fbpx
29 de julio 2010    /   BUSINESS
por
 

Campus Party Valencia | AISoy: Un robot que cree estar vivo

29 de julio 2010    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

AiSoyport

A partir de mediados de agosto, un grupo de científicos e ingenieros madrileños lanzarán al mercado AiSoy1, un robot que pretende revolucionar la forma en que nos relacionamos con el mundo digital. «Es el primer robot para el consumo doméstico que es capaz de hablar, escuchar, sentir, dialogar y leer. Con el paso del tiempo aprende a modificar su personalidad. Evoluciona», explica Diego García, co-fundador del proyecto.

La programación del robot ha seguido un complejo proceso con el objetivo de dotarlo de valores y la capacidad de sentir. «Si su batería baja empieza a sentir tristeza o si pegas al robot desencadena un sentimiento de miedo que persiste la próxima vez que te relacionas con el. Es como un ser vivo”.


AiSoy1 tiene una altura de 20 centímetros y esta configurado para reconocer audio, imágenes, luz, tacto y temperatura. Estas funcionalidades se han potenciado en detrimento de la movilidad que es reducida.

El robot tiene la capacidad de ser utilizado como un asistente personal. «Puede servir de agenda. Recordarte tus compromisos por ejemplo. También puede subir tweets si lo conectas con el ordenador a través de USB”.

aisoyfrontaisoyback

«Es el primer robot social domestico al alcance de todos»

Entrevista con David Ríos, asesor científico de AISoy1 y Diego García, co-fundador del proyecto.

¿Que precio va a tener el AISoy1?

D.R: Aunque no queremos revelar el precio todavía, la intención es que sea asequible. Hasta ahora la robótica ha estado fuera del alcance del público general. Este robot no superará los 300 euros.

El lanzamiento es el 10 de agosto. ¿Será un lanzamiento a gran escala?

D.G: El primer paso será crear una serie limitada que se venderá principalmente por internet. Queremos generar interés primero entre el público geek. De allí pasaremos a comercializarlo a gran escala seguramente a partir de esta Navidad.

¿Nace con vocación internacional de cruzar fronteras?

D.G: Sí, totalmente. Nos enfocaremos al principio en España pero el objetivo es estar en todo el mundo.

Este robot tiene emociones y responde a estímulos ¿Es la evolución natural del Tamagotchi?

D.G: Pero lo lleva mucho más allá. Aquí hemos creado vida y verdadera interacción.

¿Estará abierto para desarrolladores?

D.R: Antes de final de año se abrirá una parte para que desarrolladores puedan hacer aplicaciones. También estamos en conversaciones con muchas empresas de gaming interesadas en las posibilidades que pueda abrir en este campo.

¿Quien esta detrás del proyecto? ¿Es una start-up?

D.G: De alguna forma lo es. Los principales desarrolladores del proyecto somos también socios. Se ha creado en la universidad politécnica de Madrid. Hemos recibido además un apoyo económico importante del CTDI.

¿Por qué habéis dotado de una cierta complejidad a este robot? ¿No es mejor que siempre esté feliz?

D.G: Eso sería una visión irreal del mundo. Al final no deja de ser un producto comercial orientado al mundo. Su finalidad es divertir. Es fácil de contentar pero darle emociones lo hace más creíble. Es un compañero digital que traduce el mundo digital al mundo humano. Es un intermediario.

¿Es una constatación que los proyectos de tecnología de este tipo no solo tienen que salir de Silicon Valley o Japón?

D.G: Pienso que proyectos como este no tienen nada que envidiar al exterior. Queremos demostrar que se puede hacer este tipo de tecnología aquí en España.

¿Que más posibilidades tiene el AISoy1?

D.R: Además del elemento lúdico pensamos que la aplicación futura podría ser para fines educativos. También podrá utilizar con fines terapéuticos. Ayudar a mayores por ejemplo.

AiSoyport

A partir de mediados de agosto, un grupo de científicos e ingenieros madrileños lanzarán al mercado AiSoy1, un robot que pretende revolucionar la forma en que nos relacionamos con el mundo digital. «Es el primer robot para el consumo doméstico que es capaz de hablar, escuchar, sentir, dialogar y leer. Con el paso del tiempo aprende a modificar su personalidad. Evoluciona», explica Diego García, co-fundador del proyecto.

La programación del robot ha seguido un complejo proceso con el objetivo de dotarlo de valores y la capacidad de sentir. «Si su batería baja empieza a sentir tristeza o si pegas al robot desencadena un sentimiento de miedo que persiste la próxima vez que te relacionas con el. Es como un ser vivo”.


AiSoy1 tiene una altura de 20 centímetros y esta configurado para reconocer audio, imágenes, luz, tacto y temperatura. Estas funcionalidades se han potenciado en detrimento de la movilidad que es reducida.

El robot tiene la capacidad de ser utilizado como un asistente personal. «Puede servir de agenda. Recordarte tus compromisos por ejemplo. También puede subir tweets si lo conectas con el ordenador a través de USB”.

aisoyfrontaisoyback

«Es el primer robot social domestico al alcance de todos»

Entrevista con David Ríos, asesor científico de AISoy1 y Diego García, co-fundador del proyecto.

¿Que precio va a tener el AISoy1?

D.R: Aunque no queremos revelar el precio todavía, la intención es que sea asequible. Hasta ahora la robótica ha estado fuera del alcance del público general. Este robot no superará los 300 euros.

El lanzamiento es el 10 de agosto. ¿Será un lanzamiento a gran escala?

D.G: El primer paso será crear una serie limitada que se venderá principalmente por internet. Queremos generar interés primero entre el público geek. De allí pasaremos a comercializarlo a gran escala seguramente a partir de esta Navidad.

¿Nace con vocación internacional de cruzar fronteras?

D.G: Sí, totalmente. Nos enfocaremos al principio en España pero el objetivo es estar en todo el mundo.

Este robot tiene emociones y responde a estímulos ¿Es la evolución natural del Tamagotchi?

D.G: Pero lo lleva mucho más allá. Aquí hemos creado vida y verdadera interacción.

¿Estará abierto para desarrolladores?

D.R: Antes de final de año se abrirá una parte para que desarrolladores puedan hacer aplicaciones. También estamos en conversaciones con muchas empresas de gaming interesadas en las posibilidades que pueda abrir en este campo.

¿Quien esta detrás del proyecto? ¿Es una start-up?

D.G: De alguna forma lo es. Los principales desarrolladores del proyecto somos también socios. Se ha creado en la universidad politécnica de Madrid. Hemos recibido además un apoyo económico importante del CTDI.

¿Por qué habéis dotado de una cierta complejidad a este robot? ¿No es mejor que siempre esté feliz?

D.G: Eso sería una visión irreal del mundo. Al final no deja de ser un producto comercial orientado al mundo. Su finalidad es divertir. Es fácil de contentar pero darle emociones lo hace más creíble. Es un compañero digital que traduce el mundo digital al mundo humano. Es un intermediario.

¿Es una constatación que los proyectos de tecnología de este tipo no solo tienen que salir de Silicon Valley o Japón?

D.G: Pienso que proyectos como este no tienen nada que envidiar al exterior. Queremos demostrar que se puede hacer este tipo de tecnología aquí en España.

¿Que más posibilidades tiene el AISoy1?

D.R: Además del elemento lúdico pensamos que la aplicación futura podría ser para fines educativos. También podrá utilizar con fines terapéuticos. Ayudar a mayores por ejemplo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La arquitectura hecha con tierra también es patrimonio
Los abuelos que previeron la crisis
La Maleta de Fonseca: el cabreo de que te pierdan el equipaje convertido en personaje
Verano de abril en Primrose Hill
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *