17 de septiembre 2013    /   CINE/TV
por
 

Breaking Bad y el caballo sin nombre

17 de septiembre 2013    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Más allá de la opinión que cada uno atesore acerca de Breaking Bad, el retrato del proceso de mutación de un don nadie a través de la desesperación provocada por la cercanía de la muerte, lo cierto es que la estética de la serie cuenta con un sello propio de irrepetible factura. El desierto, la frontera y la ilimitada presión sobre un tipo normal constituyen un todo que suena (o podría sonar así). Ojo, que cae algún spoiler.

Cualquier sitio suena a algo. Solo hay que sentarse en silencio a escuchar o, si no, escuchar a quien antes ha pasado por ahí y se ha inspirado con esos escenarios. Luego solo queda tirar del hilo y saltar de una canción a otra, enganchando las sensaciones provocadas hasta armar un mapa sónico que sea coherente con lo que entra por los ojos.

Algunas de estas canciones están incluidas en la banda sonora de los capítulos de Breaking Bad, como la primera, la que supone la línea de salida en esta carrera por el desierto de Nuevo México. Otras son sencillamente pasos lógicos desde la personal e intransferible lógica del que suscribe. Tú, claro, tendrás la tuya y desde aquí te invito a compartirla con nosotros en los comentarios.

Ah, a la propuesta de los lectores que más nos guste le enviamos una revista por la cara. Lo único que tenéis que hacer es poner el nombre de la canción y el autor y, a ser posible, el enlace a, por ejemplo YouTube, para que podamos escucharla.

1.- America – Horse With No Name

The first thing I met, was a fly with a buzz,
And the sky, with no clouds.
The heat was hot, and the ground was dry,
But the air was full of sound. 


La personal travesía por el desierto de Walter White comienza mucho antes de la aparición de esta canción en la serie. Sin embargo, nuestro arenoso recorrido sí empieza aquí. Antes de pisar la arena, White es un profesor de química gris y temeroso de llamar la atención. A partir de ahí comienzan las cábalas para dar sentido a la supervivencia, los absurdos para asegurar el sustento familiar y la sensación de que un pardillo no se convierte en un criminal de la noche a la mañana. El tránsito al lado oscuro tiene más etapas que el Tour de Francia.

Como canta America en su primer single, «en la primera parte del viaje miraba a toda la vida».

2.- Crosby, Stills, Nash and Young – Carry On

Escuchar al caballo sin nombre es volver automáticamente a 1970, cuando Crosby, Stills, Nash and Young (sí, Neil Young, mi padre) establecieron sus propios límites en el folk americano.

Carry On explica la necesidad de seguir en solitario con tu propia vida. El profesor White es un tipo que nunca ha nadado entre multitudes, pero su peculiar manera de afrontar la financiación de su tratamiento es, por fuerza, un proceso en el que solo puede confiar en sí mismo. «Go your way, I’ll go mine and carry on».

3.- Neil Young – Albuquerque

I’ll find somewhere where
they don’t care who I am.

Por mucho que Neil Young fuera canadiense, sus guitarras siempre han tenido más querencia por el porche de un rancho californiano que por la exuberante vegetación de la América más del norte. El bueno de Young también ha paseado su mente creativa por Albuquerque, la capital de Nuevo México y la ciudad en la que se desarrolla la mayor parte de la trama de Breaking Bad.

Albuquerque es una canción de huida y anhelo, de metas que parecen cercanas pero a las que se accede tras penosos recorridos por tortuosos caminos. Y al final del todo, la paz y la soledad.

4.- Gram Parsons & Emmylou Harris – Love Hurts

No muy lejos de Nuevo México hay otro páramo, un punto en el que confluyen los desiertos de Colorado y Mojave. Ahí se encuentra el Joshua Tree Inn, el lugar que servía de refugio anímico a Gram Parsons y el motel en el que encontró la muerte hace 40 años. Las azarosas tribulaciones de Walter White no llegan al nivel de WTF! de la historia del robo del cadáver de Parsons, pero lo que sí sufrió en sus carnes el bueno del profesor de química es el dolor que provocan el amor y, sobre todo, la ausencia del mismo.

Emmylou Harris acompaña a Gram Parsons en Love Hurts, una canción cuya escucha supone un reto emocional para maltratados por Cupido, una lucha por no salir corriendo hacia la bañera a cortarse las venas antes de que termine el desgarrador zigzag de la slide guitar. «Love is just a lie made to make you blue. Love hurts». Pues sí, pero habrá que pasar página, amigo.

5.- Dessert Sessions (Josh Homme y P.J. Harvey) – Crawl Home

Took me such a long time to figure it out
Now is it too late, I can’t do it alone

Sin movernos del Parque Nacional de Joshua Tree llegamos a más sentimientos oscuros, de esos que pesan tanto en el alma que dan un poco de miedo. La pérdida y el rechazo son sentimientos muy jodidos aunque lo son un poco menos si quien te los cuenta es P. J. Harvey. La británica tuvo la ideal ocurrencia de atender a la llamada de Josh Homme (Kyuss, Queens of the Stone Age) para participar en las Desert Sessions que el estadounidense organizaba periódicamente en el Rancho La Luna.

La relación de Walter White con Skyler, su esposa, pasa de oscilar a ratos entre lo aburrido y lo idílico a convertirse en tan tormentosa como la que cuenta la canción de Harvey y Homme.

6.- Calexico – The Ballad of Cable Hogue

Yes I’m a little late this time,
cause her love would be the death of mine

No diga  sonidos fronterizos entre Estados Unidos y México, diga Calexico, amigo. La balada de Cable Hogue de la banda estadounidense poco tiene que ver con la de Sam Peckinpah. Se trata una historia de amor fatal, inevitable y con final trágico. La relación que mantienen Pinkman y Jane tiene desde su inicio todos los ingredientes para acabar… bueno, como acaba.

7.- Depedro – Hombre Bueno

Unos de los guitarristas de Calexico es, desde hace unos años, el madrileño de Aluche Jairo Zavala. Aunque molió grano durante más de una década en La Vacazul, es con su proyecto actual, Depedro, con el que recorre medio mundo hilvanando con delicadeza un poco de lo que ha escuchado a cada orilla del Atlántico. Hombre Bueno es el nombre de la canción que da título a su tercer álbum. «Y me decía, esto va salir bien. Y me pedía que le ayudara a ser un hombre bueno».

El problema de Walter White es que las circunstancias, en ocasiones, te obligan a ser alguien que no estabas destinado a ser. A partir de ahí solo queda pelear por enderezar el trayecto. Si White lo consigue o no es algo que tendrán que ver al final de la serie.

 

8.- Motel 3 – Fuego Cruzado

Del desierto de Nuevo México al de Almería por el que, por cierto, Depedro transita cada poco tiempo. Motel 3 están más que hartos de oler a tomillo y verse deslumbrados por el crudo sol que azota el desierto de Almería o la árida costa del Cabo de Gata. Lo que hacen suena oscuro y caliente. Esas características son las que hacen que muchos desiertos del mundo parezcan el mismo.

Su Fuego Cruzado es la eterna dialéctica entre el blanco y el negro. Al final, de eso se trata todo. Cualquiera sabe cuál es el camino correcto. Lo complicado es batallar contra todo aquello que quiere desviarnos de él. Un fuego cruzado entre el bien y el mal.

 

 

Más allá de la opinión que cada uno atesore acerca de Breaking Bad, el retrato del proceso de mutación de un don nadie a través de la desesperación provocada por la cercanía de la muerte, lo cierto es que la estética de la serie cuenta con un sello propio de irrepetible factura. El desierto, la frontera y la ilimitada presión sobre un tipo normal constituyen un todo que suena (o podría sonar así). Ojo, que cae algún spoiler.

Cualquier sitio suena a algo. Solo hay que sentarse en silencio a escuchar o, si no, escuchar a quien antes ha pasado por ahí y se ha inspirado con esos escenarios. Luego solo queda tirar del hilo y saltar de una canción a otra, enganchando las sensaciones provocadas hasta armar un mapa sónico que sea coherente con lo que entra por los ojos.

Algunas de estas canciones están incluidas en la banda sonora de los capítulos de Breaking Bad, como la primera, la que supone la línea de salida en esta carrera por el desierto de Nuevo México. Otras son sencillamente pasos lógicos desde la personal e intransferible lógica del que suscribe. Tú, claro, tendrás la tuya y desde aquí te invito a compartirla con nosotros en los comentarios.

Ah, a la propuesta de los lectores que más nos guste le enviamos una revista por la cara. Lo único que tenéis que hacer es poner el nombre de la canción y el autor y, a ser posible, el enlace a, por ejemplo YouTube, para que podamos escucharla.

1.- America – Horse With No Name

The first thing I met, was a fly with a buzz,
And the sky, with no clouds.
The heat was hot, and the ground was dry,
But the air was full of sound. 


La personal travesía por el desierto de Walter White comienza mucho antes de la aparición de esta canción en la serie. Sin embargo, nuestro arenoso recorrido sí empieza aquí. Antes de pisar la arena, White es un profesor de química gris y temeroso de llamar la atención. A partir de ahí comienzan las cábalas para dar sentido a la supervivencia, los absurdos para asegurar el sustento familiar y la sensación de que un pardillo no se convierte en un criminal de la noche a la mañana. El tránsito al lado oscuro tiene más etapas que el Tour de Francia.

Como canta America en su primer single, «en la primera parte del viaje miraba a toda la vida».

2.- Crosby, Stills, Nash and Young – Carry On

Escuchar al caballo sin nombre es volver automáticamente a 1970, cuando Crosby, Stills, Nash and Young (sí, Neil Young, mi padre) establecieron sus propios límites en el folk americano.

Carry On explica la necesidad de seguir en solitario con tu propia vida. El profesor White es un tipo que nunca ha nadado entre multitudes, pero su peculiar manera de afrontar la financiación de su tratamiento es, por fuerza, un proceso en el que solo puede confiar en sí mismo. «Go your way, I’ll go mine and carry on».

3.- Neil Young – Albuquerque

I’ll find somewhere where
they don’t care who I am.

Por mucho que Neil Young fuera canadiense, sus guitarras siempre han tenido más querencia por el porche de un rancho californiano que por la exuberante vegetación de la América más del norte. El bueno de Young también ha paseado su mente creativa por Albuquerque, la capital de Nuevo México y la ciudad en la que se desarrolla la mayor parte de la trama de Breaking Bad.

Albuquerque es una canción de huida y anhelo, de metas que parecen cercanas pero a las que se accede tras penosos recorridos por tortuosos caminos. Y al final del todo, la paz y la soledad.

4.- Gram Parsons & Emmylou Harris – Love Hurts

No muy lejos de Nuevo México hay otro páramo, un punto en el que confluyen los desiertos de Colorado y Mojave. Ahí se encuentra el Joshua Tree Inn, el lugar que servía de refugio anímico a Gram Parsons y el motel en el que encontró la muerte hace 40 años. Las azarosas tribulaciones de Walter White no llegan al nivel de WTF! de la historia del robo del cadáver de Parsons, pero lo que sí sufrió en sus carnes el bueno del profesor de química es el dolor que provocan el amor y, sobre todo, la ausencia del mismo.

Emmylou Harris acompaña a Gram Parsons en Love Hurts, una canción cuya escucha supone un reto emocional para maltratados por Cupido, una lucha por no salir corriendo hacia la bañera a cortarse las venas antes de que termine el desgarrador zigzag de la slide guitar. «Love is just a lie made to make you blue. Love hurts». Pues sí, pero habrá que pasar página, amigo.

5.- Dessert Sessions (Josh Homme y P.J. Harvey) – Crawl Home

Took me such a long time to figure it out
Now is it too late, I can’t do it alone

Sin movernos del Parque Nacional de Joshua Tree llegamos a más sentimientos oscuros, de esos que pesan tanto en el alma que dan un poco de miedo. La pérdida y el rechazo son sentimientos muy jodidos aunque lo son un poco menos si quien te los cuenta es P. J. Harvey. La británica tuvo la ideal ocurrencia de atender a la llamada de Josh Homme (Kyuss, Queens of the Stone Age) para participar en las Desert Sessions que el estadounidense organizaba periódicamente en el Rancho La Luna.

La relación de Walter White con Skyler, su esposa, pasa de oscilar a ratos entre lo aburrido y lo idílico a convertirse en tan tormentosa como la que cuenta la canción de Harvey y Homme.

6.- Calexico – The Ballad of Cable Hogue

Yes I’m a little late this time,
cause her love would be the death of mine

No diga  sonidos fronterizos entre Estados Unidos y México, diga Calexico, amigo. La balada de Cable Hogue de la banda estadounidense poco tiene que ver con la de Sam Peckinpah. Se trata una historia de amor fatal, inevitable y con final trágico. La relación que mantienen Pinkman y Jane tiene desde su inicio todos los ingredientes para acabar… bueno, como acaba.

7.- Depedro – Hombre Bueno

Unos de los guitarristas de Calexico es, desde hace unos años, el madrileño de Aluche Jairo Zavala. Aunque molió grano durante más de una década en La Vacazul, es con su proyecto actual, Depedro, con el que recorre medio mundo hilvanando con delicadeza un poco de lo que ha escuchado a cada orilla del Atlántico. Hombre Bueno es el nombre de la canción que da título a su tercer álbum. «Y me decía, esto va salir bien. Y me pedía que le ayudara a ser un hombre bueno».

El problema de Walter White es que las circunstancias, en ocasiones, te obligan a ser alguien que no estabas destinado a ser. A partir de ahí solo queda pelear por enderezar el trayecto. Si White lo consigue o no es algo que tendrán que ver al final de la serie.

 

8.- Motel 3 – Fuego Cruzado

Del desierto de Nuevo México al de Almería por el que, por cierto, Depedro transita cada poco tiempo. Motel 3 están más que hartos de oler a tomillo y verse deslumbrados por el crudo sol que azota el desierto de Almería o la árida costa del Cabo de Gata. Lo que hacen suena oscuro y caliente. Esas características son las que hacen que muchos desiertos del mundo parezcan el mismo.

Su Fuego Cruzado es la eterna dialéctica entre el blanco y el negro. Al final, de eso se trata todo. Cualquiera sabe cuál es el camino correcto. Lo complicado es batallar contra todo aquello que quiere desviarnos de él. Un fuego cruzado entre el bien y el mal.

 

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cuando Spock nos hizo sentir pánico por el 'efecto 2000'
La esencia de los ‘spaghetti western’ en unos títulos de crédito
La tercera entrega de Everything is a Remix
Hay que ser gilipollas para ganar un Guinness
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad