14 de noviembre 2014    /   CINE/TV
por
 

Hannibal: La cámara que mima al Dr. Lecter

14 de noviembre 2014    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

El Dr. Lecter pétreo, separado unos metros de Will Graham, sin más arma que su palabra y sin embargo inquietante. Es una sensación provocada por una cámara sutil: encuadra al caníbal como controlador y sin ataduras.
(Contiene spoilers de la segunda temporada de Hannibal).
Will es encerrado en el psiquiátrico penitenciario por crímenes que no ha cometido. Durante el encierro recibe visitas de compañeros del FBI, del Dr. Chilton y del Dr. Lecter, entre otros personajes. Son tres los escenarios de las visitas: una celda, un salón con jaulas (Will, en una) y una sala de interrogatorios.
En los escenarios de la celda y la jaula, la cámara define con el plano de apertura qué influencia tiene cada personaje sobre Will y qué lugar ocupa en el tablero de juegos de Lecter. En estos últimos escenarios la puesta en escena y la cámara diferencia a Lecter de los otros personajes.
LA SALA DE INTERROGATORIOS
En la sala de interrogatorios, Will está a la izquierda de la imagen, encadenadas las muñecas a la mesa; los visitantes, a la derecha. Composición visual equilibrada con una cámara que va del plano general al plano-contraplano y de nuevo al plano general.
LA CELDA
Hannibal y el brazo sobre la cerradura
La cámara desde el punto de vista de Will, encerrado, enfoca el brazo izquierdo de Lecter —que sostiene una chaqueta— en un hueco sobre la cerradura de la celda. Un plano sencillo que simboliza que Lecter tiene la llave de la cárcel mental de Will. Las manos de otros personajes están fuera de la pantalla o aparecen cortadas por los barrotes o cargan documentos. Significa que son personajes impotentes: no tienen recursos ni poder para liberar a Will.
LA JAULA
1) El Dr. Chilton vs Lecter
Aquí las diferencias de composición visual son mayores entre el Dr. Lecter y los otros personajes.
Chilton vs Lecter
El Dr. Chilton, director del psiquiátrico penitenciario, tiene las «manos libres» como el Dr. Lecter. Manos que toman notas, enfocadas por encima de los barrotes de la jaula. El plano sugiere el poder de Chilton sobre Will. Sin embargo, aquí acaba toda similitud entre el Dr. Chilton y el Dr. Lecter.
Chilton es presa de la mentira creada por Lecter: piensa, como los otros personajes, que Will es un asesino. Por esto el plano general —a continuación del plano de las manos— muestra a Chilton con el fondo de las jaulas. El sabelotodo Chilton es otra mosca.
El Dr. Lecter, en contraposición con Chilton, permanece a distancia de las jaulas en el plano general, con un fondo limpio. A la derecha de la imagen hay un amplio espacio que recorrer. Es una regla básica de la composición de imágenes: el espacio sugiere que Lecter es un personaje con una amplia libertad de movimiento.
2) Brown, el enfermero asesino
Brown y la cabeza cortada
Matthew Brown, el enfermero asesino, es otro personaje que la cámara presenta con las «manos libres». Ha matado a un guarda de Will y se ofrece como sicario amistoso. Sin embargo, después la cámara lo muestra con el cuello «cortado» por los barrotes. Una metáfora de su futura muerte.
3) La Dra. Alana vs Lecter
Lecter vs abogado de Will
La colocación del Dr. Lecter como observador se hace evidente en la escena que comparte con la Dra. Alana y Will. El psiquiatra está a un paso a la espalda de Alana. La cámara tras la jaula oculta el cuerpo de Alana, de la que apenas se ve el rostro. Sin embargo, Lecter es perfectamente visible, como una figura recortable. En esta escena, como en otras, Alana pide a Will que recuerde cómo acabó encerrado. Will está confuso y Alana desconcertada. El Dr. Lecter tiene una mente tan libre de confusión como su figura.
La Dra. Alana mantiene la misma posición cuando acompaña al abogado a la jaula. El abogado no está tapado por elementos visuales, pero está pegado al fondo de las jaulas, a la derecha de la pantalla. Una composición desequilibrada a propósito. Significa que carece de argumentos para defender a su cliente.
Beverly y Lecter
Lecter repite posición acompañando a la forense Beverly Katz. El plano general muestra a Beverly lejana. Hay un perfecto triángulo con Will enjaulado. El plano medio de Beverly y Lecter no favorece a la forense. Es un plano que recuerda al de Alana con Lecter. Ambas mujeres se mueven coartadas por Lecter, aunque ellas no lo advierten.
4) Jack Crawford vs Lecter
Hannibal vs Crawford
Jack Crawford, el jefe de Will, es enfocado igual que el abogado. Aunque anda alrededor de la jaula, al ritmo de sus pensamientos, el plano general lo muestra a la derecha de la pantalla. Crawford está confuso por los crímenes, se siente culpable por la suerte de Will y está derrotado por el cáncer de la esposa. Quiere respuestas. La ventana muestra una noche cerrada, añadiendo mayor dramatismo al momento. La ventana a la espalda de Lecter muestra un desnudo muro de ladrillos y una ventana por donde entra el sol.
5) La supervisora del FBI y la escalera
La supervisora del FBI y la escalera
Curioso es el plano donde aparece la supervisora del FBI: a su espalda hay una escalera por la que ha descendido. (Por cierto, este personaje también es retratado a la derecha como los otros personajes que se mueven alrededor de Lecter). La supervisora ofrece a Will un acuerdo: confesará los crímenes, eludirá la pena de muerte y seguirá como asesor del FBI en un encierro más cómodo. La escalera es una escapatoria insatisfactoria, sin final. Por otro lado, la escalera es un fondo abigarrado que no favorece a la supervisora.
El Dr. Lecter es el único personaje mostrado con luz a la espalda, un fondo limpio y aire alrededor. Imágenes limpias para un alma oscura.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

El Dr. Lecter pétreo, separado unos metros de Will Graham, sin más arma que su palabra y sin embargo inquietante. Es una sensación provocada por una cámara sutil: encuadra al caníbal como controlador y sin ataduras.
(Contiene spoilers de la segunda temporada de Hannibal).
Will es encerrado en el psiquiátrico penitenciario por crímenes que no ha cometido. Durante el encierro recibe visitas de compañeros del FBI, del Dr. Chilton y del Dr. Lecter, entre otros personajes. Son tres los escenarios de las visitas: una celda, un salón con jaulas (Will, en una) y una sala de interrogatorios.
En los escenarios de la celda y la jaula, la cámara define con el plano de apertura qué influencia tiene cada personaje sobre Will y qué lugar ocupa en el tablero de juegos de Lecter. En estos últimos escenarios la puesta en escena y la cámara diferencia a Lecter de los otros personajes.
LA SALA DE INTERROGATORIOS
En la sala de interrogatorios, Will está a la izquierda de la imagen, encadenadas las muñecas a la mesa; los visitantes, a la derecha. Composición visual equilibrada con una cámara que va del plano general al plano-contraplano y de nuevo al plano general.
LA CELDA
Hannibal y el brazo sobre la cerradura
La cámara desde el punto de vista de Will, encerrado, enfoca el brazo izquierdo de Lecter —que sostiene una chaqueta— en un hueco sobre la cerradura de la celda. Un plano sencillo que simboliza que Lecter tiene la llave de la cárcel mental de Will. Las manos de otros personajes están fuera de la pantalla o aparecen cortadas por los barrotes o cargan documentos. Significa que son personajes impotentes: no tienen recursos ni poder para liberar a Will.
LA JAULA
1) El Dr. Chilton vs Lecter
Aquí las diferencias de composición visual son mayores entre el Dr. Lecter y los otros personajes.
Chilton vs Lecter
El Dr. Chilton, director del psiquiátrico penitenciario, tiene las «manos libres» como el Dr. Lecter. Manos que toman notas, enfocadas por encima de los barrotes de la jaula. El plano sugiere el poder de Chilton sobre Will. Sin embargo, aquí acaba toda similitud entre el Dr. Chilton y el Dr. Lecter.
Chilton es presa de la mentira creada por Lecter: piensa, como los otros personajes, que Will es un asesino. Por esto el plano general —a continuación del plano de las manos— muestra a Chilton con el fondo de las jaulas. El sabelotodo Chilton es otra mosca.
El Dr. Lecter, en contraposición con Chilton, permanece a distancia de las jaulas en el plano general, con un fondo limpio. A la derecha de la imagen hay un amplio espacio que recorrer. Es una regla básica de la composición de imágenes: el espacio sugiere que Lecter es un personaje con una amplia libertad de movimiento.
2) Brown, el enfermero asesino
Brown y la cabeza cortada
Matthew Brown, el enfermero asesino, es otro personaje que la cámara presenta con las «manos libres». Ha matado a un guarda de Will y se ofrece como sicario amistoso. Sin embargo, después la cámara lo muestra con el cuello «cortado» por los barrotes. Una metáfora de su futura muerte.
3) La Dra. Alana vs Lecter
Lecter vs abogado de Will
La colocación del Dr. Lecter como observador se hace evidente en la escena que comparte con la Dra. Alana y Will. El psiquiatra está a un paso a la espalda de Alana. La cámara tras la jaula oculta el cuerpo de Alana, de la que apenas se ve el rostro. Sin embargo, Lecter es perfectamente visible, como una figura recortable. En esta escena, como en otras, Alana pide a Will que recuerde cómo acabó encerrado. Will está confuso y Alana desconcertada. El Dr. Lecter tiene una mente tan libre de confusión como su figura.
La Dra. Alana mantiene la misma posición cuando acompaña al abogado a la jaula. El abogado no está tapado por elementos visuales, pero está pegado al fondo de las jaulas, a la derecha de la pantalla. Una composición desequilibrada a propósito. Significa que carece de argumentos para defender a su cliente.
Beverly y Lecter
Lecter repite posición acompañando a la forense Beverly Katz. El plano general muestra a Beverly lejana. Hay un perfecto triángulo con Will enjaulado. El plano medio de Beverly y Lecter no favorece a la forense. Es un plano que recuerda al de Alana con Lecter. Ambas mujeres se mueven coartadas por Lecter, aunque ellas no lo advierten.
4) Jack Crawford vs Lecter
Hannibal vs Crawford
Jack Crawford, el jefe de Will, es enfocado igual que el abogado. Aunque anda alrededor de la jaula, al ritmo de sus pensamientos, el plano general lo muestra a la derecha de la pantalla. Crawford está confuso por los crímenes, se siente culpable por la suerte de Will y está derrotado por el cáncer de la esposa. Quiere respuestas. La ventana muestra una noche cerrada, añadiendo mayor dramatismo al momento. La ventana a la espalda de Lecter muestra un desnudo muro de ladrillos y una ventana por donde entra el sol.
5) La supervisora del FBI y la escalera
La supervisora del FBI y la escalera
Curioso es el plano donde aparece la supervisora del FBI: a su espalda hay una escalera por la que ha descendido. (Por cierto, este personaje también es retratado a la derecha como los otros personajes que se mueven alrededor de Lecter). La supervisora ofrece a Will un acuerdo: confesará los crímenes, eludirá la pena de muerte y seguirá como asesor del FBI en un encierro más cómodo. La escalera es una escapatoria insatisfactoria, sin final. Por otro lado, la escalera es un fondo abigarrado que no favorece a la supervisora.
El Dr. Lecter es el único personaje mostrado con luz a la espalda, un fondo limpio y aire alrededor. Imágenes limpias para un alma oscura.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Instagram y las vaginas de Hitchcock
Los polis de la tele: de Colombo a Luther
El arte de los títulos de crédito
La Inglaterra kitsch de Martin Parr, en las cortinillas de la BBC
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies