27 de febrero 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

'Cacafonías': un humorista serio que te cagas

27 de febrero 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

La pequeña librería donde Gustavo Sala ha elegido presentar la segunda edición de Viva la caca está en el barrio del Abasto, en pleno centro de Buenos Aires. Su hit editorial de bolsillo es una colección de chistes donde el ser humano es el detritus y la materia –sí, esa— es la principal protagonista.
Contrariamente a lo que hace la mayoría de los artistas (que es promocionar y promocionarse), el dibujante no menciona el libro en toda la velada. En cambio, se planta frente al micrófono y, junto al escritor uruguayo Ignacio Alcuri, bromean sobre la decadencia del enanismo, el aborto en el país vecino, la estética sin rigor, el cáncer de su tía, el olor de ciertas vaginas y el sospechoso suicidio del fiscal que conmovió a todo el país.
caca-5
caca-4
Tras dos horas de radio en directo, él y su colaborador firman autógrafos y socializan con sus fans: modernos de bigotes a la Dizzy Gillespie, japonesas de leotardos psicodélicos, un par de tíos llegados de Estepona, y un puñado de señoritas de gafas y ropa de feria, habitualmente denominadas ‘chicas raras’. A las diez, Gustavo desconecta la sonrisa y nos refugiamos en el fondo de la librería.
¿Por qué tiene tanto éxito tu libro Viva la caca?   
Hicimos el libro pensando en un público infantil, pero desde un lado más salvaje, menos didáctico. Quise conectar con los chicos saliéndome de mi mundo adulto: el sexo, el lado jodido, lo negro. Por eso el libro es un festejo de lo escatológico, de la caca, la mugre, lo asqueroso, lo chancho (cochino). Es un libro sobre eso que todos llevamos dentro y estaremos expulsando del cuerpo hasta el día en que muramos.
¿Hay épocas en las que se ponen de moda unos orificios y no otros?
Quizá se ha puesto de moda el agujero del culo, pero seguro que no sale en la tapa de la Vogue. Me gusta el límite y me gusta lo orgánico. En mi trabajo aparecen muchos fluidos, ojetes, líquidos, embarazos y sexualidad, pero de la que da vida y asquerosidad. Sin embargo lo que más me gusta es generar jugos, mugre y transpiraciones desde el plano bidimensional.
cacas-10658726_10205072256311555_2745585772347141342_o
cacas-bife2_100
¿Por qué crees que el porno, territorio transgresor si lo hay, produce sexo anal caca-less?
Nunca había reparado en eso. Quizá haya un subgénero que sea un elogio a la caca, de miembros viriles saliendo de culos, del sexo que sean, pero embadurnados en caca.
En una de sus películas, Žižek afirma que cada diseño del inodoro describe a la cultura que lo creó. ¿Por qué los argentinos no creamos inodoros y sin embargo tenemos una fijación con los culos?
 Probablemente acá el culo sea una especie de religión, de mitología, de dios. Un Gran Culo orwelliano que observa todo y lo controla. A un culo razonablemente lindo se lo observa en todo su deambular callejero, fenómeno en la frontera entre la admiración y la perversión violenta.
¿Por qué el humor rompe barreras sexuales y hasta políticas?  
Supongo que el humor te da un permiso que una institución, un político o un poder no pueden ejercer sin perder la ‘seriedad’. Por eso ante una broma te dicen ‘son chistes’, ‘es humor’, ‘son boludeces en un diario’. Sin embargo, el humor sigue produciendo impacto. Tipos como El Roto que, con una síntesis gráfica bestial, logran plasmar en un dibujo ideas que un filósofo no consigue llenando una obra con palabras.
¿El humor de los hermanos Farelli se basa en que las bromas espermáticas son fáciles de representar visualmente?
Algo pasa con Mary es una buena historia, con buenos personajes y buenos gags visuales. Lo contrario es el caso del osito TED, una acumulación de chistes de pedos, pajas y marihuana. Yo quiero un poco más, quiero que pase algo. Lo mismo ocurre con las películas de Seth Rogen, que empiezan con personajes sumidos en el porno, los pedos y las pajas, y terminan con una condena moralista que contradice todo lo expresado anteriormente.
caca-1
Hoy, cuando las libertades individuales avanzan con la misma fuerza que la condena conservadora, ¿no tenés miedo que un día aparezcan tres encapuchados y te ametrallen?
En el 2011 tuve una experiencia horrible cuando en el Suplemento No de Página 12 publiqué una parodia del DJ que explotaba en ese momento, David Guetta. Yo hice una viñeta, llamada  ‘David Gueto: el Dj de los campos de extermino’. La tira generó debates grotescos, recibí ataques de todo tipo, amenazas penales, de muerte. Y lo entiendo. Puede que fuera poco feliz, o malísima, o lo que vos quieras; pero uno no es el personaje, sino apenas el autor.
Lo que a uno lo supera es que unos dibujos con tinta china puedan provocar un debate nacional, y hacételo pasar como el orto (ojete). Nunca me había tocado padecer el acoso, la paranoia, las acusaciones de nazi. Muchos dibujantes me apoyaron, pero había surgido el tema que saldría a  la luz con lo de Charlie Hebdo. Es decir: ¿hay límites del humor?, ¿todo es plausible de ser satirizado?, ¿hay que ser judío para hablar del Holocausto? Y la verdad es que no hay respuestas, el humor no puede tener límites. Pero sí lo tienen las personas, los artistas, los editores. El humor no, porque es como el agua, que no tiene bordes, que solo puede ser contenida.
cacas-david-gueto
Volvamos a la vulgaridad. Hace poco apareció una ristra interminable de artículos sobre el cunnilingus. ¿Te resulta gracioso?
Todo puede ser gracioso, y me gusta el sexo en el humor. Pero el humor en el sexo no. La aparición del humor durante un crescendo amoroso puede ser catastrófica.
¿Porque tiene la capacidad de hacer pensar?
Puede ser. Es probable que el sexo sea el único momento en que uno es un animal, un chancho, un dinosaurio o una ballena, con una parte del cuerpo metida en el cuerpo del otro. El sexo es la ausencia total del pensamiento.
cacas-Sala
cacas-SALA_Elsa-y-Serrano
¿Por qué un coágulo menstrual no le hace gracia a nadie?
Mirá, dudo que no le cause gracia a nadie. Lo que vos y yo podemos considerar vomitivo, escandaloso y aberrante, seguro le hace gracia a alguien. Pero seguro. Y eso lo considero una gran suerte.
Viva la caca lo edita Subpoesía.
caca-3-portada
cacas-superhc3a9roes

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

La pequeña librería donde Gustavo Sala ha elegido presentar la segunda edición de Viva la caca está en el barrio del Abasto, en pleno centro de Buenos Aires. Su hit editorial de bolsillo es una colección de chistes donde el ser humano es el detritus y la materia –sí, esa— es la principal protagonista.
Contrariamente a lo que hace la mayoría de los artistas (que es promocionar y promocionarse), el dibujante no menciona el libro en toda la velada. En cambio, se planta frente al micrófono y, junto al escritor uruguayo Ignacio Alcuri, bromean sobre la decadencia del enanismo, el aborto en el país vecino, la estética sin rigor, el cáncer de su tía, el olor de ciertas vaginas y el sospechoso suicidio del fiscal que conmovió a todo el país.
caca-5
caca-4
Tras dos horas de radio en directo, él y su colaborador firman autógrafos y socializan con sus fans: modernos de bigotes a la Dizzy Gillespie, japonesas de leotardos psicodélicos, un par de tíos llegados de Estepona, y un puñado de señoritas de gafas y ropa de feria, habitualmente denominadas ‘chicas raras’. A las diez, Gustavo desconecta la sonrisa y nos refugiamos en el fondo de la librería.
¿Por qué tiene tanto éxito tu libro Viva la caca?   
Hicimos el libro pensando en un público infantil, pero desde un lado más salvaje, menos didáctico. Quise conectar con los chicos saliéndome de mi mundo adulto: el sexo, el lado jodido, lo negro. Por eso el libro es un festejo de lo escatológico, de la caca, la mugre, lo asqueroso, lo chancho (cochino). Es un libro sobre eso que todos llevamos dentro y estaremos expulsando del cuerpo hasta el día en que muramos.
¿Hay épocas en las que se ponen de moda unos orificios y no otros?
Quizá se ha puesto de moda el agujero del culo, pero seguro que no sale en la tapa de la Vogue. Me gusta el límite y me gusta lo orgánico. En mi trabajo aparecen muchos fluidos, ojetes, líquidos, embarazos y sexualidad, pero de la que da vida y asquerosidad. Sin embargo lo que más me gusta es generar jugos, mugre y transpiraciones desde el plano bidimensional.
cacas-10658726_10205072256311555_2745585772347141342_o
cacas-bife2_100
¿Por qué crees que el porno, territorio transgresor si lo hay, produce sexo anal caca-less?
Nunca había reparado en eso. Quizá haya un subgénero que sea un elogio a la caca, de miembros viriles saliendo de culos, del sexo que sean, pero embadurnados en caca.
En una de sus películas, Žižek afirma que cada diseño del inodoro describe a la cultura que lo creó. ¿Por qué los argentinos no creamos inodoros y sin embargo tenemos una fijación con los culos?
 Probablemente acá el culo sea una especie de religión, de mitología, de dios. Un Gran Culo orwelliano que observa todo y lo controla. A un culo razonablemente lindo se lo observa en todo su deambular callejero, fenómeno en la frontera entre la admiración y la perversión violenta.
¿Por qué el humor rompe barreras sexuales y hasta políticas?  
Supongo que el humor te da un permiso que una institución, un político o un poder no pueden ejercer sin perder la ‘seriedad’. Por eso ante una broma te dicen ‘son chistes’, ‘es humor’, ‘son boludeces en un diario’. Sin embargo, el humor sigue produciendo impacto. Tipos como El Roto que, con una síntesis gráfica bestial, logran plasmar en un dibujo ideas que un filósofo no consigue llenando una obra con palabras.
¿El humor de los hermanos Farelli se basa en que las bromas espermáticas son fáciles de representar visualmente?
Algo pasa con Mary es una buena historia, con buenos personajes y buenos gags visuales. Lo contrario es el caso del osito TED, una acumulación de chistes de pedos, pajas y marihuana. Yo quiero un poco más, quiero que pase algo. Lo mismo ocurre con las películas de Seth Rogen, que empiezan con personajes sumidos en el porno, los pedos y las pajas, y terminan con una condena moralista que contradice todo lo expresado anteriormente.
caca-1
Hoy, cuando las libertades individuales avanzan con la misma fuerza que la condena conservadora, ¿no tenés miedo que un día aparezcan tres encapuchados y te ametrallen?
En el 2011 tuve una experiencia horrible cuando en el Suplemento No de Página 12 publiqué una parodia del DJ que explotaba en ese momento, David Guetta. Yo hice una viñeta, llamada  ‘David Gueto: el Dj de los campos de extermino’. La tira generó debates grotescos, recibí ataques de todo tipo, amenazas penales, de muerte. Y lo entiendo. Puede que fuera poco feliz, o malísima, o lo que vos quieras; pero uno no es el personaje, sino apenas el autor.
Lo que a uno lo supera es que unos dibujos con tinta china puedan provocar un debate nacional, y hacételo pasar como el orto (ojete). Nunca me había tocado padecer el acoso, la paranoia, las acusaciones de nazi. Muchos dibujantes me apoyaron, pero había surgido el tema que saldría a  la luz con lo de Charlie Hebdo. Es decir: ¿hay límites del humor?, ¿todo es plausible de ser satirizado?, ¿hay que ser judío para hablar del Holocausto? Y la verdad es que no hay respuestas, el humor no puede tener límites. Pero sí lo tienen las personas, los artistas, los editores. El humor no, porque es como el agua, que no tiene bordes, que solo puede ser contenida.
cacas-david-gueto
Volvamos a la vulgaridad. Hace poco apareció una ristra interminable de artículos sobre el cunnilingus. ¿Te resulta gracioso?
Todo puede ser gracioso, y me gusta el sexo en el humor. Pero el humor en el sexo no. La aparición del humor durante un crescendo amoroso puede ser catastrófica.
¿Porque tiene la capacidad de hacer pensar?
Puede ser. Es probable que el sexo sea el único momento en que uno es un animal, un chancho, un dinosaurio o una ballena, con una parte del cuerpo metida en el cuerpo del otro. El sexo es la ausencia total del pensamiento.
cacas-Sala
cacas-SALA_Elsa-y-Serrano
¿Por qué un coágulo menstrual no le hace gracia a nadie?
Mirá, dudo que no le cause gracia a nadie. Lo que vos y yo podemos considerar vomitivo, escandaloso y aberrante, seguro le hace gracia a alguien. Pero seguro. Y eso lo considero una gran suerte.
Viva la caca lo edita Subpoesía.
caca-3-portada
cacas-superhc3a9roes

Compártelo twitter facebook whatsapp
El arte en forma de garabato del Señor Hamburguesa
Las galerías de arte que salen de casa
Festival Visible, reivindicando la normalización desde 2004
¿Volverán a ser las portadas el «talismán» de los discos?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad