10 de septiembre 2020    /   CIENCIA
por
 

Buckminster Fuller: el anticipador de los problemas del siglo XXI

10 de septiembre 2020    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Cuando surgieron los análisis de la sociedad, el big data, la visualización de datos o la gamificación como vehículo de desarrollo, Richard Buckminster Fuller (Milton, EEUU, 1895) ya estaba ahí, abriendo camino de innovación en la jungla del conocimiento.

El diseñador e inventor estadounidense convirtió en dogma una pareja de vocablos, diseño y ciencia, y los utilizó para entender el funcionamiento del mundo y proponer un futuro alternativo y sostenible, un futuro posible y mejor.

El Espacio Fundación Telefónica (C/ Fuencarral 3, Madrid) inaugurará el 16 de septiembre una exposición de uno de los mayores visionarios de la historia. Aunque terminaríamos antes enumerando las cosas que no hizo, el rigor obliga a explicar que Richar Buckminster Fuller fue diseñador, arquitecto, filósofo, inventor, científico, profesor, escritor y un ferviente defensor de la reutilización de recursos y de la sostenibilidad.

Curiosidad radical. En la órbita de Buckminster Fuller es una mirada al interminable trabajo del estadounidense. Este retrato es un encuentro entre los principales trabajos de Fuller y algunas propuestas de creadores contemporáneos como Norman Foster, Olafur Eliasson o Neri Oxman.

fuller
Buckminster Fuller ante el Dymaxion Car y el Fly´s Eye Dome durante su 85 aniversario en Aspen, 1980. © Roger White Stoller

Transformar el mundo desde las ideas

Buckminster Fuller entendió perfectamente la estructura del mundo, esa relación perfecta o imperfecta de elementos que conforman un sistema completo. Y se propuso cambiarlo.

Aunque pudiera parecer un proyecto ambicioso y algo utópico, Fuller instauró la idea de que una sola persona puede ser el pivote alrededor del cual se cambia toda una civilización.

Lo de Fuller fue la instauración del trayecto que va de la ensoñación a la idea, de la idea a la experimentación y de ahí al entendimiento humano. Se convirtió en algo así como un diseñador científico, un creador apegado al rigor, la economía de recursos, la sostenibilidad y la innovación.

Cuando inventó la cúpula geodésica –porque sí, Fuller es el inventor de este hallazgo constructivo–, la idea subyacente era la de una sostenibilidad suprema: la de la estructura y la de la conservación del medioambiental. Habría que cubrir el mayor espacio posible con la menor cantidad de material. Y sin cimientos.

Sus anhelos tocaron la arquitectura, la movilidad o la ilustración en el conocimiento de la sociedad. Se propuso aniquilar las pedagogías que recortan la curiosidad, las ganas de mancharse las manos, de experimentar y de observar el entorno.

buckminster-fuller
Bone Armchair, 2007. © Joris Laarman Lab

Buckminster Fuller llegó antes

Cuando en pleno 2020 observamos los problemas de la sociedad actual y las urgencias que atañen al desarrollo, se muestra la clarividencia de Buckminster Fuller.

El pensador anticipó algunas de las crisis que se debaten como nuevas. Llamó la atención acerca de la limitación de recursos en el planeta o diseñó vehículos más aerodinámicos para impulsar una movilidad más eficiente y sostenible.

Su legado, ese recorrido que se puede descubrir en Espacio Fundación Telefónica hasta el próximo 14 de marzo, transformó la forma de pensar y de entender el mundo. Por muy grandilocuente que parezca la sentencia.

Foto de cabecera: World Game: Primer seminario sobre El Juego del Mundo, dirigido por Buckminster Fuller y Edwin Schlossberg, Nueva York. Julio de 1969. Cortesía The Estate of R. Buckminster.

Cuando surgieron los análisis de la sociedad, el big data, la visualización de datos o la gamificación como vehículo de desarrollo, Richard Buckminster Fuller (Milton, EEUU, 1895) ya estaba ahí, abriendo camino de innovación en la jungla del conocimiento.

El diseñador e inventor estadounidense convirtió en dogma una pareja de vocablos, diseño y ciencia, y los utilizó para entender el funcionamiento del mundo y proponer un futuro alternativo y sostenible, un futuro posible y mejor.

El Espacio Fundación Telefónica (C/ Fuencarral 3, Madrid) inaugurará el 16 de septiembre una exposición de uno de los mayores visionarios de la historia. Aunque terminaríamos antes enumerando las cosas que no hizo, el rigor obliga a explicar que Richar Buckminster Fuller fue diseñador, arquitecto, filósofo, inventor, científico, profesor, escritor y un ferviente defensor de la reutilización de recursos y de la sostenibilidad.

Curiosidad radical. En la órbita de Buckminster Fuller es una mirada al interminable trabajo del estadounidense. Este retrato es un encuentro entre los principales trabajos de Fuller y algunas propuestas de creadores contemporáneos como Norman Foster, Olafur Eliasson o Neri Oxman.

fuller
Buckminster Fuller ante el Dymaxion Car y el Fly´s Eye Dome durante su 85 aniversario en Aspen, 1980. © Roger White Stoller

Transformar el mundo desde las ideas

Buckminster Fuller entendió perfectamente la estructura del mundo, esa relación perfecta o imperfecta de elementos que conforman un sistema completo. Y se propuso cambiarlo.

Aunque pudiera parecer un proyecto ambicioso y algo utópico, Fuller instauró la idea de que una sola persona puede ser el pivote alrededor del cual se cambia toda una civilización.

Lo de Fuller fue la instauración del trayecto que va de la ensoñación a la idea, de la idea a la experimentación y de ahí al entendimiento humano. Se convirtió en algo así como un diseñador científico, un creador apegado al rigor, la economía de recursos, la sostenibilidad y la innovación.

Cuando inventó la cúpula geodésica –porque sí, Fuller es el inventor de este hallazgo constructivo–, la idea subyacente era la de una sostenibilidad suprema: la de la estructura y la de la conservación del medioambiental. Habría que cubrir el mayor espacio posible con la menor cantidad de material. Y sin cimientos.

Sus anhelos tocaron la arquitectura, la movilidad o la ilustración en el conocimiento de la sociedad. Se propuso aniquilar las pedagogías que recortan la curiosidad, las ganas de mancharse las manos, de experimentar y de observar el entorno.

buckminster-fuller
Bone Armchair, 2007. © Joris Laarman Lab

Buckminster Fuller llegó antes

Cuando en pleno 2020 observamos los problemas de la sociedad actual y las urgencias que atañen al desarrollo, se muestra la clarividencia de Buckminster Fuller.

El pensador anticipó algunas de las crisis que se debaten como nuevas. Llamó la atención acerca de la limitación de recursos en el planeta o diseñó vehículos más aerodinámicos para impulsar una movilidad más eficiente y sostenible.

Su legado, ese recorrido que se puede descubrir en Espacio Fundación Telefónica hasta el próximo 14 de marzo, transformó la forma de pensar y de entender el mundo. Por muy grandilocuente que parezca la sentencia.

Foto de cabecera: World Game: Primer seminario sobre El Juego del Mundo, dirigido por Buckminster Fuller y Edwin Schlossberg, Nueva York. Julio de 1969. Cortesía The Estate of R. Buckminster.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Existe un gen para la mala hostia?
La promiscuidad, una cuestión de pelotas
¿Prefieres la estabilidad o el cambio?
Miles de USB guardan secretos en las paredes de tu ciudad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad