fbpx
7 de marzo 2017    /   ENTRETENIMIENTO
por
fotografia  Víctor Lax

Las imágenes de bodas ya no son «la prima fea» de la fotografía

7 de marzo 2017    /   ENTRETENIMIENTO     por        fotografia  Víctor Lax
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La escena se convirtió en un tópico: visita a la casa de una pareja de recién casados. Antes de la temible inminente proyección del vídeo de la luna de miel vamos entonándonos con las fotos de la boda. Estas, al menos, fueron tomadas por un profesional. Aunque no por eso dejaban de ser menos típicas y anodinas.

En aquel entonces nadie se esperaba sorpresa alguna al abrir el álbum: novios entrando a la ceremonia con sus respectivos padrinos, mirándose mutuamente con ternura en un lugar emblemático de la ciudad, partiendo la tarta con una espada… ¿Dónde quedaba la originalidad?

Fue esa falta de creatividad y, en muchos casos, de calidad lo que motivó que su propio sector no mirara con demasiados buenos ojos a este tipo de fotografía: «Ha estado denostada por el propio gremio durante años. Era la prima fea de la fotografía, era de tercera, el fondo del pozo a los que los fotógrafos no querían llegar», cuenta Andrés Parro, director del portal Unionwep y director de Photo Forum, evento que se celebrará en Barcelona del 16 al 18 marzo.

A él asistirá, entre otros, Victor Lax. El zaragozano fue proclamado recientemente como el mejor fotógrafo en el campo de la fotografía social por la web Fearless. Para Lax, el sector en el que trabaja ha cambiado en los últimos tiempos: «Aquella fotografía de calidad cuestionable se hizo en un contexto distinto al actual. Posiblemente muchos compañeros (incluido yo) que llegamos a hacer alguna vez fotos de ese estilo fue porque no nos planteábamos qué tipo de fotógrafos éramos ni el porqué de nuestras fotos. No todo vale, y menos ahora. En aquella época se creía que aquellas fotos era lo que supuestamente “había que hacer” y eso fue el gran error».

victorlax-3

La percepción de los fotógrafos de su propio trabajo ha cambiado. Pero también lo ha hecho el cliente: «Han sido los novios los que han puesto todo en su sitio», asegura Lax.

Parro coincide en que ahora los que contratan a un fotógrafo para su boda tienen más criterio que hace 10 años («tienen cultura visual, entienden de técnica de composición, ¡algunos saben qué es un RAW!»). Por eso, a quien sigue haciendo fotos como hace 10 o 15 años, «no le marginan, se automargina».

victorlax-6    captura-de-pantalla-2017-03-08-a-las-11-09-55

victorlax-2

Lax, incluso, asemeja la situación por la que atraviesa esta industria con la de la alta cocina: «Está experimentando una revolución similar. Existen ya parejas que buscan a su propio chef fotográfico porque no se imaginan a otra persona fotografiando su boda. El estilo, el discurso y la interpretación que cada fotógrafo hace de las imágenes convierte a este tipo de fotografía en un producto en alza».

La típica foto «del novio apoyado en un árbol» ya no vale. Ahora la boda se entiende como «una historia que está ocurriendo» y que el fotógrafo tienen que cubrir con un reportaje. «No se le puede escapar la lágrima de la madre de la novia, tiene que aprovechar los contrastes, captar las emociones y la velocidad a la que ocurre todo». Y para eso no sirven las poses convencionales. «Ni el flash directo ni el f8 para que todo el mundo salga enfocado. Eso lo hace cualquiera. Aunque son clichés que todavía pesan y que saltan de vez en cuando al pensar en fotos de boda».

Algo ha cambiado en este tipo de fotos, en opinión de Parro, y en eso han tenido mucho que ver eventos como el que se celebrará próximamente en Barcelona. «Muchos  veteranos del gremio asisten con animo de reciclar su estilo de hacer algo nuevo, de hacer lo que el cliente le pide, nuevas técnicas, procesado…».

Aunque en encuentros como este no sólo se aprenden nuevas técnicas. «Hoy no es suficiente con ser un buen fotógrafo. El que piense que va a ganar dinero de forma rápida se equivoca. Es necesario tener conocimientos de marketing, de redes sociales, atención al cliente… En definitiva, es necesario crear tu marca porque hoy es fácil hacer una gran foto. Lo difícil es venderla».

victorlax-7

captura-de-pantalla-2017-03-08-a-las-11-10-50

captura-de-pantalla-2017-03-08-a-las-11-09-35

victorlax-4

victorlax-5

La escena se convirtió en un tópico: visita a la casa de una pareja de recién casados. Antes de la temible inminente proyección del vídeo de la luna de miel vamos entonándonos con las fotos de la boda. Estas, al menos, fueron tomadas por un profesional. Aunque no por eso dejaban de ser menos típicas y anodinas.

En aquel entonces nadie se esperaba sorpresa alguna al abrir el álbum: novios entrando a la ceremonia con sus respectivos padrinos, mirándose mutuamente con ternura en un lugar emblemático de la ciudad, partiendo la tarta con una espada… ¿Dónde quedaba la originalidad?

Fue esa falta de creatividad y, en muchos casos, de calidad lo que motivó que su propio sector no mirara con demasiados buenos ojos a este tipo de fotografía: «Ha estado denostada por el propio gremio durante años. Era la prima fea de la fotografía, era de tercera, el fondo del pozo a los que los fotógrafos no querían llegar», cuenta Andrés Parro, director del portal Unionwep y director de Photo Forum, evento que se celebrará en Barcelona del 16 al 18 marzo.

A él asistirá, entre otros, Victor Lax. El zaragozano fue proclamado recientemente como el mejor fotógrafo en el campo de la fotografía social por la web Fearless. Para Lax, el sector en el que trabaja ha cambiado en los últimos tiempos: «Aquella fotografía de calidad cuestionable se hizo en un contexto distinto al actual. Posiblemente muchos compañeros (incluido yo) que llegamos a hacer alguna vez fotos de ese estilo fue porque no nos planteábamos qué tipo de fotógrafos éramos ni el porqué de nuestras fotos. No todo vale, y menos ahora. En aquella época se creía que aquellas fotos era lo que supuestamente “había que hacer” y eso fue el gran error».

victorlax-3

La percepción de los fotógrafos de su propio trabajo ha cambiado. Pero también lo ha hecho el cliente: «Han sido los novios los que han puesto todo en su sitio», asegura Lax.

Parro coincide en que ahora los que contratan a un fotógrafo para su boda tienen más criterio que hace 10 años («tienen cultura visual, entienden de técnica de composición, ¡algunos saben qué es un RAW!»). Por eso, a quien sigue haciendo fotos como hace 10 o 15 años, «no le marginan, se automargina».

victorlax-6    captura-de-pantalla-2017-03-08-a-las-11-09-55

victorlax-2

Lax, incluso, asemeja la situación por la que atraviesa esta industria con la de la alta cocina: «Está experimentando una revolución similar. Existen ya parejas que buscan a su propio chef fotográfico porque no se imaginan a otra persona fotografiando su boda. El estilo, el discurso y la interpretación que cada fotógrafo hace de las imágenes convierte a este tipo de fotografía en un producto en alza».

La típica foto «del novio apoyado en un árbol» ya no vale. Ahora la boda se entiende como «una historia que está ocurriendo» y que el fotógrafo tienen que cubrir con un reportaje. «No se le puede escapar la lágrima de la madre de la novia, tiene que aprovechar los contrastes, captar las emociones y la velocidad a la que ocurre todo». Y para eso no sirven las poses convencionales. «Ni el flash directo ni el f8 para que todo el mundo salga enfocado. Eso lo hace cualquiera. Aunque son clichés que todavía pesan y que saltan de vez en cuando al pensar en fotos de boda».

Algo ha cambiado en este tipo de fotos, en opinión de Parro, y en eso han tenido mucho que ver eventos como el que se celebrará próximamente en Barcelona. «Muchos  veteranos del gremio asisten con animo de reciclar su estilo de hacer algo nuevo, de hacer lo que el cliente le pide, nuevas técnicas, procesado…».

Aunque en encuentros como este no sólo se aprenden nuevas técnicas. «Hoy no es suficiente con ser un buen fotógrafo. El que piense que va a ganar dinero de forma rápida se equivoca. Es necesario tener conocimientos de marketing, de redes sociales, atención al cliente… En definitiva, es necesario crear tu marca porque hoy es fácil hacer una gran foto. Lo difícil es venderla».

victorlax-7

captura-de-pantalla-2017-03-08-a-las-11-10-50

captura-de-pantalla-2017-03-08-a-las-11-09-35

victorlax-4

victorlax-5

Compártelo twitter facebook whatsapp
Desolación fotografiada con belleza
Estos niños crecen sin tecnología
El origen de los dichos: Tomar las de Villadiego
La cara orgánica del pop de masas o cuando los indies escuchan los 40
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • Lax es un cracx, jeje, yo lo sigo desde hace tiempo y no hay duda de que la fotografía de boda tiene dos ligas, y todos se quieren apuntar a ser artistas pero pocos dan la talla.

  • Es cierto que antes de los nuevos enfoques en fotografía de bodas esta era “la prima fea”, quizás el fotoperiodismo de bodas es un extremo muy extremo todavía. Me explico: no son pocos los padres que no ven con buenos ojos que no se hagan las fotos posando y con las formalidades que se hicieron sus fotos de boda en su época. El fotoperiodismo de bodas como tal quizás es irse al otro lado de esa cara. Creo que, por lo menos en la actualidad, el enfoque naturalista y “sin posados” es el término medio adecuado: permite disfrutar de la boda y ver imágenes naturales, pero sin llevarlo al extremo de lo que puede generar el fotoperiodismo, entendido como el paso de la estética de los fotógrafos de la agencia Magnum a un espectador que no tiene cultura visual y que puede no esperar un resultado así.
    Otra cosa es si el cliente ha estudiado perfectamente el estilo y es consciente de cómo trabajará el fotógrafo.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *