27 julio, 2016    /   IDEAS
por

Bullet Journals: instagramers que se vuelven locos decorando diarios

27 julio, 2016    /   IDEAS     por
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Para ser un loco de los bullet journals, el método de organización de moda, hace falta que confluyan varios factores.

El primero, que seas una persona organizada. Que te guste hacer listas, anotar las cosas para no olvidarlas, tener registros.

El segundo, que sientas una cierta nostalgia por lo analógico, que quieras desviar los ojos de la pantalla un rato.

El tercero, que emplees un rato en aprender a hacer uno, porque de primeras puede parecer un poco enrevesado. Internet está repleto de artículos y vídeos que muestran cómo hacerlo. Lo mejor es aprender en la página oficial del método, donde se encuentra la información detallada y también un vídeo explicativo.

Para crear un bullet journal, llamado cariñosamente «BuJo®» por su creador, el diseñador de producto Ryder Carroll, sólo se necesita un cuaderno en blanco y un bolígrafo. No es necesario comprar un cuaderno específico, ya que los distintos apartados se crean manualmente.

bullet journal

A continuación mostramos un resumen para entender en qué consiste un bullet journal.

1. FILOSOFÍA DEL REGISTRO RÁPIDO

La filosofía rapid loggin propuesta por Carroll permite encontrar fácilmente cualquier cosa anotada en el diario. Un rasgo diferencial de un bullet journal con respecto a una agenda es que se va adaptando a su propio contenido, sin espacios en blanco. Se compone de cuatro elementos:

    • TÍTULOS DESCRIPTIVOS al principio de cada página.
    • PAGINACIÓN: hay que acostumbrarse a numerar las páginas antes de insertar el contenido.
    • FRASES CORTAS: todo el diario se basa en la claridad y la concisión. De hecho, el creador recomienda asignar iniciales a las tareas recurrentes para no tener que repetir las palabras completas.
    • SISTEMA DE BULLETS: este método clasifica la información en tareas, citas o notas según el tipo de bullet point que se asigne: cuadrado, círculo o raya, respectivamente.
      Además, las tareas (representadas por cuadrados) pueden marcarse como completas, migradas (lo explicaremos más adelante) o programadas.
      También es posible añadir signifiers a estos listados: una exclamación, un asterisco o cualquier otro icono personalizado para aportar un contexto adicional. Es útil poner una leyenda de símbolos para que sea fácil consultarla en caso de necesidad.

2. MÓDULOS

Los módulos del diario son variables, se adaptan a las necesidades de cada usuario. La lista base propuesta por el creador del método es la siguiente:

      • ÍNDICE: Está en las primeras páginas y en él se va anotando cada página a la que has puesto un título.

    • REGISTRO A LARGO PLAZO: Cosas que se programan con mucha antelación, como un viaje, o que tienes que hacer en algún momento pero no tienen fecha.

A photo posted by Tina Wells (@tinawells143) on

      • REGISTRO MENSUAL. Cada mes tiene dos páginas: en una se sitúa un calendario donde pones eventos. En la otra, un listado de tareas.

    • REGISTRO DIARIO. Es el que utilizas si quieres extenderte. Contiene las tareas, eventos y notas según van ocurriendo. Si un día no se llena una página completa, se puede añadir el siguiente día a continuación. Esto evita las páginas desperdiciadas de las agendas: el espacio se va adaptando a la cantidad de información que haya en cada momento. 

3. MIGRACIÓN

Cuando ya llevas un par de meses del diario, es el momento de echar un vistazo a los listados de tareas, ver cuáles siguen abiertas y preguntarte si siguen siendo relevantes. Si no lo son, se tachan. Si todavía necesitan atención, se migran usando el símbolo «>» y añadiéndolas en el nuevo mes.

Este proceso de reescritura tiene la finalidad de que reconsideres si esas tareas eternamente pospuestas siguen siendo necesarias. Se trata de una ayuda para priorizar y ser consciente de los propios patrones de procrastinación.

bullet jorunal

Las posibilidades de personalización de estos diarios son ilimitadas. Las personas más creativas añaden dibujos, recortes, fotos… Esta flexibilidad ha dado pie a que algunos hayan convertido sus bullet journals en auténticas obras de arte. Basta darse una vuelta por Instagram para percibir el placer que da plasmar la información de una forma visual para poder entenderla mejor, recordarla o volver a ella. Aquí van algunos ejemplos:

A photo posted by @maelina_for_you on

A photo posted by @marvyuchida on

No son pocos los que quitan mérito a Carroll diciendo que muchas personas llevan años haciendo diarios similares. Pero a él se le ha ocurrido normatizarlo, optimizarlo y registrarlo. Lo cual no quiere decir que cada uno pueda encontrar una adaptación que se adecue más a sus hábitos.

Para los lectores que se estén preguntando si existe una app para hacer todo esto, la respuesta es negativa. Al menos, no existe una oficial. El autor está abierto a recibir propuestas a través de su web. Pero gran parte de la fuerza del bullet journal radica precisamente en ser un objeto físico, en sentir el volumen de tareas o la carga de procrastinar al tener que escribir la información del propio puño y letra.

Imágenes de cabecera y parallax: Studyblogstyleup.tumblr.com / Bulletjournaljoy.com

Para ser un loco de los bullet journals, el método de organización de moda, hace falta que confluyan varios factores.

El primero, que seas una persona organizada. Que te guste hacer listas, anotar las cosas para no olvidarlas, tener registros.

El segundo, que sientas una cierta nostalgia por lo analógico, que quieras desviar los ojos de la pantalla un rato.

El tercero, que emplees un rato en aprender a hacer uno, porque de primeras puede parecer un poco enrevesado. Internet está repleto de artículos y vídeos que muestran cómo hacerlo. Lo mejor es aprender en la página oficial del método, donde se encuentra la información detallada y también un vídeo explicativo.

Para crear un bullet journal, llamado cariñosamente «BuJo®» por su creador, el diseñador de producto Ryder Carroll, sólo se necesita un cuaderno en blanco y un bolígrafo. No es necesario comprar un cuaderno específico, ya que los distintos apartados se crean manualmente.

bullet journal

A continuación mostramos un resumen para entender en qué consiste un bullet journal.

1. FILOSOFÍA DEL REGISTRO RÁPIDO

La filosofía rapid loggin propuesta por Carroll permite encontrar fácilmente cualquier cosa anotada en el diario. Un rasgo diferencial de un bullet journal con respecto a una agenda es que se va adaptando a su propio contenido, sin espacios en blanco. Se compone de cuatro elementos:

    • TÍTULOS DESCRIPTIVOS al principio de cada página.
    • PAGINACIÓN: hay que acostumbrarse a numerar las páginas antes de insertar el contenido.
    • FRASES CORTAS: todo el diario se basa en la claridad y la concisión. De hecho, el creador recomienda asignar iniciales a las tareas recurrentes para no tener que repetir las palabras completas.
    • SISTEMA DE BULLETS: este método clasifica la información en tareas, citas o notas según el tipo de bullet point que se asigne: cuadrado, círculo o raya, respectivamente.
      Además, las tareas (representadas por cuadrados) pueden marcarse como completas, migradas (lo explicaremos más adelante) o programadas.
      También es posible añadir signifiers a estos listados: una exclamación, un asterisco o cualquier otro icono personalizado para aportar un contexto adicional. Es útil poner una leyenda de símbolos para que sea fácil consultarla en caso de necesidad.

2. MÓDULOS

Los módulos del diario son variables, se adaptan a las necesidades de cada usuario. La lista base propuesta por el creador del método es la siguiente:

      • ÍNDICE: Está en las primeras páginas y en él se va anotando cada página a la que has puesto un título.

    • REGISTRO A LARGO PLAZO: Cosas que se programan con mucha antelación, como un viaje, o que tienes que hacer en algún momento pero no tienen fecha.

A photo posted by Tina Wells (@tinawells143) on

      • REGISTRO MENSUAL. Cada mes tiene dos páginas: en una se sitúa un calendario donde pones eventos. En la otra, un listado de tareas.

    • REGISTRO DIARIO. Es el que utilizas si quieres extenderte. Contiene las tareas, eventos y notas según van ocurriendo. Si un día no se llena una página completa, se puede añadir el siguiente día a continuación. Esto evita las páginas desperdiciadas de las agendas: el espacio se va adaptando a la cantidad de información que haya en cada momento. 

3. MIGRACIÓN

Cuando ya llevas un par de meses del diario, es el momento de echar un vistazo a los listados de tareas, ver cuáles siguen abiertas y preguntarte si siguen siendo relevantes. Si no lo son, se tachan. Si todavía necesitan atención, se migran usando el símbolo «>» y añadiéndolas en el nuevo mes.

Este proceso de reescritura tiene la finalidad de que reconsideres si esas tareas eternamente pospuestas siguen siendo necesarias. Se trata de una ayuda para priorizar y ser consciente de los propios patrones de procrastinación.

bullet jorunal

Las posibilidades de personalización de estos diarios son ilimitadas. Las personas más creativas añaden dibujos, recortes, fotos… Esta flexibilidad ha dado pie a que algunos hayan convertido sus bullet journals en auténticas obras de arte. Basta darse una vuelta por Instagram para percibir el placer que da plasmar la información de una forma visual para poder entenderla mejor, recordarla o volver a ella. Aquí van algunos ejemplos:

A photo posted by @maelina_for_you on

A photo posted by @marvyuchida on

No son pocos los que quitan mérito a Carroll diciendo que muchas personas llevan años haciendo diarios similares. Pero a él se le ha ocurrido normatizarlo, optimizarlo y registrarlo. Lo cual no quiere decir que cada uno pueda encontrar una adaptación que se adecue más a sus hábitos.

Para los lectores que se estén preguntando si existe una app para hacer todo esto, la respuesta es negativa. Al menos, no existe una oficial. El autor está abierto a recibir propuestas a través de su web. Pero gran parte de la fuerza del bullet journal radica precisamente en ser un objeto físico, en sentir el volumen de tareas o la carga de procrastinar al tener que escribir la información del propio puño y letra.

Imágenes de cabecera y parallax: Studyblogstyleup.tumblr.com / Bulletjournaljoy.com

Compártelo twitter facebook whatsapp
Paz Battaner: «El diccionario no es un tratado de corrección política»
Atlas de los lugares que no existen
Un libro que relata la lucha contra el trabajo infantil
¿Darías «carta blanca» en el sexo a tu pareja?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 0
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *