23 de abril 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

Después de los aplausos llega la hora de pedir perdón

23 de abril 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Dar las gracias está bien. Llevamos 40 días saliendo a los balcones para hacerlo de la manera más sonora posible. Pero ahora ha llegado el momento de pedir perdón a quienes no creíamos valiosos hasta que nuestras vidas han dependido de sus modestos trabajos.

Por eso circula por redes sociales y salta de wasap en wasap una campaña de publicidad anómala por ser anónima, por no tener un anunciante, una institución, una marca detrás que la respalde.

«La idea del anonimato no es tanto una cuestión de miedo o de cobardía, sino que forma parte de la propia idea», explican sus creadores, entre los que se encuentran fotógrafos, creativos y publicistas. «Aspirar a que todo el mundo, de alguna manera, la haga suya y se posicione. En el momento en el que alguien la rentabilice, aunque sea como marca personal, pierde fuerza, pierde valor y, sobre todo, pierde coherencia».

campaña anónima de publicidad

La única firma visible es un símbolo, un elegante y sencillo ampersand que no significa nada, pero que quiere englobar a un infinito etcétera de firmantes. «Nos parecía bonita la idea de que ese símbolo fuera un poco la marca de todos; aspira a ser el logotipo de una sociedad que firma un mensaje».

El anonimato de la campaña ha traído también otra consecuencia inesperada, dicen sus responsables. «El hecho de que la gente no sepa ni quiénes ni cuántos hay detrás de esta campaña ha generado también una cierta visión positiva de un sector como el nuestro [el de la publicidad], que ha sido muy vilipendiado, a veces con razón y a veces sin razón. Los mensajes publicitarios bien utilizados pueden ser muy poderosos para cambiar actitudes. Creo que tenemos una oportunidad extraoridinaria en los próximos años para trabajar con las marcas y hacerlas ver que son agentes con un poder de transformación importantísimo».

campaña anónima de publicidad

campaña anónima de publicidad

campaña anónima de publicidad

Dicen sus creadores que pedir perdón «es algo más valioso que dar gracias porque al final es también una manera de agradecer». Como profesionales  de la publicidad, han analizado la ingente cantidad de campañas y anuncios que se han lanzado estos días de confinamiento dando las gracias por su labor a sanitarios, reponedores de supermercados, personal de limpieza, transportistas y tantos otros que abandonan la seguridad de sus hogares para cuidar del resto de la sociedad.

campaña anónima de publicidad

Todas esas campañas pecan de lo mismo, afirman. «Faltan ideas creativas. Hay un intento de dar un gracias general, mayoritario, pero todos los anuncios están cortados por el mismo patrón, todos repiten las mismas imágenes. En ese sentido, los que nos dedicamos a hacer anuncios debemos ser capaces de hacer ver a las marcas que se puede dar las gracias, que se puede dar un mensaje de apoyo y solidaridad y hacerlo desde el punto de vista creativo diferente».

campaña anónima de publicidad

campaña anónima de publicidad

Al ver que no había nadie que hubiera roto esa norma, ellos decidieron hacerlo por su cuenta. «Nos hubiera encantado que una marca o una institución hubiera lanzado un mensaje como este, hubiera sido muy valiente; no ha ocurrido y eso nos llevó a pensar que nosotros teníamos la posibilidad de hacerlo». Y lo han convertido en un «autoencargo para regalárselo a la sociedad como vehículo para canalizar ese deseo de expresar algo que la gente piensa».

campaña anónima de publicidad

campaña anónima de publicidad

campaña anónima de publicidad

Las redes sociales, junto con los principales medios de comunicación, son las vías por las que circula esta campaña anónima. A pesar de sus temores de que fuera rechazada por el hecho de no ir firmada, en medio de una situación donde los bulos campean a sus anchas, la respuesta que han recibido ha sido más que satisfactoria. Pero el WhatsApp ha sido la mejor herramienta de difusión, aseguran los creadores. «Hemos intentado todos poner de nuestra parte y tratar de vincular a gente que sabemos que tiene una gran capacidad de prescripción y de difusión de estos mensajes». Su intención es que salte las fronteras de España y se convierta en un mensaje global porque opinan que es un mensaje que firmaría cualquier ciudadano de cualquier país del mundo.

Pero sus responsables también han elegido otro medio de transmitir el mensaje: los sindicatos, «porque si uno de los objetivos es pedir perdón a todos estos colectivos, una vía de llegar a ellos fácilmente es a través de las agrupaciones sindicales».

campaña anónima de publicidad

¿Acabará toda esta ola de solidaridad cuando acabe el estado de alarma? ¿Volveremos a mirar por encima del hombro, o lo que es peor, a invisibilizar, a estos profesionales sin grandes títulos ni nóminas que se han dejado la piel para que no faltara de nada mientras todo el mundo estaba parado? Los creadores de la campaña se muestran optimistas, pero también les asusta la posibilidad de que todo quede en nada, en una moda pasajera que morirá cuando nos toque vivir otra realidad.

campaña anónima de publicidad

«Esto debería llevarnos a que, a partir de ahora, losmiremos  de otra manera. Admiramos a profesionales que nos proyectan al futuro (los que trabajan en tecnología, cocineros, estrellas de la música, fútbol…). Nos gustaría pensar que esta crisis nos lleve también a mirar a estas profesiones mucho más mundanas pero con un valor en el presente extraordinario».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Dar las gracias está bien. Llevamos 40 días saliendo a los balcones para hacerlo de la manera más sonora posible. Pero ahora ha llegado el momento de pedir perdón a quienes no creíamos valiosos hasta que nuestras vidas han dependido de sus modestos trabajos.

Por eso circula por redes sociales y salta de wasap en wasap una campaña de publicidad anómala por ser anónima, por no tener un anunciante, una institución, una marca detrás que la respalde.

«La idea del anonimato no es tanto una cuestión de miedo o de cobardía, sino que forma parte de la propia idea», explican sus creadores, entre los que se encuentran fotógrafos, creativos y publicistas. «Aspirar a que todo el mundo, de alguna manera, la haga suya y se posicione. En el momento en el que alguien la rentabilice, aunque sea como marca personal, pierde fuerza, pierde valor y, sobre todo, pierde coherencia».

campaña anónima de publicidad

La única firma visible es un símbolo, un elegante y sencillo ampersand que no significa nada, pero que quiere englobar a un infinito etcétera de firmantes. «Nos parecía bonita la idea de que ese símbolo fuera un poco la marca de todos; aspira a ser el logotipo de una sociedad que firma un mensaje».

El anonimato de la campaña ha traído también otra consecuencia inesperada, dicen sus responsables. «El hecho de que la gente no sepa ni quiénes ni cuántos hay detrás de esta campaña ha generado también una cierta visión positiva de un sector como el nuestro [el de la publicidad], que ha sido muy vilipendiado, a veces con razón y a veces sin razón. Los mensajes publicitarios bien utilizados pueden ser muy poderosos para cambiar actitudes. Creo que tenemos una oportunidad extraoridinaria en los próximos años para trabajar con las marcas y hacerlas ver que son agentes con un poder de transformación importantísimo».

campaña anónima de publicidad

campaña anónima de publicidad

campaña anónima de publicidad

Dicen sus creadores que pedir perdón «es algo más valioso que dar gracias porque al final es también una manera de agradecer». Como profesionales  de la publicidad, han analizado la ingente cantidad de campañas y anuncios que se han lanzado estos días de confinamiento dando las gracias por su labor a sanitarios, reponedores de supermercados, personal de limpieza, transportistas y tantos otros que abandonan la seguridad de sus hogares para cuidar del resto de la sociedad.

campaña anónima de publicidad

Todas esas campañas pecan de lo mismo, afirman. «Faltan ideas creativas. Hay un intento de dar un gracias general, mayoritario, pero todos los anuncios están cortados por el mismo patrón, todos repiten las mismas imágenes. En ese sentido, los que nos dedicamos a hacer anuncios debemos ser capaces de hacer ver a las marcas que se puede dar las gracias, que se puede dar un mensaje de apoyo y solidaridad y hacerlo desde el punto de vista creativo diferente».

campaña anónima de publicidad

campaña anónima de publicidad

Al ver que no había nadie que hubiera roto esa norma, ellos decidieron hacerlo por su cuenta. «Nos hubiera encantado que una marca o una institución hubiera lanzado un mensaje como este, hubiera sido muy valiente; no ha ocurrido y eso nos llevó a pensar que nosotros teníamos la posibilidad de hacerlo». Y lo han convertido en un «autoencargo para regalárselo a la sociedad como vehículo para canalizar ese deseo de expresar algo que la gente piensa».

campaña anónima de publicidad

campaña anónima de publicidad

campaña anónima de publicidad

Las redes sociales, junto con los principales medios de comunicación, son las vías por las que circula esta campaña anónima. A pesar de sus temores de que fuera rechazada por el hecho de no ir firmada, en medio de una situación donde los bulos campean a sus anchas, la respuesta que han recibido ha sido más que satisfactoria. Pero el WhatsApp ha sido la mejor herramienta de difusión, aseguran los creadores. «Hemos intentado todos poner de nuestra parte y tratar de vincular a gente que sabemos que tiene una gran capacidad de prescripción y de difusión de estos mensajes». Su intención es que salte las fronteras de España y se convierta en un mensaje global porque opinan que es un mensaje que firmaría cualquier ciudadano de cualquier país del mundo.

Pero sus responsables también han elegido otro medio de transmitir el mensaje: los sindicatos, «porque si uno de los objetivos es pedir perdón a todos estos colectivos, una vía de llegar a ellos fácilmente es a través de las agrupaciones sindicales».

campaña anónima de publicidad

¿Acabará toda esta ola de solidaridad cuando acabe el estado de alarma? ¿Volveremos a mirar por encima del hombro, o lo que es peor, a invisibilizar, a estos profesionales sin grandes títulos ni nóminas que se han dejado la piel para que no faltara de nada mientras todo el mundo estaba parado? Los creadores de la campaña se muestran optimistas, pero también les asusta la posibilidad de que todo quede en nada, en una moda pasajera que morirá cuando nos toque vivir otra realidad.

campaña anónima de publicidad

«Esto debería llevarnos a que, a partir de ahora, losmiremos  de otra manera. Admiramos a profesionales que nos proyectan al futuro (los que trabajan en tecnología, cocineros, estrellas de la música, fútbol…). Nos gustaría pensar que esta crisis nos lleve también a mirar a estas profesiones mucho más mundanas pero con un valor en el presente extraordinario».

Compártelo twitter facebook whatsapp
El ataque de los electrodomésticos asesinos
Revívelo: los recuerdos, mejor que sean propios
La economía de la colaboración
Los 5 posts más vistos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad