas que sobrevivieron en el siglo pasado a las caídas, el huevo batido con coñac contra el resfriado y la información tergiversada sobre sexo. Ahora, estos niños, ya adultos, se han reconvertido en padres hiperprotectores que apartan en lo posible a sus hijos de la realidad. Llama la atención que el abuelo muera fuera de cámara. ¿Cómo vivió la pequeña el momento?

Brooker no muestra una clara oposición al control parental. Su propuesta plantea dudas: ¿Hasta qué edad deben ser tecnovigilados los hijos? ¿Dónde están los límites? Lo que Brooker critica es el comportamiento humano. El fácil acceso a tecnologías que aún no hemos asimilado. Realmente, si nuestros padres y abuelos hubieran contado con tales artilugios, los hubieran utilizado.

Arkangel no es una historia de buenos y malos: es una historia de decisiones erróneas y de falta de entendimiento entre generaciones.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Se mascaba la tragedia: los vídeos del viernes
Aquí sí se puede copiar
The big bang theory: los hombres nunca cambian
Lo que esconden los créditos de ‘Sharp Objects’ (Heridas abiertas)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Mucha gente ha criticado este capítulo por considerarlo exagerado e irreal, pero estan muy equivocados. Como sobreviviente de abuso les puedo decir que la realidad siempre supera la ficción, no hay razón lógica detrás de un comportamiento como el que muestra la madre contra su hija en el capítulo, la misma madre a veces amorosa y protectora se convierta en un ser mezquino y cruel que te roba la libertad y husmea en tu intimidad sin ninguna razón. Yo era una hija modelo, buenas calificaciones, hacendosa en casa, obediente en todo, pero eso no basta para ese perfil de madre, y tristemente no necesitan una tableta para enterarse de las cosas que hacen, a veces hurgan en la basura, leen tu diario, te humillan, te sobajan terminan por controlar tu mente y tu espíritu, al final basta una mirada para que obedezcas. Pero todo tiene un límite, al igual que la chica del capítulo me escapé de la casa sin nada mas que mis ansias de libertad y al igual que la madre de Arkangel mi madre lloró por meses mi ausencia. Esas heridas no son fáciles de sanar y mucho menos de explicar porque la gente no te cree, te dicen que estás exagerando, que estás loca que ninguna madre puede ser así de loca pero creanme que si las hay que las situaciones que muestra el capítulo sí suceden aunque parezca absurdo.

  • La historia de mi vida. Mi madre me leía el diario. Hizo de mi adolescencia un puto infierno. Hasta los 40 no me di cuenta de lo que me había condicionado mi vida.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies