29 de julio 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Body Branding: una alternativa sado al tatuaje

29 de julio 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hasta hace poco era un modo de marcar a los esclavos. Hoy es considerado una forma de decorar la piel. El body branding se está convirtiendo en una alternativa al tatuaje. La diferencia es que el dibujo no lo hace la tinta. Lo produce una honda cicatriz.
La técnica consiste en dibujar un diseño sobre la piel y pasar por el contorno un metal tan frío o caliente que acabe produciendo una quemadura. Después pasarán los días y la herida irá cicatrizando. Al cabo de unos doce meses podrá verse el dibujo en el estilo arbitrario que el cuerpo haya reparado el daño causado.
«El body branding está ganando popularidad, pero conlleva un gran riesgo. Las personas que lo realizan sobre su piel porque lo han visto en otros cuerpos están en peligro de hacerse daños irreparables», indican en la web especializada en decoración corporal Skin Artists. «Muchos de los materiales que utilizan contienen niquel. Este elemento puede entrar en la piel y provocar graves infecciones».
El asunto del body branding ha saltado a algunos medios de comunicación anglosajones después de que Channel 4 emitiera un reportaje sobre modificación del cuerpo.
The Independent plantea en un artículo la legalidad de esta forma de decoración corporal. La publicación relata el caso de una mujer que, en 1997, pidió a su marido que le dibujara una «W» en el culo con un cuchillo ardiendo. El hombre complació a su esposa y le hizo la marca de la letra en una de sus nalgas. A los pocos días la herida se infectó y la mujer acudió al médico. El doctor, alarmado, llamó a la policía y el esposo fue juzgado por provocar daños a su pareja. El caso acabó en condena, pero, según el diario británico, fue recurrido y el nuevo magistrado consideró que el hombre solo estaba ayudando a su mujer a hacerse un «adorno personal».
body branding
body branding
Imágenes de licencia CC.

Hasta hace poco era un modo de marcar a los esclavos. Hoy es considerado una forma de decorar la piel. El body branding se está convirtiendo en una alternativa al tatuaje. La diferencia es que el dibujo no lo hace la tinta. Lo produce una honda cicatriz.
La técnica consiste en dibujar un diseño sobre la piel y pasar por el contorno un metal tan frío o caliente que acabe produciendo una quemadura. Después pasarán los días y la herida irá cicatrizando. Al cabo de unos doce meses podrá verse el dibujo en el estilo arbitrario que el cuerpo haya reparado el daño causado.
«El body branding está ganando popularidad, pero conlleva un gran riesgo. Las personas que lo realizan sobre su piel porque lo han visto en otros cuerpos están en peligro de hacerse daños irreparables», indican en la web especializada en decoración corporal Skin Artists. «Muchos de los materiales que utilizan contienen niquel. Este elemento puede entrar en la piel y provocar graves infecciones».
El asunto del body branding ha saltado a algunos medios de comunicación anglosajones después de que Channel 4 emitiera un reportaje sobre modificación del cuerpo.
The Independent plantea en un artículo la legalidad de esta forma de decoración corporal. La publicación relata el caso de una mujer que, en 1997, pidió a su marido que le dibujara una «W» en el culo con un cuchillo ardiendo. El hombre complació a su esposa y le hizo la marca de la letra en una de sus nalgas. A los pocos días la herida se infectó y la mujer acudió al médico. El doctor, alarmado, llamó a la policía y el esposo fue juzgado por provocar daños a su pareja. El caso acabó en condena, pero, según el diario británico, fue recurrido y el nuevo magistrado consideró que el hombre solo estaba ayudando a su mujer a hacerse un «adorno personal».
body branding
body branding
Imágenes de licencia CC.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una serie fotográfica de personas a las que el paro ha dejado ‘colgadas’
La mirada fotográfica de un ciego
El origen de los dichos: Estar a la cuarta pregunta
«La crisis es de las empresas. No del periodismo»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad