5 de mayo 2014    /   DIGITAL
por
 

Las 6 burbujas que debemos pinchar antes de que sea tarde

5 de mayo 2014    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Primero fue la burbuja de la construcción. Comprensible, porque mucha gente se forró y se iba de putas por obra y gracia del hormigón y el acero. Después llegaron las ya conocidas burbujas que han llevado al centro del foco a los gin-tonics caros, las hamburguesas de carne de buey bendecido, los emprendedores y el malenismo, con todo lo que ello implica (cupcakes, colores pastel y ovillos de lana), y hay que sumar otras que están contribuyendo decididamente a hacer de este mundo un lugar mucho más estúpido. Estas son las 6 burbujas que hay que señalar antes de que sea tarde como responsables de la degradación de la sociedad occidental.

La burbuja de fundar un partido político

Montar un partido de izquierdas para las próximo elecciones al parlamento europeo se ha convertido en el nuevo «¡pues vámonos al FIB!» de los 90. Quedas con más colegotes de la misma adscripción, en este caso política, y tratas de hacer algo que tú crees que es trascendente y que quedará en los anales. Ya viste que lo de ir al FIB no sirvió para nada. Esto, que es un sanísimo mecanismo de ejercicio de la democracia, se convierte en una fuente de sonrojo cuando uno se imagina a Arias Cañete en su cortijo desayunando tres tostadas y media de manteca colorá, mientras se descojona de la disgregación del voto de la izquierda. Eso son más escaños para su partido. Más dietas para él. Un menú más grande para su buche.
pablo

La burbuja del running

¿Recordáis cuando todos los españoles eran expertos en rallyes o en cómo coger el viento en las regatas de la Copa América? Ahora la cosa va de maratones.
Mirad, yo con esto soy muy estricto. Si empiezas a correr para terminar haciendo triatlones, olé ahí tu gracia. Pero mierdear, lo justo, ¿eh? El ser humano es un ente biológico diseñado con un solo fin: aparearse. Los nuevos escenarios de búsqueda de pareja se han trasladado y la burbuja del running -o el jogging o el footing o correr como un pato cojo- es la consecuencia. Se corre para follar, no para mejorar la marca personal (la del crono, no el puñetero personal branding).
Las conversaciones para romper el hielo empiezan con un sugerente «¿Pronador o supinador?». Yo tengo claro que si alguien me dice eso le doy una torta porque creo que me está insultando.
Vivimos tan desorientados que la gente se ducha antes y no después de correr para lucir impecables en esas salidas a la caza de rival para la relación. Van como pinceles y compran su ropa en las nuevas secciones de ropa para running de tiendas de moda de toda la vida como Oysho o Mango.
Dentro de 10 años miraremos atrás y nos reiremos de cómo somos ahora igual que ahora nos reímos de vernos vestidos con camisas de franela por culpa de Kurt Cobain.
run

La burbuja de los festivales indies

Hay que terminar con esto ya. Uno podría pensar, al ver el cartel, que todos son el mismo festival. Todos llevan en su cartel a Izal, a Miss Cafeína, a Lori Meyers y a León Benavente. Cómo estará la cosa que uno de ellos ha tenido que meter a Raphael de cabeza de cartel. Ojo, Raphael es Dios y con él a muerte, pero hay que respetar los ecosistemas y a nadie se le ocurre meter a un oso polar en la sabana africana.
Más allá de eso, lo de Raphael puede ser tomado por las mentes más difusas como la prueba más fehaciente del «todo vale» para los festivales indies. Y ahí ya no habrá nada que hacer. El chiste se habrá ido de madre y la gracia de llevar al histriónico septuagenario se habrá convertido en humor grueso. Paremos esto. Y que alguien pare al de Lori Meyers, que también le da al running.
lori

La burbuja del pan premium

– Hola Antonio, dame una barra de pan. Te dejo los cinco duros en el mostrador.
Esa mundana línea de diálogo era, hasta no hace mucho, la base sobre la que se sustentaba la alimentación popular en España. Con diez duros tenías suficiente para pan y salchichas frankfurt, es decir, todo lo que un hombre de verdad necesita para sobrevivir en un mundo lleno de peligros y amenazas.
Esta mañana, cuando he bajado a una de esas panaderías con un cartel negro y tipografía script, he tenido que decidir entre comprar pan gallego, pan payés, baguette, hogaza, chapata o pensarme si me hacía homosexual y compraba brioches. Luego he tenido que atracar un banco para pagar el pan y me he venido a casa pensando que compraba el mejor pan del mundo y que es obvio que un alimento tan selecto deba ser tan caro. ¡Joder, que es agua, harina y levadura!
Desde aquí, quiero utilizar este púlpito para exigir que el pan sea barato, que las panaderas se llamen Manoli y que en el mismo sitio en el que compro el pan pueda echar la quiniela y rellenar la garrafa de agua.
giphy

La burbuja de las fruterías y los locales de comidas preparadas

La crisis tiene sus consecuencias. La gente se queda en paro, tiene que llevar el pan a casa y que, preferiblemente, no sea premium porque el jornal se volatiliza. Cómo montar un despacho de abogados es un lío de «métete a hacer 5 años de carrera, aguanta a todos los fachas de los profesores y las perlas de las orejas de las compañeras de clase», la gente opta por lo que ya sabe hacer y busca una salida rápida.
Todos sabemos poner fruta en una báscula y meterla en una bolsa. Pues todos somos fruteros. La tía Conchi, hacer de comer de «toma pan y moja» (siempre he querido usar esa expresión). Pues montamos un local de comida preparada, «que hay mucho estudiante en el barrio y a todo el mundo le gusta comer caliente».
giphy (1)

La burbuja de las apps

Ya está bien. YA ESTÁ BIEN. No necesito otra app que añada efectos viejunos a mis fotos de los callejones de la gran ciudad. No necesito otra aplicación que haga listas. Ni que recoja esos bellos chizpazos que construyen la cotidianeidad y los compongan en forma de mosaico vital al que llamaré diario. En serio, queridos emprendedores, raza elegida y solución a esta ruina a la que llamamos España: si la idea existe y no tenéis intención ni de desarrollarla mejor y ni de hacerla diferente, ahorraros el tiempo y el dinero. Con ese capital podréis montar una frutería o una panadería premium.
giphy (2)

Por cierto, para burbuja, pero en este caso BURBUJA GUAY, la de los GIF. Si os interesa aprender a hacerlos, conocer a grandes creadores de estas píldoras de animación o, sencillamente, perder un poco el tiempo entre un montón de creatividad, pasad por #ARTISAGIFt, una comunidad en google+ que Mulafest y Yorokobu han creado para fomentar la creación digital en este formato.

Primero fue la burbuja de la construcción. Comprensible, porque mucha gente se forró y se iba de putas por obra y gracia del hormigón y el acero. Después llegaron las ya conocidas burbujas que han llevado al centro del foco a los gin-tonics caros, las hamburguesas de carne de buey bendecido, los emprendedores y el malenismo, con todo lo que ello implica (cupcakes, colores pastel y ovillos de lana), y hay que sumar otras que están contribuyendo decididamente a hacer de este mundo un lugar mucho más estúpido. Estas son las 6 burbujas que hay que señalar antes de que sea tarde como responsables de la degradación de la sociedad occidental.

La burbuja de fundar un partido político

Montar un partido de izquierdas para las próximo elecciones al parlamento europeo se ha convertido en el nuevo «¡pues vámonos al FIB!» de los 90. Quedas con más colegotes de la misma adscripción, en este caso política, y tratas de hacer algo que tú crees que es trascendente y que quedará en los anales. Ya viste que lo de ir al FIB no sirvió para nada. Esto, que es un sanísimo mecanismo de ejercicio de la democracia, se convierte en una fuente de sonrojo cuando uno se imagina a Arias Cañete en su cortijo desayunando tres tostadas y media de manteca colorá, mientras se descojona de la disgregación del voto de la izquierda. Eso son más escaños para su partido. Más dietas para él. Un menú más grande para su buche.
pablo

La burbuja del running

¿Recordáis cuando todos los españoles eran expertos en rallyes o en cómo coger el viento en las regatas de la Copa América? Ahora la cosa va de maratones.
Mirad, yo con esto soy muy estricto. Si empiezas a correr para terminar haciendo triatlones, olé ahí tu gracia. Pero mierdear, lo justo, ¿eh? El ser humano es un ente biológico diseñado con un solo fin: aparearse. Los nuevos escenarios de búsqueda de pareja se han trasladado y la burbuja del running -o el jogging o el footing o correr como un pato cojo- es la consecuencia. Se corre para follar, no para mejorar la marca personal (la del crono, no el puñetero personal branding).
Las conversaciones para romper el hielo empiezan con un sugerente «¿Pronador o supinador?». Yo tengo claro que si alguien me dice eso le doy una torta porque creo que me está insultando.
Vivimos tan desorientados que la gente se ducha antes y no después de correr para lucir impecables en esas salidas a la caza de rival para la relación. Van como pinceles y compran su ropa en las nuevas secciones de ropa para running de tiendas de moda de toda la vida como Oysho o Mango.
Dentro de 10 años miraremos atrás y nos reiremos de cómo somos ahora igual que ahora nos reímos de vernos vestidos con camisas de franela por culpa de Kurt Cobain.
run

La burbuja de los festivales indies

Hay que terminar con esto ya. Uno podría pensar, al ver el cartel, que todos son el mismo festival. Todos llevan en su cartel a Izal, a Miss Cafeína, a Lori Meyers y a León Benavente. Cómo estará la cosa que uno de ellos ha tenido que meter a Raphael de cabeza de cartel. Ojo, Raphael es Dios y con él a muerte, pero hay que respetar los ecosistemas y a nadie se le ocurre meter a un oso polar en la sabana africana.
Más allá de eso, lo de Raphael puede ser tomado por las mentes más difusas como la prueba más fehaciente del «todo vale» para los festivales indies. Y ahí ya no habrá nada que hacer. El chiste se habrá ido de madre y la gracia de llevar al histriónico septuagenario se habrá convertido en humor grueso. Paremos esto. Y que alguien pare al de Lori Meyers, que también le da al running.
lori

La burbuja del pan premium

– Hola Antonio, dame una barra de pan. Te dejo los cinco duros en el mostrador.
Esa mundana línea de diálogo era, hasta no hace mucho, la base sobre la que se sustentaba la alimentación popular en España. Con diez duros tenías suficiente para pan y salchichas frankfurt, es decir, todo lo que un hombre de verdad necesita para sobrevivir en un mundo lleno de peligros y amenazas.
Esta mañana, cuando he bajado a una de esas panaderías con un cartel negro y tipografía script, he tenido que decidir entre comprar pan gallego, pan payés, baguette, hogaza, chapata o pensarme si me hacía homosexual y compraba brioches. Luego he tenido que atracar un banco para pagar el pan y me he venido a casa pensando que compraba el mejor pan del mundo y que es obvio que un alimento tan selecto deba ser tan caro. ¡Joder, que es agua, harina y levadura!
Desde aquí, quiero utilizar este púlpito para exigir que el pan sea barato, que las panaderas se llamen Manoli y que en el mismo sitio en el que compro el pan pueda echar la quiniela y rellenar la garrafa de agua.
giphy

La burbuja de las fruterías y los locales de comidas preparadas

La crisis tiene sus consecuencias. La gente se queda en paro, tiene que llevar el pan a casa y que, preferiblemente, no sea premium porque el jornal se volatiliza. Cómo montar un despacho de abogados es un lío de «métete a hacer 5 años de carrera, aguanta a todos los fachas de los profesores y las perlas de las orejas de las compañeras de clase», la gente opta por lo que ya sabe hacer y busca una salida rápida.
Todos sabemos poner fruta en una báscula y meterla en una bolsa. Pues todos somos fruteros. La tía Conchi, hacer de comer de «toma pan y moja» (siempre he querido usar esa expresión). Pues montamos un local de comida preparada, «que hay mucho estudiante en el barrio y a todo el mundo le gusta comer caliente».
giphy (1)

La burbuja de las apps

Ya está bien. YA ESTÁ BIEN. No necesito otra app que añada efectos viejunos a mis fotos de los callejones de la gran ciudad. No necesito otra aplicación que haga listas. Ni que recoja esos bellos chizpazos que construyen la cotidianeidad y los compongan en forma de mosaico vital al que llamaré diario. En serio, queridos emprendedores, raza elegida y solución a esta ruina a la que llamamos España: si la idea existe y no tenéis intención ni de desarrollarla mejor y ni de hacerla diferente, ahorraros el tiempo y el dinero. Con ese capital podréis montar una frutería o una panadería premium.
giphy (2)

Por cierto, para burbuja, pero en este caso BURBUJA GUAY, la de los GIF. Si os interesa aprender a hacerlos, conocer a grandes creadores de estas píldoras de animación o, sencillamente, perder un poco el tiempo entre un montón de creatividad, pasad por #ARTISAGIFt, una comunidad en google+ que Mulafest y Yorokobu han creado para fomentar la creación digital en este formato.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Así será el futuro del porno. Y de todo lo demás
“Internet está a punto de ver todo su potencial reducido a polvo”
La bibliotecaria que está luchando por la privacidad en todo el mundo
Enlaces rápidos: Logos chilenos, amigos de alquiler y el twitter chino
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 85
    • Joooode….
      Que mayores estamos….
      Esto parece el rincón de abuelo quejica, «Antes con cinco duros tenias comida de sobra…» (literal, no es una exageración mía, esta escrito así. ¬¬
      Me sorprende que no haya quejas de las faldas demasiado cortas o que los jóvenes ya no respetan nada.

  • El malenismo puebla Facebook. Me pregunto qué será de las reposteras/ artesanas/tejedoras/costureras/cupcakeras/creadoras de fofuchas/artesanas del trapillo/customizadoras de camisetas/etc, dentro de un par de años o menos

  • Otra burbuja son los rojillos que ahora parece que estan por todas partes . Ahora todo el mundo es de izquierdas parecemos tontos . Lo que hay que hacer es luchar por nuestra Patria y dejarnos de bovadas.

  • Verdades como puños. Dolorosamente cierto todo lo que se describe en el artículo, especialmente lo referente a los emprendedores que crean apps insulsas… Tal vez la burbuja peligrosa sea precisamente la suma de toda esta amalgama de pequeñas burbujas. ¡Hay una gran burbuja llena de micro-burbujas!

  • Gracias al Sr. García comprendo la eclosión de fruterías en mi barrio todo nuevo. Una por bloque.

  • Me estaba gustando el post…Pone en evidencia como se crea un efecto de borreguismo en el que se cae en lo que podía ser muy molón de primeras…Pero esta manera de acabar….qué fríiiio me ha entrado. La última burbuja es la de hacer cortos publicitarios en las redes a través de 6, 7, 17 o 30 razones? Me quedo con vuestro punto crítico/ácido, tan necesario ahora

  • Y LA BURBUJA DE LAS BARBAS???? QUE A GUARDIOLA LE QUEDE BIEN LA BARBITA DE TRES DIAS, NO QUIERE DECIR QUE A TODOS LE QUEDE BIEN.CADA VEZ QUE VEO A UN CALVO O RAPADO CON UNA BARBA DE ABUELO RUMANO……..ME DAN GANAS DE COMPRALES UNA GOMITA, PORQUE PARECE QUE LA BARBA ES DE COÑA, QUE ES POSTIZA…JEJEJE

  • Todo es una inmensa burbuja. ¿No os habéis dado cuenta? Somos como peces en un bocal de agua estancada a los que poco a poco se nos va terminando el oxígeno a base de insuflar burbujas de dióxido de carbono…pero ¿por qué empeñarnos en usar unas branquias que no tenemos? Usemos los pulmones, sin malos – todos lo son – humos. Pero bueno, en cuanto a la burbuja del pan, ahí no estoy de acuerdo…Lo que venden barato tiene truco, como siempre, como la ropa a precio de coste – y de qué coste, para qué insistir que unos cuantos cientos murieron bajo los escombros de infames talleres -. La calidad, casi siempre, y salvo excepciones, tiene un precio.

  • Me encantan todas y subo tres:
    -La burbuja de los vapeos.. Le das a una piedra y sale una tienda de cigarrillos electrónicos..
    -La burbuja de las tiendas de Cup-cakes y Tartas decoradas que hacen que toda la ciudad sea Lovely.. hasta el cumple de tu suegra.
    -La de los mercadillos de artesanía, que molan mucho pero hay demasiados.

  • Los artículos para gente con el cerebro a rebosar de idioteces si que son una burbuja últimamente en las redes sociales.Este mismo es uno de los mejores ejemplos.

  • Gran articulo con muchas verdades si señor, lo de la bascula y la frutera me parece un poco una sobrada y me da que el que escribe poco o nada sabe del oficio.
    fmdo. el hijo de la frutera, con carrera y master.

  • La burbuja de la cerveza artesana! Ya encuentras calidades mediocres a precios de cojón de obispo, y aún estamos empezando.
    Sobre los locales de comida preparada, al menos en las ciudades creo que han venido para quedarse…

  • Buen artículo, me ha gustado mucho.
    Te ha faltado la burbuja de las tiendas online, en los último años se han abierto como churros.

  • Tengo que decir que con la primera burbuja me parece que estás llamando a mucha gente idiota a la cara. Por su puesto que es algo trascendente en política que exista algo como podemos. Las ultimas encuestas le dan entrada al parlamento europeo en las primeras elecciones en que se presentan… por otro lado hablar de «colegotes» con una misma adscripción política estás hablando con poco conocimiento de causa, podemos no es eso, infórmate. Hablar de «sanisimo mecanismo de ejercicio democrático» ¿que quieres decir? creo que tu verborrea bloggera te ha jugado una mala pasada. Por ultimo decir que es muy fácil deshuevarse de modas estúpidas (para el que le parezcan así) como las que has comentado pero tambien podríamos hacer lo mismo con el blogging no?

  • Grande, muy grande. Gracias por una lectura muy grata y un rato genial, David. Hay otra burbuja que a mí personalmente me exaspera hasta límites insospechados que es la de las barbas. Hasta los aspirantes a Eurovisión austriacos se suben al carro. Pero claro, si lo analizamos bien, la verdadera burbuja, la burbuja suprema, el globaco madre, sin duda, sonlos hipsters de Barcelona, culpables de todas las burbujas que tú muy bien describes. Petemos esa y petarán todas. ¿Alguien tiene un alfiler?

    • Es totalmente cierto, pero no es una burbuja. Soy yo. Mea culpa.
      Cometo errores, las prisas no me ayudan y la confianza en que alguien vendrá a corregirme me hacen relajarme.
      Ah, repasa tu blog que tiene unas cuantas.
      Besos.

  • La recalcitrante burbuja del gin tonic. Antes nadie bebía ginebra y ahora todo el mundo parece experto y sabe recomendarte una tónica y una ginebra ‘premium’, cuando probablemente no sea capaz de diferenciarla de una barata. Por cierto, creo la burbuja de las fruterías está estrechamente relacionada con el aumento de piezas de fruta que se le añade al gin tonic. Es una conspiración.

  • La depilación masculina o invasión del hombre-cochinillo-rosadito. Cuando se vuelvan a llevar los pelos en el pecho los veo echándose super-glue y frotándose el felpudo de casa después.

  • Me hace gracia, bueno más bien me jode, que cuando la gente se mueve ante las injusticias, ya sea por la vía democrática, por la vía de la protesta o por cualquier otra vía, siempre sale el listillo de turno que dice que son modas, o perjudican. Lo que perjudica es que listillos como tú echen mierda. Oh Dios todo poderoso de Yorokobu ¿¿cual es la solución que propones para librarnos del bipartidismo??

    • Aquí va una:
      Reírte de los chistes o no hacerlo si no te hacen gracia. Pero saber discernir un chiste, bueno o malo, de una consigna seria y trascendente. Si, por lo que sea, decides tomarte esta payasada en serio -tus motivos tendrás-, te recomeindo que leas:
      «Esto, que es un sanísimo mecanismo de ejercicio de la democracia, se convierte en una fuente de sonrojo cuando uno se imagina a Arias Cañete en su cortijo desayunando tres tostadas y media de manteca colorá, mientras se descojona de la disgregación del voto de la izquierda».
      Es decir, la opinión de quien lo ha escrito, NO DE YOROKOBU, es que un exceso de propuestas disgrega el voto y favorece al bipartidismo. Es una opinión y espero tener derecho a expresarla.
      Que vengas aquí a quejarte de que se critica la movilización ciudadana solo denota una cosa: no nos has leído mucho. Ah, y la la solución al bipartidismo no la tengo que ofrecer yo. Yo solo escrito cosas que pueden resultar más o menos graciosa, más o menos interesantes.

      • Pues claro que no he leido mucho YOROKOBU, ni pienso hacerlo.
        «Yo no paso por aqui» Estoy en mi casa y le doy a un botón y me aparece tu web de dominio público a la que pueden acceder usuarios y opinar, como tú.
        Dices que no eres tú quien tiene que ofrecer soluciones, no obstante criticas a quienes las ofrecen y muestran un poco de resistencia.
        Yo te pregunto, como ciudadano que quiere que las cosas cambien, que no haya bipartidismo,que se pueda eliminar a la oligarquía financiera y que vuelva a haber derechos sociales y justicia. ¿A quien voto? ¿O no voto? ¿Cual es mi alternativa? Expliquemelo señor, que parece que no he leido lo suficiente parece ser.
        Si toda la gente que se abstiene de votar, lo hiciera a partidos «pequeños» de izquierda (que superen el 3% del número total de votos) sí que tendría valor. Pero si les convences, con chorradas como las que tú pones, para que no voten, no vale un pimiento.

        • Realmente, YOROKOBU, está bien la página, pero me jode que gente que sé que piensa parecido se ponga a pelear entre ellos y se echen mierda unos a otros. Y los mamones que mandan van en bloque como sus votantes.

  • No entiendo porqué la gente lee algo escrito con sentido del humor y se pone como un basilisco. Tiene que ser agotador buscar siempre algo que criticar. Y también tiene que serlo tener que explicar cosas que se explican sólas. Gajes del oficio, supongo.

  • ¡Qué horror! «gages» es con JOTA. Lo siento mucho. No lo volveré a hacer más (escribir una palabra que no uso mucho sin comprobar su ortografía). Cuando era joven no tienía ninguna falta…

  • Uiiiish!!!
    Pues parece que la primera burbuja no era tan fácil de pinchar ¿eeeh? 😉
    jiji! por suerte! Cañete va a tener que conformarse con una tostá y no tres y media.
    Con el resto de burbujas, totalmente de acuerdo!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies