28 de agosto 2013    /   CIENCIA
por
 

BOINC: pon tu smartphone al servicio de la ciencia

28 de agosto 2013    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

De vez en cuando conviene pararse a pensar un poco en lo que todo este mundo de las apps significa para, al menos, entrever el tremendo potencial y los cambios sociológicos que de aquí pueden surgir. Para ello, basta con apartar la vista un poco del lado más frívolo de las apps (entretenimiento, juegos, distracción… muy útiles por otra parte), y pensar un ratos en términos de Humanidad, de cómo, si Internet lo ha cambiado todo, las apps y los móviles van a redefinir nuestros comportamientos y costumbres para siempre.

Pensaba en esto mientras descubría, vía nuestro colaborador en Atrappo Yago Rosa, la app BOINC, de carácter altruista y colaborativo. BOINC (Berkeley Open Infrastructure for Network Computing) es una app enfocada a colaborar en proyectos científicos, poniendo a disposición de éstos nuestro móvil o, mejor dicho, la potencia y capacidad del mismo que no consumimos.

En realidad, como es lógico, el proyecto es abierto a todo tipo de dispositivos, no sólo smartphones. La lógica del asunto es que el tiempo que no estamos usando el ordenador supone un recurso potencial desperdiciado que puede ser aprovechado por la comunidad científica para sacar adelante multitud de proyectos.

Boinc es un proyecto de la Universidad de California, que básicamente hace de enlace entre los proyectos científicos que buscan esa “energía” extra y nosotros, los donantes. Algo así como un crowdfunding de potencia computacional. Podremos elegir entre los muchos proyectos científicos en curso. Para ello, cada proyecto explicará sus metas y sus métodos, y a qué campos se aplican. Así, encontraremos trabajos enfocados a la astrofísica, astronomía, la medicina, químicas, matemáticas…

7xkh

Veamos un ejemplo. A día de hoy, cuando entramos en la app, nos encontramos al menos cuatro proyectos con los que colaborar. Elegimos el así llamado Einstein@Home. En la descripción se nos explica que con nuestra ayuda ellos tratan de detectar signos astrofísicos provenientes de estrellas de neutrones, y que, en los últimos años, se han descubierto ya 3 docenas de ellas gracias a la colaboración computacional de nuestros móviles.

Una vez sabido esto, no hay mucho que hacer. Nuestro móvil comenzará a trabajar por su cuenta (nos pedirá que esté enchufado y conectado a la red). Podremos ver algunas fotos del proyecto (en este caso, del espacio, siempre espectaculares), y en la pestaña de “Tareas” ver el proceso en el que está trabajando el móvil en ese momento.

Esto es más o menos BOINC, una red de colaboración científica desinteresada, y un ejemplo de cómo la tecnología doméstica y la interconectividad puede hacer del mundo un lugar mejor. Sólo hay que, de vez en cuando, pararse a pensarlo.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

De vez en cuando conviene pararse a pensar un poco en lo que todo este mundo de las apps significa para, al menos, entrever el tremendo potencial y los cambios sociológicos que de aquí pueden surgir. Para ello, basta con apartar la vista un poco del lado más frívolo de las apps (entretenimiento, juegos, distracción… muy útiles por otra parte), y pensar un ratos en términos de Humanidad, de cómo, si Internet lo ha cambiado todo, las apps y los móviles van a redefinir nuestros comportamientos y costumbres para siempre.

Pensaba en esto mientras descubría, vía nuestro colaborador en Atrappo Yago Rosa, la app BOINC, de carácter altruista y colaborativo. BOINC (Berkeley Open Infrastructure for Network Computing) es una app enfocada a colaborar en proyectos científicos, poniendo a disposición de éstos nuestro móvil o, mejor dicho, la potencia y capacidad del mismo que no consumimos.

En realidad, como es lógico, el proyecto es abierto a todo tipo de dispositivos, no sólo smartphones. La lógica del asunto es que el tiempo que no estamos usando el ordenador supone un recurso potencial desperdiciado que puede ser aprovechado por la comunidad científica para sacar adelante multitud de proyectos.

Boinc es un proyecto de la Universidad de California, que básicamente hace de enlace entre los proyectos científicos que buscan esa “energía” extra y nosotros, los donantes. Algo así como un crowdfunding de potencia computacional. Podremos elegir entre los muchos proyectos científicos en curso. Para ello, cada proyecto explicará sus metas y sus métodos, y a qué campos se aplican. Así, encontraremos trabajos enfocados a la astrofísica, astronomía, la medicina, químicas, matemáticas…

7xkh

Veamos un ejemplo. A día de hoy, cuando entramos en la app, nos encontramos al menos cuatro proyectos con los que colaborar. Elegimos el así llamado Einstein@Home. En la descripción se nos explica que con nuestra ayuda ellos tratan de detectar signos astrofísicos provenientes de estrellas de neutrones, y que, en los últimos años, se han descubierto ya 3 docenas de ellas gracias a la colaboración computacional de nuestros móviles.

Una vez sabido esto, no hay mucho que hacer. Nuestro móvil comenzará a trabajar por su cuenta (nos pedirá que esté enchufado y conectado a la red). Podremos ver algunas fotos del proyecto (en este caso, del espacio, siempre espectaculares), y en la pestaña de “Tareas” ver el proceso en el que está trabajando el móvil en ese momento.

Esto es más o menos BOINC, una red de colaboración científica desinteresada, y un ejemplo de cómo la tecnología doméstica y la interconectividad puede hacer del mundo un lugar mejor. Sólo hay que, de vez en cuando, pararse a pensarlo.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
MasScience: Ciencia para todos (sobre todo para los más jóvenes)
Una campaña en Facebook multiplica por 21 en un día los donantes de órganos
Se acabó el romanticismo azaroso
Cómo hacerle bien el humor a la ciencia
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies