30 de noviembre 2012    /   CINE/TV
por
 

No mees encima de mí, por Brian Griffin (Padre de familia)

30 de noviembre 2012    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

EL ARTE DE LA CONFERENCIA

Brian Griffin, perro, escritor y guionista de vídeos para adultos, asistió recientemente al Evento Creatividad América. Sus primeras impresiones son poco complacientes: «El arte de la conferencia está muriendo poco a poco”, dice removiendo un Martini. «Creo que hay más vendedores de coches usados que conferenciantes», concluye.

Pido a Brian Griffin que me ilustre sobre el arte de las conferencias.

“¿Puedes hacer que me traigan otro Martini?”, dice Brian.

Me resulta imposible complacerle, pero prometo leer su novela.

“Lo que no entiendo en muchas conferencias es… Bueno. La mayoría de los asistentes son estudiantes o son profesionales que no pueden o no quieren comprar nada”, dice Brian Griffin. “Están allí para aprender, no para comprar. Se sientan entusiasmados para coger notas y el tipo que habla les mea encima».

Pido a Brian que se explique:

«Algunos tipos no dan conferencias: marcan su territorio», dice Brian Griffin. «Dicen lo que hacen y lo que venden, pero no cómo lo hacen. Resulta cuanto menos una tomadura de pelo. Pero ¿sabes lo que me resulta indecente?».

Ignoro si Griffin quiere que responda. Él deja pasar unos segundos antes de continuar hablando.

«¿Escucharía una conferencia de historia de Alemania de un tipo que sólo ha leído una guía turística?», dice Brian. «En un folleto en Berlín encontré que no había nada de la historia de Alemania entre 1939 y 1945».

Pregunto a Brian a qué se debe esto.

«Algunos periódicos despiden a los periodistas que apenas tienen seguidores en las redes sociales», dice Brian.

«¿Popularidad antes que rigor», pregunto con cierta ingenuidad.

«Puede ser», dice Brian. «Hay conferenciantes con más popularidad que otros profesionales más cualificados. Pero ¿sabes lo peor? Que algunos aburren. Se produce una paradoja: gente del mundo del marketing, de la publicidad, del entretenimiento que aburren cuando hablan. Dicen que van a enseñarte a vender historias, pero son incapaces de venderse a ellos mismos».

Brian remueve lo que queda de los cubitos de hielo antes de continuar.

«Sé que vender puede ser difícil», dice Brian. «En mis comienzos como guionista en Hollywood trabajé en un lavadero de coches… me documentaba para un proyecto… Intenté vender un guión a un productor que apareció por allí. No lo conseguí, lo conseguí más adelante… pero al menos le di la oportunidad de que se marchara. Pero en una sala de conferencias estás atrapado. Sí, puedes levantarte e irte, pero por educación no lo haces».

«Si no me enseñan nada nuevo y me aburren, me quitan tiempo de vida», dice Brian. «La vida de un perro no es demasiado larga. Hacer perder el tiempo o aburrir debería estar castigado con una descarga de 10.000 voltios».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

EL ARTE DE LA CONFERENCIA

Brian Griffin, perro, escritor y guionista de vídeos para adultos, asistió recientemente al Evento Creatividad América. Sus primeras impresiones son poco complacientes: «El arte de la conferencia está muriendo poco a poco”, dice removiendo un Martini. «Creo que hay más vendedores de coches usados que conferenciantes», concluye.

Pido a Brian Griffin que me ilustre sobre el arte de las conferencias.

“¿Puedes hacer que me traigan otro Martini?”, dice Brian.

Me resulta imposible complacerle, pero prometo leer su novela.

“Lo que no entiendo en muchas conferencias es… Bueno. La mayoría de los asistentes son estudiantes o son profesionales que no pueden o no quieren comprar nada”, dice Brian Griffin. “Están allí para aprender, no para comprar. Se sientan entusiasmados para coger notas y el tipo que habla les mea encima».

Pido a Brian que se explique:

«Algunos tipos no dan conferencias: marcan su territorio», dice Brian Griffin. «Dicen lo que hacen y lo que venden, pero no cómo lo hacen. Resulta cuanto menos una tomadura de pelo. Pero ¿sabes lo que me resulta indecente?».

Ignoro si Griffin quiere que responda. Él deja pasar unos segundos antes de continuar hablando.

«¿Escucharía una conferencia de historia de Alemania de un tipo que sólo ha leído una guía turística?», dice Brian. «En un folleto en Berlín encontré que no había nada de la historia de Alemania entre 1939 y 1945».

Pregunto a Brian a qué se debe esto.

«Algunos periódicos despiden a los periodistas que apenas tienen seguidores en las redes sociales», dice Brian.

«¿Popularidad antes que rigor», pregunto con cierta ingenuidad.

«Puede ser», dice Brian. «Hay conferenciantes con más popularidad que otros profesionales más cualificados. Pero ¿sabes lo peor? Que algunos aburren. Se produce una paradoja: gente del mundo del marketing, de la publicidad, del entretenimiento que aburren cuando hablan. Dicen que van a enseñarte a vender historias, pero son incapaces de venderse a ellos mismos».

Brian remueve lo que queda de los cubitos de hielo antes de continuar.

«Sé que vender puede ser difícil», dice Brian. «En mis comienzos como guionista en Hollywood trabajé en un lavadero de coches… me documentaba para un proyecto… Intenté vender un guión a un productor que apareció por allí. No lo conseguí, lo conseguí más adelante… pero al menos le di la oportunidad de que se marchara. Pero en una sala de conferencias estás atrapado. Sí, puedes levantarte e irte, pero por educación no lo haces».

«Si no me enseñan nada nuevo y me aburren, me quitan tiempo de vida», dice Brian. «La vida de un perro no es demasiado larga. Hacer perder el tiempo o aburrir debería estar castigado con una descarga de 10.000 voltios».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El hombre que susurraba a las vacas
¿Puede la realidad virtual hacernos más humanos?
No es que no os tenga aprecio: Los vídeos de «me voy a la playa sin ningún remordimiento»
Es hora de que tus hijos conozcan las pelis míticas de tu niñez
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies