3 de febrero 2017    /   CINE/TV
por
 

¿Qué pasa cuando los carteles de cine sí te dicen la verdad?

3 de febrero 2017    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Buena parte del éxito de una película es su campaña de comunicación. Entrevistas a los actores, al director, trailers y por encima de todo, los carteles. En ellos se representan los elementos más atractivos del filme y se intentan silenciar sus fallos.

Hartos de que los carteles no cuenten toda la verdad sobre una película, el equipo de la web The Shiznit lleva varios años haciendo sus particulares versiones de los mismos. Sin apenas intervenir en el diseño original, incluyen textos, explicaciones y eslóganes que transmiten de verdad lo que el espectador va a ver.

No se salva nadie. Ni el realizador ni el guionista ni los actores. Un buen ejemplo es Leonardo Di Caprio. En el cartel de Edgard Hoover aparecía la frase «Por favor nominadme… aunque sea al mejor maquillaje» en referencia a las ganas del actor por conseguir un Oscar. Ansias que eran objeto de mofa en el cartel de The Revenant. En él se decía «Cualquier cosa sea por un Oscar. Di Caprio follado por un oso».

No faltan los chistes sobre las nuevas tecnologías. En el cartel alternativo de La llegada, se afirma «Google Translator no puede ayudarnos». En el de Her, se bromea con Siri y la voz evocadora de Scarlett Johansson: Siri. The boner edition. Algo así como La edición para empalmarse. También incluye una sentencia nada descabellada: «Si tu teléfono móvil tuviera la voz de Scarlett Johansson probablemente tú también querrías acostarte con él».


También hay lugar para la crítica política. Desde la omnipotencia de las grandes corporaciones como Disney en Al encuentro de Mr. Banks («La empresa siempre gana») al racismo de Criadas y señoras («Los blancos solucionan el racismo»), o la esclavitud en Lincoln y Django desencadenado. En el primero se afirma «La esclavitud apesta. Versión seria»; en el segundo «La esclavitud apesta. Versión divertida».

Hablando de Lincoln, a los responsables de The Shiznit no siempre les gusta cómo aparecen representados los personajes históricos en las películas. De la cinta Mandela, por ejemplo, opinan que Idris Elba no se parece nada. Del biopic sobre Steve Jobs dicen «Esta es la buena, no la de Ashton Kutcher». Al ver la de Jacqueline Kennedy se acuerdan de cuando la política era algo digno. Lo que opinan de La Dama de hierro, mejor lo ven ustedes.

Ahora que se acercan los Oscar, han dedicado una sección en su blog para las candidatas. Además de las ya mencionadas aquí, aparecen Manchester frente al mar («¿Pensabas que Ben Affleck era triste? Cassey Affleck acepta el reto») o Hasta el último hombre («Basada en una interesante página de Wikipedia»). Sin olvidar, claro está, La La Land: «Esta película es mejor que tu vida».

Buena parte del éxito de una película es su campaña de comunicación. Entrevistas a los actores, al director, trailers y por encima de todo, los carteles. En ellos se representan los elementos más atractivos del filme y se intentan silenciar sus fallos.

Hartos de que los carteles no cuenten toda la verdad sobre una película, el equipo de la web The Shiznit lleva varios años haciendo sus particulares versiones de los mismos. Sin apenas intervenir en el diseño original, incluyen textos, explicaciones y eslóganes que transmiten de verdad lo que el espectador va a ver.

No se salva nadie. Ni el realizador ni el guionista ni los actores. Un buen ejemplo es Leonardo Di Caprio. En el cartel de Edgard Hoover aparecía la frase «Por favor nominadme… aunque sea al mejor maquillaje» en referencia a las ganas del actor por conseguir un Oscar. Ansias que eran objeto de mofa en el cartel de The Revenant. En él se decía «Cualquier cosa sea por un Oscar. Di Caprio follado por un oso».

No faltan los chistes sobre las nuevas tecnologías. En el cartel alternativo de La llegada, se afirma «Google Translator no puede ayudarnos». En el de Her, se bromea con Siri y la voz evocadora de Scarlett Johansson: Siri. The boner edition. Algo así como La edición para empalmarse. También incluye una sentencia nada descabellada: «Si tu teléfono móvil tuviera la voz de Scarlett Johansson probablemente tú también querrías acostarte con él».


También hay lugar para la crítica política. Desde la omnipotencia de las grandes corporaciones como Disney en Al encuentro de Mr. Banks («La empresa siempre gana») al racismo de Criadas y señoras («Los blancos solucionan el racismo»), o la esclavitud en Lincoln y Django desencadenado. En el primero se afirma «La esclavitud apesta. Versión seria»; en el segundo «La esclavitud apesta. Versión divertida».

Hablando de Lincoln, a los responsables de The Shiznit no siempre les gusta cómo aparecen representados los personajes históricos en las películas. De la cinta Mandela, por ejemplo, opinan que Idris Elba no se parece nada. Del biopic sobre Steve Jobs dicen «Esta es la buena, no la de Ashton Kutcher». Al ver la de Jacqueline Kennedy se acuerdan de cuando la política era algo digno. Lo que opinan de La Dama de hierro, mejor lo ven ustedes.

Ahora que se acercan los Oscar, han dedicado una sección en su blog para las candidatas. Además de las ya mencionadas aquí, aparecen Manchester frente al mar («¿Pensabas que Ben Affleck era triste? Cassey Affleck acepta el reto») o Hasta el último hombre («Basada en una interesante página de Wikipedia»). Sin olvidar, claro está, La La Land: «Esta película es mejor que tu vida».

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Autofac’, las pesadillas de Philip K. Dick siguen vigentes
La primavera ya llegó
¿Quiere Disney abanderar la lucha LGTBI en Hollywood?
La basura comestible
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad