21 de septiembre 2015    /   CIENCIA
por
 

Este «postureo» sí que importa

21 de septiembre 2015    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Tú miras el WhatsApp, tu espalda sufre. Un estudio del doctor Kenneth K. Hansraj, experto en cirugía cervical, ha corroborado con cifras lo que en realidad debió de sorprender a muy pocos: la postura que adoptamos para utilizar nuestro teléfono móvil es nefasta para nuestra salud.

Una mala postura daña las articulaciones, hace que algunos músculos dejen de funcionar apropiadamente e incluso puede perjudicar el funcionamiento de algunos órganos como los pulmones. Nuestros hábitos posturales también pueden influir en el estado emocional, al igual que lo hacen otros hábitos que erróneamente consideramos solo externos, como ordenar la casa.

La postura determina cómo nos movemos y cómo nos adaptamos a las tensiones. Los beneficios de andar, sentarse y, en definitiva, estar correctamente se explican de forma muy gráfica en este vídeo de Murat Dalkilinç con animaciones de Nadav Arbel:

Las posturas más nocivas para nuestro cuerpo son, paradójicamente, las que adoptamos durante más tiempo a lo largo del día. Pasamos ocho horas sentados en una silla de oficina que raras veces cumple todos los requisitos para ser idónea (antebrazos apoyados, ojos a la altura de la pantalla…). Además, deberíamos cambiar más de postura: incluso una postura correcta es perjudicial si se mantiene demasiado tiempo. Es, según Dalkilinç, incluso peor que adoptar posturas incorrectas pero variadas.

Al año, empleamos entre 700 y 1.400 horas en mirar el teléfono móvil, y para ello inclinamos nuestro cuello en un ángulo que equivale a soportar 27 kilos de peso. Esa flexión mantenida en el cuello hace que algunos músculos se vuelvan tensos y poco flexibles, y deriva en dolores que muchas personas achacan erróneamente a otras actividades. Los problemas cervicales bajan, con el tiempo, a otras partes del cuerpo como la zona dorsal y lumbar o las articulaciones.

Screen Shot 2015-09-21 at 10.42.46

Teclear con el móvil a la altura de los ojos y con las orejas a la altura de los hombros (y no adelantadas) resulta más incómodo, pero es lo que recomienda el autor de este estudio. Si hacemos el esfuerzo de acercar un poco más el móvil a los ojos y erguir la cabeza, estaremos aliviando en proporción el peso del cuello. Otras recomendaciones son usar el manos libres o auriculares en las llamadas y usarlo con las dos manos al chatear.

Para que mantener una postura adecuada se convierta en algo natural y no en un esfuerzo, conviene fortalecer la musculatura haciendo deporte o llevando a cabo de vez en cuando ejercicios de movilidad de las zonas afectadas.

Y sí: conseguir una buena postura también te sirve para salir más favorecido en tus fotos de postureo.

Screen Shot 2015-09-21 at 10.42.10

Tú miras el WhatsApp, tu espalda sufre. Un estudio del doctor Kenneth K. Hansraj, experto en cirugía cervical, ha corroborado con cifras lo que en realidad debió de sorprender a muy pocos: la postura que adoptamos para utilizar nuestro teléfono móvil es nefasta para nuestra salud.

Una mala postura daña las articulaciones, hace que algunos músculos dejen de funcionar apropiadamente e incluso puede perjudicar el funcionamiento de algunos órganos como los pulmones. Nuestros hábitos posturales también pueden influir en el estado emocional, al igual que lo hacen otros hábitos que erróneamente consideramos solo externos, como ordenar la casa.

La postura determina cómo nos movemos y cómo nos adaptamos a las tensiones. Los beneficios de andar, sentarse y, en definitiva, estar correctamente se explican de forma muy gráfica en este vídeo de Murat Dalkilinç con animaciones de Nadav Arbel:

Las posturas más nocivas para nuestro cuerpo son, paradójicamente, las que adoptamos durante más tiempo a lo largo del día. Pasamos ocho horas sentados en una silla de oficina que raras veces cumple todos los requisitos para ser idónea (antebrazos apoyados, ojos a la altura de la pantalla…). Además, deberíamos cambiar más de postura: incluso una postura correcta es perjudicial si se mantiene demasiado tiempo. Es, según Dalkilinç, incluso peor que adoptar posturas incorrectas pero variadas.

Al año, empleamos entre 700 y 1.400 horas en mirar el teléfono móvil, y para ello inclinamos nuestro cuello en un ángulo que equivale a soportar 27 kilos de peso. Esa flexión mantenida en el cuello hace que algunos músculos se vuelvan tensos y poco flexibles, y deriva en dolores que muchas personas achacan erróneamente a otras actividades. Los problemas cervicales bajan, con el tiempo, a otras partes del cuerpo como la zona dorsal y lumbar o las articulaciones.

Screen Shot 2015-09-21 at 10.42.46

Teclear con el móvil a la altura de los ojos y con las orejas a la altura de los hombros (y no adelantadas) resulta más incómodo, pero es lo que recomienda el autor de este estudio. Si hacemos el esfuerzo de acercar un poco más el móvil a los ojos y erguir la cabeza, estaremos aliviando en proporción el peso del cuello. Otras recomendaciones son usar el manos libres o auriculares en las llamadas y usarlo con las dos manos al chatear.

Para que mantener una postura adecuada se convierta en algo natural y no en un esfuerzo, conviene fortalecer la musculatura haciendo deporte o llevando a cabo de vez en cuando ejercicios de movilidad de las zonas afectadas.

Y sí: conseguir una buena postura también te sirve para salir más favorecido en tus fotos de postureo.

Screen Shot 2015-09-21 at 10.42.10

Compártelo twitter facebook whatsapp
El día que descubrieron qué era el grito de Cthulhu
La democratización de la exploración espacial
¿Móviles que se reparan solos?
10 cosas que hacer con el CO2 en vez de tirarlo a la atmósfera
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad