fbpx
15 de julio 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

Steampunk: El antiminimalismo

15 de julio 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


En Campus Party cabe todo. A pesar de tratarse del evento en el que se mira al futuro por excelencia, también hay sitio para movimientos estéticos que regatean tanto al pasado como al futuro para llegar a propuestas visuales y filosóficas diferentes. Así es el steampunk.Podría parecer que existe un halo de nostalgia en las propuestas del steampunk. Según Elisabet Roselló (Lady Elisabet), presidenta fundadora de la Asociación Catalana de Steampunk y Otros Retrofuturismos (ACSAR). Algo de eso hay, al igual que interés en todo lo relativo a las visiones de futuro y, sobre todo, una crítica a los valores de la sociedad de este tiempo. «El steampunk critica a la sociedad y cultura actual, al consumismo y la pérdida de valores como el ingenio y la creatividad. Reivindica la recuperacion de la cultura del hazlo tu mismo».
Por definición, el steampunk es un movimiento retrofuturista dentro de la ciencia ficción que se inspira en el futuro que imaginaban en nuestro pasado histórico. ¿Cómo imaginaban el año 2000 nuestros abuelos?  Pues plagado de conceptos inexistentes en la época en que vivían pero con una estética muy apegada a aquel tiempo. Por eso, el steampunk se nutre enormemente de elementos modernistas o art noveau.

El steampunk pasó ayer por Campus Party en su faceta relativa al modding de hardware, una disciplina que convierte cada componente de un ordenador actual en una obra de arte retrofuturista en la que un teclado puede llegar a superar los mil euros. «Se trata de dar un nuevo uso a lo viejo», explicó Roselló. «Otra opción es convertir lo nuevo en antiguo para abandonar la fría y minimalista estética de la nueva tecnología, que está tan poco trabajada».
Así, con inspiradores como Edgar Allan Poe, Jules Verne, Nikola Tesla o H.G. Wells, esta corriente crea ordenadores personales con objetos vntage, como cajas o armarios antiguos o teclados de máquinas de escribir. A medio camino entre un capítulo de Bricomanía y Las Aventuras del Barón Munchausen, «el steampunk toma la estética del pasado y la reconvierte con los conceptos actuales», dijo Roselló.


En Campus Party cabe todo. A pesar de tratarse del evento en el que se mira al futuro por excelencia, también hay sitio para movimientos estéticos que regatean tanto al pasado como al futuro para llegar a propuestas visuales y filosóficas diferentes. Así es el steampunk.Podría parecer que existe un halo de nostalgia en las propuestas del steampunk. Según Elisabet Roselló (Lady Elisabet), presidenta fundadora de la Asociación Catalana de Steampunk y Otros Retrofuturismos (ACSAR). Algo de eso hay, al igual que interés en todo lo relativo a las visiones de futuro y, sobre todo, una crítica a los valores de la sociedad de este tiempo. «El steampunk critica a la sociedad y cultura actual, al consumismo y la pérdida de valores como el ingenio y la creatividad. Reivindica la recuperacion de la cultura del hazlo tu mismo».
Por definición, el steampunk es un movimiento retrofuturista dentro de la ciencia ficción que se inspira en el futuro que imaginaban en nuestro pasado histórico. ¿Cómo imaginaban el año 2000 nuestros abuelos?  Pues plagado de conceptos inexistentes en la época en que vivían pero con una estética muy apegada a aquel tiempo. Por eso, el steampunk se nutre enormemente de elementos modernistas o art noveau.

El steampunk pasó ayer por Campus Party en su faceta relativa al modding de hardware, una disciplina que convierte cada componente de un ordenador actual en una obra de arte retrofuturista en la que un teclado puede llegar a superar los mil euros. «Se trata de dar un nuevo uso a lo viejo», explicó Roselló. «Otra opción es convertir lo nuevo en antiguo para abandonar la fría y minimalista estética de la nueva tecnología, que está tan poco trabajada».
Así, con inspiradores como Edgar Allan Poe, Jules Verne, Nikola Tesla o H.G. Wells, esta corriente crea ordenadores personales con objetos vntage, como cajas o armarios antiguos o teclados de máquinas de escribir. A medio camino entre un capítulo de Bricomanía y Las Aventuras del Barón Munchausen, «el steampunk toma la estética del pasado y la reconvierte con los conceptos actuales», dijo Roselló.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Tomar heroína para calmar la tos
El libro para niños en el que la «abuela de Frankenstein» defendía la educación femenina
Esta app nacida en Barcelona ha logrado legalizar el grafiti en medio mundo
Algo más que garabatos de aburrimiento
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Pues para tratarse de algo tan de moda, es una pena que no hayan dejado más comentarios…
    El Steampunk (bien llevado, con piezas de verdadera calidad y artesanía) puede ser realmente fascinante, y no simplemente un montón de frikis disfrazados del reloj del abuelito.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *