28 de julio 2015    /   IDEAS
por
 

‘Enchufa’ tu móvil a una planta para cargarlo

28 de julio 2015    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Uno de los dramas existenciales del siglo XXI es que el móvil se quede sin batería. El mundo sin conexión es claustrofóbico. ¿Qué puede hacer uno encerrado en la vida física y hablando únicamente con los individuos que tiene a dos metros de distancia? Horror.
Esa fue la tragedia que ocurrió a tres estudiantes chilenas en la víspera de la entrega de un trabajo que tenían que presentar en la universidad. Tenían un móvil y un ordenador portátil para realizar su proyecto pero la batería de ambos dispositivos se agotó. No tenían cables ni encontraron ningún enchufe en el patio de la universidad. La tarde quedó arruinada.
–Si pudiéramos sacar energía de las plantas… –pensaron.
La ingeniería informática Camila Rupcich, la ingeniera electrónica Evelyn Aravena y la ingeniera industrial Carolina Guerrero pensaron que debían «crear una tecnología que permitiera usar recursos naturales» y empezaron a diseñar un sistema para cargar los dispositivos digitales que no dependiese de la electricidad.
Después de tres años de investigación presentaron un cargador que, en lugar de enchufarlo a la corriente eléctrica, se introduce en la tierra de una planta sana. «Nuestra tecnología se basa en aprovechar la energía de las plantas», explican en el vídeo de presentación de este proyecto llamado E-Kaia. «Hemos creado un biocircuito que permite cargar dispositivos portables básicos y, además, proteger a la planta».

El tiempo de carga es de hora y media, y por el momento, funciona para celulares, tabletas, lámparas y dispositivos USB. Las investigadoras siguen trabajando en el proyecto y esperan poder comercializarlo dentro de un tiempo.
Las tres ingenieras destacan que la carga de un dispositivo no daña la planta. En su página de Facebook explicaron recientemente que crearon «un prototipo que consistió en el dispositivo instalado bajo la planta en un macetero, por un periodo cercano a los 4 años. El resultado fue positivo. La planta creció sin problemas y notamos que no tuvo problemas de plagas ni hongos. Su crecimiento fue normal». Pero ahora quieren ir más lejos y están desarrollando «una investigación que avale de manera científica nuestra teoría propuesta en este prototipo, ya que fue el primero testeado con un solo tipo de planta».
El cargador de E-Kaia, dicen, «solo necesita una planta para cargar un móvil mientras que otras energías necesitan cien metros cuadrados de plantas». Es, según la llaman, «una energía amigable».
p1
p4
p5

Fotos de E-Kaia.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Uno de los dramas existenciales del siglo XXI es que el móvil se quede sin batería. El mundo sin conexión es claustrofóbico. ¿Qué puede hacer uno encerrado en la vida física y hablando únicamente con los individuos que tiene a dos metros de distancia? Horror.
Esa fue la tragedia que ocurrió a tres estudiantes chilenas en la víspera de la entrega de un trabajo que tenían que presentar en la universidad. Tenían un móvil y un ordenador portátil para realizar su proyecto pero la batería de ambos dispositivos se agotó. No tenían cables ni encontraron ningún enchufe en el patio de la universidad. La tarde quedó arruinada.
–Si pudiéramos sacar energía de las plantas… –pensaron.
La ingeniería informática Camila Rupcich, la ingeniera electrónica Evelyn Aravena y la ingeniera industrial Carolina Guerrero pensaron que debían «crear una tecnología que permitiera usar recursos naturales» y empezaron a diseñar un sistema para cargar los dispositivos digitales que no dependiese de la electricidad.
Después de tres años de investigación presentaron un cargador que, en lugar de enchufarlo a la corriente eléctrica, se introduce en la tierra de una planta sana. «Nuestra tecnología se basa en aprovechar la energía de las plantas», explican en el vídeo de presentación de este proyecto llamado E-Kaia. «Hemos creado un biocircuito que permite cargar dispositivos portables básicos y, además, proteger a la planta».

El tiempo de carga es de hora y media, y por el momento, funciona para celulares, tabletas, lámparas y dispositivos USB. Las investigadoras siguen trabajando en el proyecto y esperan poder comercializarlo dentro de un tiempo.
Las tres ingenieras destacan que la carga de un dispositivo no daña la planta. En su página de Facebook explicaron recientemente que crearon «un prototipo que consistió en el dispositivo instalado bajo la planta en un macetero, por un periodo cercano a los 4 años. El resultado fue positivo. La planta creció sin problemas y notamos que no tuvo problemas de plagas ni hongos. Su crecimiento fue normal». Pero ahora quieren ir más lejos y están desarrollando «una investigación que avale de manera científica nuestra teoría propuesta en este prototipo, ya que fue el primero testeado con un solo tipo de planta».
El cargador de E-Kaia, dicen, «solo necesita una planta para cargar un móvil mientras que otras energías necesitan cien metros cuadrados de plantas». Es, según la llaman, «una energía amigable».
p1
p4
p5

Fotos de E-Kaia.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
En el siglo XVII kerían ke eskribiésemos así
En el Ojo Ajeno: Raro, raro…
Hermanos mayores, medianos y pequeños: la investidura eterna
Si fuera cirujano…. ¿operaría a su hijo en una intervención a vida o muerte?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies