fbpx
4 de mayo 2016    /   DIGITAL
por
 

Brasil se descojona sin WhatsApp

4 de mayo 2016    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Ha durado poco más de 24 horas, pero ha sido como si el mundo se acabase. Brasil se ha vuelto a quedar sin WhatsApp por una decisión de un juez de provincias, que ha dejado incomunicados y en crisis de abstinencia a más de 100 millones de ciudadanos.

La razón de esta drástica decisión reside en una misteriosa investigación antidrogas que estarían llevando a cabo en el nordeste del país y de la que no se han aportado detalles.

No es la primera vez que los brasileños se quedan sin WhatsApp. En diciembre de 2015 ocurrió lo mismo, aunque el bloqueo duró poco más de tres horas. Lo suficiente para que Mark Zuckerberg, dueño de Facebook y de WhatsApp, se cabrease públicamente.

Los brasileños han afrontado esta nueva restricción con su habitual espíritu lúdico. En un año de desastres generalizados, en el que Dilma Rousseff está a punto de perder su cargo por el proceso de destitución; el virus Zika no para de provocar víctimas, junto a la gripe H1N1; la crisis económica se ha cepillado 10 millones de empleos y el Estado de Río de Janeiro no tiene dinero ni para pagar a profesores ni a médicos, los brasileños se descojonan.

El Sensacionalista, equivalente a El Mundo Today, se ha lucido haciendo gala de un humor ácido e inteligente. Los redactores de esta web humorística se mofan de todo.

Aseguran que el juez que emitió la orden de bloqueo tenía una razón oculta y de peso. «Juez admite que perdió el episodio de Game of Thrones y bloqueó el WhatsApp para evitar spoiler».

Se ríen de la ansiedad de los usuarios. «Abrir el WhatsApp cada dos minutos no acelera la sentencia que desbloquea la  aplicación, dicen los expertos».

Se meten con la ortografía de la gente. «Sin audio de WhatsApp, miles de personas descubren que sus parejas escriben mal y piden el divorcio».

Satirizan sobre las costumbres del Brasil moderno. «Sin WhatsApp, las familias vuelven a no hablarse delante de la TV». Y ofrecen soluciones alternativas para mandar fotos de desnudos.

Y recorren incluso al aspecto religioso del asunto. «El regreso del WhatsApp en 3 días es más esperado que la resurrección de Jesús, dicen los historiadores».

Los memes en Twitter aparecieron al instante. Para Andrea, ejecutiva española afincada en Salvador de Bahia, esta enésima cíbercrisis ha demostrado que «esto es una cacicada de país bananero».

Ha durado poco más de 24 horas, pero ha sido como si el mundo se acabase. Brasil se ha vuelto a quedar sin WhatsApp por una decisión de un juez de provincias, que ha dejado incomunicados y en crisis de abstinencia a más de 100 millones de ciudadanos.

La razón de esta drástica decisión reside en una misteriosa investigación antidrogas que estarían llevando a cabo en el nordeste del país y de la que no se han aportado detalles.

No es la primera vez que los brasileños se quedan sin WhatsApp. En diciembre de 2015 ocurrió lo mismo, aunque el bloqueo duró poco más de tres horas. Lo suficiente para que Mark Zuckerberg, dueño de Facebook y de WhatsApp, se cabrease públicamente.

Los brasileños han afrontado esta nueva restricción con su habitual espíritu lúdico. En un año de desastres generalizados, en el que Dilma Rousseff está a punto de perder su cargo por el proceso de destitución; el virus Zika no para de provocar víctimas, junto a la gripe H1N1; la crisis económica se ha cepillado 10 millones de empleos y el Estado de Río de Janeiro no tiene dinero ni para pagar a profesores ni a médicos, los brasileños se descojonan.

El Sensacionalista, equivalente a El Mundo Today, se ha lucido haciendo gala de un humor ácido e inteligente. Los redactores de esta web humorística se mofan de todo.

Aseguran que el juez que emitió la orden de bloqueo tenía una razón oculta y de peso. «Juez admite que perdió el episodio de Game of Thrones y bloqueó el WhatsApp para evitar spoiler».

Se ríen de la ansiedad de los usuarios. «Abrir el WhatsApp cada dos minutos no acelera la sentencia que desbloquea la  aplicación, dicen los expertos».

Se meten con la ortografía de la gente. «Sin audio de WhatsApp, miles de personas descubren que sus parejas escriben mal y piden el divorcio».

Satirizan sobre las costumbres del Brasil moderno. «Sin WhatsApp, las familias vuelven a no hablarse delante de la TV». Y ofrecen soluciones alternativas para mandar fotos de desnudos.

Y recorren incluso al aspecto religioso del asunto. «El regreso del WhatsApp en 3 días es más esperado que la resurrección de Jesús, dicen los historiadores».

Los memes en Twitter aparecieron al instante. Para Andrea, ejecutiva española afincada en Salvador de Bahia, esta enésima cíbercrisis ha demostrado que «esto es una cacicada de país bananero».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Nike vuelve a los 70 en busca del Athletics West
El ilustrador que roba fotos para contar nuevas historias
La diplomacia del cable
Twittergrafía, el cuento del pájaro y la ballena de @mtascon y @marabad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *