12 de septiembre 2011    /   BUSINESS
por
 

Camp in my Garden: el Airbnb de los campings

12 de septiembre 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.


Cualquiera que siga las noticias tecnológicas habrá conocido en los últimos meses Airbnb, una startup que permite a particulares alquilar habitaciones a corto plazo. Las ventajas son claras: ayuda a personas a rentabilizar sus casas y ofrece una forma asequible de conseguir alojamiento. La página ha recibido inversiones que la valoran por encima de los 1.000 millones de dólares e incluso ya ha sufrido su primer escándalo. Pero hay un segmento de este mercado que se les escapó y el que Camp in my Garden quiere rellenar: los campings.
Esta página lanzada a finales de abril quiere convertirse en un punto de reunión e intercambio para personas interesadas en aprovechar sus parcelas para hacer campings improvisados.
El funcionamiento del site no dista mucho de Airbnb. Cada casa tiene un perfil con fotos e información sobre su localización y los servicios que ofrece. Puedes hacer preguntas al dueño de cada parcela o hacer una petición directa para alojarte allí. También se prioriza las opiniones de personas que ya se han alojado anteriormente en el sitio.

Los precios que ahora mismo se ofrecen, oscilan entre 5 euros por persona la noche hasta 12 euros.
Por ahora, los lugares ofertados están mayoritariamente en Reino Unido, de donde proviene la página, pero ya hay cinco anuncios en Andalucía.

“Espero que un día tengamos miles de jardines privados en todo el mundo que se ofrezcan como campings temporales. Todo el mundo será bienvenido a nuestros jardines con brazos y corazones abiertos”, cuenta Victoria Webbon, fundadora de la página.
No es difícil ver la utilidad de este servicio, especialmente en las épocas en las que la celebración de eventos y festivales dejan a un lugar sin disponibilidad de alojamientos tradicionales.

Foto portada: The Forest History Society reproducida bajo licencia CC

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.


Cualquiera que siga las noticias tecnológicas habrá conocido en los últimos meses Airbnb, una startup que permite a particulares alquilar habitaciones a corto plazo. Las ventajas son claras: ayuda a personas a rentabilizar sus casas y ofrece una forma asequible de conseguir alojamiento. La página ha recibido inversiones que la valoran por encima de los 1.000 millones de dólares e incluso ya ha sufrido su primer escándalo. Pero hay un segmento de este mercado que se les escapó y el que Camp in my Garden quiere rellenar: los campings.
Esta página lanzada a finales de abril quiere convertirse en un punto de reunión e intercambio para personas interesadas en aprovechar sus parcelas para hacer campings improvisados.
El funcionamiento del site no dista mucho de Airbnb. Cada casa tiene un perfil con fotos e información sobre su localización y los servicios que ofrece. Puedes hacer preguntas al dueño de cada parcela o hacer una petición directa para alojarte allí. También se prioriza las opiniones de personas que ya se han alojado anteriormente en el sitio.

Los precios que ahora mismo se ofrecen, oscilan entre 5 euros por persona la noche hasta 12 euros.
Por ahora, los lugares ofertados están mayoritariamente en Reino Unido, de donde proviene la página, pero ya hay cinco anuncios en Andalucía.

“Espero que un día tengamos miles de jardines privados en todo el mundo que se ofrezcan como campings temporales. Todo el mundo será bienvenido a nuestros jardines con brazos y corazones abiertos”, cuenta Victoria Webbon, fundadora de la página.
No es difícil ver la utilidad de este servicio, especialmente en las épocas en las que la celebración de eventos y festivales dejan a un lugar sin disponibilidad de alojamientos tradicionales.

Foto portada: The Forest History Society reproducida bajo licencia CC

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Aubrey de Grey, el gerontólogo que investiga el fin del envejecimiento
Clases de economía con infografías interactivas para los usuarios de transporte público de NY
Lo que Marge y Homer pueden enseñar a los emprendedores
‘Lectores sensibles’, el filtro para que los autores no salgan de la senda de lo políticamente correcto  
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.