4 de septiembre 2016    /   BUSINESS
por
 

Estas son las cualidades de un buen escuchador

4 de septiembre 2016    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Existe la idea de que el buen escuchador no habla, sólo atiende. Mueve la cabeza arriba y abajo, asintiendo, para mostrar atención y a veces lo acompaña de un soniquete: «Mmm-mmm». Incluso repite lo que ha dicho el orador para dejar claro que lo ha oído y lo ha entendido.

View post on imgur.com

Esto es lo que recomiendan muchos entrenadores de directivos, pero estas técnicas podrían ser erróneas, según Jack Zenger y Joseph Folkman. Los dos expertos en liderazgo creen que el buen escuchador adopta otra actitud ante una conversación.

Después de analizar el comportamiento de 3.492 individuos han llegado a la conclusión de que los escuchadores mejor valorados son los que adoptan estas conductas:

e4
Imagen realizada con Notegraphy

[L]as personas mejor valoradas por su capacidad de escuchar introducen preguntas en la conversación para descubrir más información y profundizar en algunos aspectos. «Estas cuestiones retan, amablemente, viejas ideas dadas por supuestas. Pero lo hacen de forma constructiva», indican en un artículo publicado en Harvard Business Review.

«Estar sentado en silencio, asintiendo con la cabeza, no garantiza que un individuo esté escuchando. En cambio, lanzar una buena pregunta muestra al orador que la otra persona no sólo está atendiendo, sino que lo comprende tan bien que quiere ampliar la información».

Zenger y Folkman consideran que escuchar de forma apropiada implica un diálogo bidireccional en vez de un monólogo en una sola dirección.

e2

[L]os mejores escuchadores hacen de la conversación una experiencia positiva para la otra persona. Eso no ocurre cuando una de las partes se muestra pasiva o incluso crítica, según los investigadores.

«Los buenos oyentes intentan que la persona que habla se sienta bien, apoyada y valorada», explican. «Y también se caracterizan por crear un ambiente amable en el que cualquier tema y cualquier opinión se pueden discutir de forma abierta».

e3

[D]e acuerdo con el estudio de la consultora Zenger/Foklman, en las mejores conversaciones, las ideas y reacciones van, de forma amable, en ambas direcciones. Las personas calificadas como malos escuchadores, en cambio, suelen adoptar una actitud competitiva.

«Escuchan sólo para detectar errores en el razonamiento o utilizan su silencio para preparar su respuesta», indican. «Los buenos escuchadores pueden mostrar desacuerdo o desafiar presuposiciones, pero la sensación que transmiten al orador es que intentan ayudarle en lugar de batir su argumento».

buen escuchador

[L]os mejores escuchadores dan su opinión de forma constructiva e introducen nuevas ideas o alternativas frente a lo que expone el hablante. Este aspecto ha sorprendido a los investigadores porque, según dicen, muchas personas se quejan de que el individuo que escucha proponga soluciones distintas.

Pero Zenger y Foklman piensan que hay una razón para ello. Si un individuo ve una actitud positiva en su oyente, es muy probable que se sienta más receptivo ante nuevas propuestas.

 

La idea de que la persona que mejor escucha es la que adopta la actitud de una esponja que lo absorbe todo ha volado por los aires en este estudio. El escuchador más valorado es el que se comporta como un trampolín. «Son individuos a los que puedes lanzar una idea y, en vez de digerirla, te ayudan a amplificar, activar y clarificar tu pensamiento», indican. «Te hacen sentir mejor, no por la pasividad de absorber, sino porque te apoyan activamente. Esto te hace ganar altura y energía, como si saltaras desde un trampolín».

Todo lo que decía el jefe de redacción era novedad para el poeta, que le escuchaba atentamente, sin apartar de él sus vivos ojos verdes, con frecuentes accesos de hipo y maldiciendo por lo bajo el sucedáneo de albaricoque

Existe la idea de que el buen escuchador no habla, sólo atiende. Mueve la cabeza arriba y abajo, asintiendo, para mostrar atención y a veces lo acompaña de un soniquete: «Mmm-mmm». Incluso repite lo que ha dicho el orador para dejar claro que lo ha oído y lo ha entendido.

View post on imgur.com

Esto es lo que recomiendan muchos entrenadores de directivos, pero estas técnicas podrían ser erróneas, según Jack Zenger y Joseph Folkman. Los dos expertos en liderazgo creen que el buen escuchador adopta otra actitud ante una conversación.

Después de analizar el comportamiento de 3.492 individuos han llegado a la conclusión de que los escuchadores mejor valorados son los que adoptan estas conductas:

e4
Imagen realizada con Notegraphy

[L]as personas mejor valoradas por su capacidad de escuchar introducen preguntas en la conversación para descubrir más información y profundizar en algunos aspectos. «Estas cuestiones retan, amablemente, viejas ideas dadas por supuestas. Pero lo hacen de forma constructiva», indican en un artículo publicado en Harvard Business Review.

«Estar sentado en silencio, asintiendo con la cabeza, no garantiza que un individuo esté escuchando. En cambio, lanzar una buena pregunta muestra al orador que la otra persona no sólo está atendiendo, sino que lo comprende tan bien que quiere ampliar la información».

Zenger y Folkman consideran que escuchar de forma apropiada implica un diálogo bidireccional en vez de un monólogo en una sola dirección.

e2

[L]os mejores escuchadores hacen de la conversación una experiencia positiva para la otra persona. Eso no ocurre cuando una de las partes se muestra pasiva o incluso crítica, según los investigadores.

«Los buenos oyentes intentan que la persona que habla se sienta bien, apoyada y valorada», explican. «Y también se caracterizan por crear un ambiente amable en el que cualquier tema y cualquier opinión se pueden discutir de forma abierta».

e3

[D]e acuerdo con el estudio de la consultora Zenger/Foklman, en las mejores conversaciones, las ideas y reacciones van, de forma amable, en ambas direcciones. Las personas calificadas como malos escuchadores, en cambio, suelen adoptar una actitud competitiva.

«Escuchan sólo para detectar errores en el razonamiento o utilizan su silencio para preparar su respuesta», indican. «Los buenos escuchadores pueden mostrar desacuerdo o desafiar presuposiciones, pero la sensación que transmiten al orador es que intentan ayudarle en lugar de batir su argumento».

buen escuchador

[L]os mejores escuchadores dan su opinión de forma constructiva e introducen nuevas ideas o alternativas frente a lo que expone el hablante. Este aspecto ha sorprendido a los investigadores porque, según dicen, muchas personas se quejan de que el individuo que escucha proponga soluciones distintas.

Pero Zenger y Foklman piensan que hay una razón para ello. Si un individuo ve una actitud positiva en su oyente, es muy probable que se sienta más receptivo ante nuevas propuestas.

 

La idea de que la persona que mejor escucha es la que adopta la actitud de una esponja que lo absorbe todo ha volado por los aires en este estudio. El escuchador más valorado es el que se comporta como un trampolín. «Son individuos a los que puedes lanzar una idea y, en vez de digerirla, te ayudan a amplificar, activar y clarificar tu pensamiento», indican. «Te hacen sentir mejor, no por la pasividad de absorber, sino porque te apoyan activamente. Esto te hace ganar altura y energía, como si saltaras desde un trampolín».

Todo lo que decía el jefe de redacción era novedad para el poeta, que le escuchaba atentamente, sin apartar de él sus vivos ojos verdes, con frecuentes accesos de hipo y maldiciendo por lo bajo el sucedáneo de albaricoque

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Cómo deshacer una mentira?
«Papá, ¡límpiame el culo!» ¡💻🙄! ¿Acabará el teletrabajo con la pose impertérrita del ‘profesional’?
Las oficinas más modernas del mundo
Estos son tus derechos de peatón para disfrutar la calle (en dibujos)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad