31 de mayo 2010    /   BUSINESS
por
 

BP | ¿Alguien tiene una idea?

31 de mayo 2010    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

bp

BP necesita ayuda. O al menos, BP está solicitando ayuda, la necesite o no. La compañía petrolera, responsable de la catástrofe ecológica más importante de Estados Unidos, ha recurrido al crowdsourcing para poner fin a la desastrosa fuga de crudo en el golfo de México.

Muchos millones de dólares después, tras intentar cerrar el escape con una campana de hormigón gigante, mientras se intenta sellar la rotura mediante el corte los tubos y la colocación de una campana de hormigón más pequeña, BP pide ayuda a cualquiera que tenga una idea a través de su propia página web.

El crowdsourcing es algo que puede aportar mucho valor a un proyecto y a su ejecución. Puede aportar puntos de vista que pasarían desapercibidos de otra manera y hacen brotar ideas que están muy próximas al gusto de los consumidores o usuarios. Incluso, como herramienta de marketing, puede hacer que la imagen de una compañía sea restaurada de manera casi total como ocurrió en el caso de Domino’s Pizza.

En este caso, sin embargo, decir al mundo que los especialistas que trabajan para la empresa no saben cómo salir de este atolladero no parece lo más adecuado. Confiar la estrategia de actuación, tanto la técnica como la de comunicación a lo que los ciudadanos tengan a bien sugerir es motivo más que suficiente para que el gobierno de Estados Unidos comience a replantearse algunas cosas.

Unos trozos de mozzarella en la nariz no son equiparables a un vertido que amenaza con afectar a varias generaciones de habitantes del sur de Norteamérica y, por ello, la indignación no está tardando en expandirse entre medios y ciudadanos de aquel país.

Rachel Maddow ha hecho una propuesta en su programa de la MSNBC, aunque parece que aún no ha llamado a BP para contarla. Hace 31 años, en junio de 1979 ocurrió algo muy parecido a lo que está pasando estos días. Y pasó en el mismo sitio. Se intentó poner un ‘sombrero’ al escape además de algunas otras medidas técnicas que tampoco sirvieron para mucho. La solución fue abrir otro pozo para extraer crudo suficiente como para aliviar la presión en el yacimiento y evitar así que saliese por el agujero de extracción que sufrió el accidente. Al reducirse el volumen de petróleo que se fugaba por la rotura pudieron, finalmente, sellar el escape.

Por mucho que hayan intentado ponerla en la de los ciudadanos, BP ya tiene otra vez la pelota en su tejado.

Vía NYC The Blog

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

bp

BP necesita ayuda. O al menos, BP está solicitando ayuda, la necesite o no. La compañía petrolera, responsable de la catástrofe ecológica más importante de Estados Unidos, ha recurrido al crowdsourcing para poner fin a la desastrosa fuga de crudo en el golfo de México.

Muchos millones de dólares después, tras intentar cerrar el escape con una campana de hormigón gigante, mientras se intenta sellar la rotura mediante el corte los tubos y la colocación de una campana de hormigón más pequeña, BP pide ayuda a cualquiera que tenga una idea a través de su propia página web.

El crowdsourcing es algo que puede aportar mucho valor a un proyecto y a su ejecución. Puede aportar puntos de vista que pasarían desapercibidos de otra manera y hacen brotar ideas que están muy próximas al gusto de los consumidores o usuarios. Incluso, como herramienta de marketing, puede hacer que la imagen de una compañía sea restaurada de manera casi total como ocurrió en el caso de Domino’s Pizza.

En este caso, sin embargo, decir al mundo que los especialistas que trabajan para la empresa no saben cómo salir de este atolladero no parece lo más adecuado. Confiar la estrategia de actuación, tanto la técnica como la de comunicación a lo que los ciudadanos tengan a bien sugerir es motivo más que suficiente para que el gobierno de Estados Unidos comience a replantearse algunas cosas.

Unos trozos de mozzarella en la nariz no son equiparables a un vertido que amenaza con afectar a varias generaciones de habitantes del sur de Norteamérica y, por ello, la indignación no está tardando en expandirse entre medios y ciudadanos de aquel país.

Rachel Maddow ha hecho una propuesta en su programa de la MSNBC, aunque parece que aún no ha llamado a BP para contarla. Hace 31 años, en junio de 1979 ocurrió algo muy parecido a lo que está pasando estos días. Y pasó en el mismo sitio. Se intentó poner un ‘sombrero’ al escape además de algunas otras medidas técnicas que tampoco sirvieron para mucho. La solución fue abrir otro pozo para extraer crudo suficiente como para aliviar la presión en el yacimiento y evitar así que saliese por el agujero de extracción que sufrió el accidente. Al reducirse el volumen de petróleo que se fugaba por la rotura pudieron, finalmente, sellar el escape.

Por mucho que hayan intentado ponerla en la de los ciudadanos, BP ya tiene otra vez la pelota en su tejado.

Vía NYC The Blog

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una cabaña en el bosque para cambiar el mundo
Empresas que venden pienso líquido para personas sin tiempo y con poco dinero
¿Echas de menos el mar? Yorokobu te trae el Mediterráneo
¿Es cierto que los ricos ya no son ostentosos?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • yo tengo 2:

    1-La radical: que cierren.
    2-La conservadora: que cierren el negocio del petroleo como responsabilidad para con el planeta e inviertan todos sus esfuerzos en producir energía limpia.

  • Mi contribución para dar una idea es:
    Perforen otro pozo al lado de el accidentado apuntandolo al mismo yacimiento y extraigan el remanente de gas y petroleo existente. Gracias

  • Comentarios cerrados.