16 de mayo 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Y tú más: ¡Capullo!

16 de mayo 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Por mucho que te gusten las rosas en primavera; por muy feliz que te hagan cuando te regalan un ramito lleno de ellos, si te llaman capullo no te están diciendo nada bueno, créeme.

Porque dicho de una persona, capullo es un novato (según el DRAE), que esta vez sí se queda corto, pero corto corto, en la definición.
Un capullo es un tonto, sí, un sinónimo de gilipollas, un patoso, un cabezahueca. Es cierto que podemos mirarle con simpatía a pesar de su estulticia por ese aire de aprendiz que desprende. Pero un capullo puede ser además alguien que no solo es tonto, sino también mala persona.
Dice Pancracio Celdrán que «también se dice del tonto que en su ignorancia pretende pasarse de listo dejando al descubierto su simpleza. Sujeto introvertido y palurdo que estando muy encerrado en sí mismo se va abriendo conforme se le brinda amistad o se le da confianza». Quizá ahí esté la metáfora. Igual que un capullo floral se va abriendo descubriendo la flor que lleva dentro, un capullo humano va mostrando poco a poco su estupidez.
Tendríamos, pues, la primera acepción del término y su explicación. Una metáfora: capullo=algo inocente, no experimentado ni maleado por la vida, por tanto, tontorrón, ingenuo.
¿Y su etimología? Según la RAE, capullo podría venir de capillo, «influenciado en su terminología por la del latín cucullus, capucho». Sin embargo, el señor Celdrán cree que se relaciona con el latín capitulum, que significa «cabezuela, capullo, referido acaso al prepucio». Y aquí enlazamos con otras expresiones insultantes y soeces del tipo «tonto de la polla», «cabeza pijo» y otras lindezas. Ya está, con el pene hemos topado.
Porque además de usarlo para insultar, capullo es también una palabra soez para definir al miembro viril. Y es otra de las definiciones que da la Academia sobre capullo: prepucio. La explicación, metafórica también, está clara si pensamos en la forma y en el significado.
Para reforzar esta teoría, don Pancracio recuerda que en un Glosario de El Escorial se traduce «praeputiumpor, capillo de carajo», igualando algunos capillo y capullo. Por tanto sería un recurso expresivo más en torno a pene.
Capullos insignes ha habido muchos. De los inocentes y de los malos. Pero no es de buena educación señalar con el dedo. Así que mejor lo dejamos aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Por mucho que te gusten las rosas en primavera; por muy feliz que te hagan cuando te regalan un ramito lleno de ellos, si te llaman capullo no te están diciendo nada bueno, créeme.

Porque dicho de una persona, capullo es un novato (según el DRAE), que esta vez sí se queda corto, pero corto corto, en la definición.
Un capullo es un tonto, sí, un sinónimo de gilipollas, un patoso, un cabezahueca. Es cierto que podemos mirarle con simpatía a pesar de su estulticia por ese aire de aprendiz que desprende. Pero un capullo puede ser además alguien que no solo es tonto, sino también mala persona.
Dice Pancracio Celdrán que «también se dice del tonto que en su ignorancia pretende pasarse de listo dejando al descubierto su simpleza. Sujeto introvertido y palurdo que estando muy encerrado en sí mismo se va abriendo conforme se le brinda amistad o se le da confianza». Quizá ahí esté la metáfora. Igual que un capullo floral se va abriendo descubriendo la flor que lleva dentro, un capullo humano va mostrando poco a poco su estupidez.
Tendríamos, pues, la primera acepción del término y su explicación. Una metáfora: capullo=algo inocente, no experimentado ni maleado por la vida, por tanto, tontorrón, ingenuo.
¿Y su etimología? Según la RAE, capullo podría venir de capillo, «influenciado en su terminología por la del latín cucullus, capucho». Sin embargo, el señor Celdrán cree que se relaciona con el latín capitulum, que significa «cabezuela, capullo, referido acaso al prepucio». Y aquí enlazamos con otras expresiones insultantes y soeces del tipo «tonto de la polla», «cabeza pijo» y otras lindezas. Ya está, con el pene hemos topado.
Porque además de usarlo para insultar, capullo es también una palabra soez para definir al miembro viril. Y es otra de las definiciones que da la Academia sobre capullo: prepucio. La explicación, metafórica también, está clara si pensamos en la forma y en el significado.
Para reforzar esta teoría, don Pancracio recuerda que en un Glosario de El Escorial se traduce «praeputiumpor, capillo de carajo», igualando algunos capillo y capullo. Por tanto sería un recurso expresivo más en torno a pene.
Capullos insignes ha habido muchos. De los inocentes y de los malos. Pero no es de buena educación señalar con el dedo. Así que mejor lo dejamos aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Noruega: un viaje de túneles y cruceros
Luis Miguel Ariza: «Mucho cine de ciencia ficción se opone a que la ciencia ocupe el lugar de la religión»
"Llevar minifalda no significa ser libre"
El color de los sueños y las pesadillas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad