fbpx
1 de febrero 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Cabras cortacésped de alquiler

1 de febrero 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En San Francisco, existe una alternativa natural al cortacésped y los herbicidas: las cabras.

En concreto, las 50 que forman el rebaño de City Grazing. Los responsables de este negocio de capri-jardinería ofrecen su servicio de alquiler de cabras como una solución amigable y sostenible para el control de malezas en terrenos públicos y privados. “Nuestras cabras están dispuestas a comer sus malas hierbas para prevenir incendios de forma natural”.

Las cabras vuelven a la ciudad. Algo lógico, según NextNature, en un contexto como el actual en el que los gases con efecto invernadero o la erosión del suelo se ha convertido en algo más que una amenaza.

En City Grazing aseguran que sus ‘trabajadoras’ no ofrecen más que ventajas: son capaces de acabar con hierbas difíciles de arrancar a mano; gracias a su equilibrio y habilidad acceden a lugares a los que no llega un cortacésped, como una ladera empinada o un barranco; no necesitan ningún herbicida, la única herramienta de la que se valen es su insaciable apetito; verlas comer resulta entretenido y didáctico para los niños; con ellas no hace falta preocuparse por el transporte de los residuos y, además, se encargan de abonar el terreno.

Cuando no están de servicio, las cabras de City Grazing retozan en un descampado cercano a la vía del tren y a una planta de reciclaje de cemento, según sus criadores. Para el cuidado de sus cabras, cuentan con la colaboración de un grupo de voluntarios que tienen que cumplir una serie de requisitos como tener más de 18 años e invertir, al menos, 10 horas al mes al cuidado de estos animales.

En San Francisco, existe una alternativa natural al cortacésped y los herbicidas: las cabras.

En concreto, las 50 que forman el rebaño de City Grazing. Los responsables de este negocio de capri-jardinería ofrecen su servicio de alquiler de cabras como una solución amigable y sostenible para el control de malezas en terrenos públicos y privados. “Nuestras cabras están dispuestas a comer sus malas hierbas para prevenir incendios de forma natural”.

Las cabras vuelven a la ciudad. Algo lógico, según NextNature, en un contexto como el actual en el que los gases con efecto invernadero o la erosión del suelo se ha convertido en algo más que una amenaza.

En City Grazing aseguran que sus ‘trabajadoras’ no ofrecen más que ventajas: son capaces de acabar con hierbas difíciles de arrancar a mano; gracias a su equilibrio y habilidad acceden a lugares a los que no llega un cortacésped, como una ladera empinada o un barranco; no necesitan ningún herbicida, la única herramienta de la que se valen es su insaciable apetito; verlas comer resulta entretenido y didáctico para los niños; con ellas no hace falta preocuparse por el transporte de los residuos y, además, se encargan de abonar el terreno.

Cuando no están de servicio, las cabras de City Grazing retozan en un descampado cercano a la vía del tren y a una planta de reciclaje de cemento, según sus criadores. Para el cuidado de sus cabras, cuentan con la colaboración de un grupo de voluntarios que tienen que cumplir una serie de requisitos como tener más de 18 años e invertir, al menos, 10 horas al mes al cuidado de estos animales.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Esto ha sido lo más leído este 2015 en Yorokobu
Los diseños de Vicente García Morillo
Los 'Oscar' del plagio y la falsificación
La botonera numérica de Mr. Zyan
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Esto se suele hacer bastante en el campo con los rebaños de ovejas, que dejan los campos limpios para el cultivo de una temporada a otra, desde hace muchísimos años.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies