fbpx
3 de diciembre 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Brazos, piernas, espalda, pulmones… Todo lo cura la buena Slivovica

3 de diciembre 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En cualquier otro lugar habrían terminado, probablemente, en un vertedero. Sin embargo, en la exótica (para un español, claro) Moravia Central, las lavadoras tenían una vida más larga.

Hasta no hace mucho, cada familia de la pequeña región checa empleaba las piezas de su viejas lavadora –entre otros electrodomésticos- en construir máquinas para fabricar en sus hogares su propia interpretación de la Slivovica, un licor procedente de la destilación de la ciruela que haría brotar las lágrimas al mismísimo Humphrey Bogart.

Cuando ésta práctica dejó de ser legal hace algún tiempo, la policía checa comenzó a requisar estos ingenios caseros (era imprescindible capturar al doméstico destilador con las manos en la ciruela).Veintiocho de estas máquinas confiscadas a lo largo del tiempo y algunos objetos como la cartelería checa equivalente al españolísimo «Los enemigos del hombre son tres: suegra, cuñada y mujer» han encontrado un hogar en el Museum Lidových Pálenic.

La pequeña casa-museo, a la que se llega tras algunos kilómetros de sinuosas curvas, homenajea a esta potente bebida morava y se encuentra en Vlčnov, un rinconcito próximo a la frontera con Eslovaquia que aún guarda una esencia que fusiona  el encanto rural centroeuropeo y las reminiscencias de su austero pasado comunista.

¿Destacables propiedades de la Slivovica? Es, en ayunas, y si se sobrevive a su ingesta, un excelente purificante del aparato digestivo. Otra de las cualidades está reflejada en un cartel del museo: “Po pití mnohém rozume sbohem”. En nuestra lengua vernácula, “Después de beber lo suficiente me entiendo con Dios”. Amen, hermanos.


Este artículo ha sido publicado en la edición de diciembre de Ling, la revista de a bordo de Vueling.

En cualquier otro lugar habrían terminado, probablemente, en un vertedero. Sin embargo, en la exótica (para un español, claro) Moravia Central, las lavadoras tenían una vida más larga.

Hasta no hace mucho, cada familia de la pequeña región checa empleaba las piezas de su viejas lavadora –entre otros electrodomésticos- en construir máquinas para fabricar en sus hogares su propia interpretación de la Slivovica, un licor procedente de la destilación de la ciruela que haría brotar las lágrimas al mismísimo Humphrey Bogart.

Cuando ésta práctica dejó de ser legal hace algún tiempo, la policía checa comenzó a requisar estos ingenios caseros (era imprescindible capturar al doméstico destilador con las manos en la ciruela).Veintiocho de estas máquinas confiscadas a lo largo del tiempo y algunos objetos como la cartelería checa equivalente al españolísimo «Los enemigos del hombre son tres: suegra, cuñada y mujer» han encontrado un hogar en el Museum Lidových Pálenic.

La pequeña casa-museo, a la que se llega tras algunos kilómetros de sinuosas curvas, homenajea a esta potente bebida morava y se encuentra en Vlčnov, un rinconcito próximo a la frontera con Eslovaquia que aún guarda una esencia que fusiona  el encanto rural centroeuropeo y las reminiscencias de su austero pasado comunista.

¿Destacables propiedades de la Slivovica? Es, en ayunas, y si se sobrevive a su ingesta, un excelente purificante del aparato digestivo. Otra de las cualidades está reflejada en un cartel del museo: “Po pití mnohém rozume sbohem”. En nuestra lengua vernácula, “Después de beber lo suficiente me entiendo con Dios”. Amen, hermanos.


Este artículo ha sido publicado en la edición de diciembre de Ling, la revista de a bordo de Vueling.

Compártelo twitter facebook whatsapp
No mees encima de mí, por Brian Griffin (Padre de familia)
Artesanos del urbanismo táctico
Los 6 post más vistos de la semana
La cárcel convertida en centro de creación
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *