29 de marzo 2015    /   BUSINESS
por
 

No solo de Tolkien vive el friki: en España también se escribe fantasía

29 de marzo 2015    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Un grupo de humanos que residen fuera del Sistema Solar después de que la contaminación convirtiera la Tierra en un desierto, un alienígena congelado y una espada ansiada por todos los guerreros tienen, aunque parezca imposible, algo en común. Todos nacieron en el mismo sitio y son parte de la literatura fantástica hecha en España.
Ahora, gracias al éxito de una campaña de crowdfunding, estos elementos fantásticos y de ciencia ficción compartirán espacio en un mismo libro, que será traducido al inglés para que el mundo lo sepa: aquí también se hace literatura fantástica.
«El objetivo era publicar una antología que sirviese de pequeño muestrario de la fantasía, la ciencia ficción y el terror que se han escrito en España en el último cuarto de siglo, y para eso publicarlo en inglés era clave», explica Mariano Villarreal, uno de los responsables del proyecto, que verá la luz bajo el título Castillos en el aire.

El nombre de esta antología, que será publicada a finales de 2015, no es casual. La versión inglesa de la expresión «castillos en el aire» parece perfecta para una antología de literatura fantástica hispana: su traducción es «castles in Spain», literalmente «castillos en España».
Diez relatos y un crowdfunding
Castillos en el aire reunirá diez relatos de autores consagrados en el poco conocido género de la literatura fantástica española. «Son diez cuentos creo que muy representativos de las diferentes maneras, de los diferentes caminos de hacer literatura fantástica en España», explica Villarreal.
En estos diez relatos, los lectores se encontrarán con un abanico de temas, desde el catastrofismo posapocalíptico de César Mallorquí que, en El rebaño, dibuja un mundo en el que los únicos vestigios humanos son un perro pastor y un satélite; hasta el mundo construido por Javier Negrete en La Espada de Fuego, donde la espada Zemal es el objeto más deseado de la fantástica Tramórea.
quijote
Junto a la traductora Sue Burke, Mariano Villarreal estableció que cada relato de los incluidos en la antología debía cumplir dos premisas: que fuera representativo del estilo de su autor y, además, que hubiera sido importante dentro de la historia del género en España.
Así, clones, magos y nanotecnología ocuparán las páginas de este Castillos en el aire que no sería posible sin el apoyo de las más de cien personas que han financiado el proyecto a través de la plataforma de crowdfunding Indiegogo.
«Necesitábamos financiación para la traducción de la antología. Lo propuse a varias editoriales especializadas, pero era un libro de riesgo, había que hacer una inversión importante y no interesó», explica Villarreal.
Tras recaudar más de 4.000 dólares (más de 3.500 euros) a través de Indiegogo, y conseguir algo más de financiación a través de otras vías, esta antología de relatos made in Spain será una realidad antes de que en 2016 se celebre en Barcelona Eurocon, el gran evento de ciencia ficción que se celebra anualmente en distintos puntos de Europa.
De hecho, Villarreal cuenta que «la idea era hacer un libro que fuera accesible a los visitantes foráneos para que conocieran un poco de la ciencia ficción, la fantasía y el terror que se hace en España».
Lo fantástico en la piel de toro

Internet sirve así para ayudar a difundir el género fantástico español. La Red juega, como explica Villarreal, un papel muy importante para los aficionados a ella, con «esa labor de unir, de darnos a conocer y poder organizar eventos y reuniones para mantener una relación más estrecha».
Según Villarreal, que lleva más de una década comentando las novedades del género y haciendo reseñas a través de su web, la literatura fantástica en nuestro país «es pequeñita; con grandes obras pero que son bastante desconocidas».
«En España nos falta un gran título y nos falta un gran autor que sea mediático, que sea conocido por el gran público». Nos falta un Tolkien, pero no solo de anillos y hobbits vive el hombre. Mientras tanto, una pequeña muestra de la fantasía española viajará por el mundo gracias a Castillos en el aire. Al menos, hasta que se estrene la quinta temporada de Juego de Tronos
———
Foto portada: Shutterstock, Interior: Castillos en el aire

Un grupo de humanos que residen fuera del Sistema Solar después de que la contaminación convirtiera la Tierra en un desierto, un alienígena congelado y una espada ansiada por todos los guerreros tienen, aunque parezca imposible, algo en común. Todos nacieron en el mismo sitio y son parte de la literatura fantástica hecha en España.
Ahora, gracias al éxito de una campaña de crowdfunding, estos elementos fantásticos y de ciencia ficción compartirán espacio en un mismo libro, que será traducido al inglés para que el mundo lo sepa: aquí también se hace literatura fantástica.
«El objetivo era publicar una antología que sirviese de pequeño muestrario de la fantasía, la ciencia ficción y el terror que se han escrito en España en el último cuarto de siglo, y para eso publicarlo en inglés era clave», explica Mariano Villarreal, uno de los responsables del proyecto, que verá la luz bajo el título Castillos en el aire.

El nombre de esta antología, que será publicada a finales de 2015, no es casual. La versión inglesa de la expresión «castillos en el aire» parece perfecta para una antología de literatura fantástica hispana: su traducción es «castles in Spain», literalmente «castillos en España».
Diez relatos y un crowdfunding
Castillos en el aire reunirá diez relatos de autores consagrados en el poco conocido género de la literatura fantástica española. «Son diez cuentos creo que muy representativos de las diferentes maneras, de los diferentes caminos de hacer literatura fantástica en España», explica Villarreal.
En estos diez relatos, los lectores se encontrarán con un abanico de temas, desde el catastrofismo posapocalíptico de César Mallorquí que, en El rebaño, dibuja un mundo en el que los únicos vestigios humanos son un perro pastor y un satélite; hasta el mundo construido por Javier Negrete en La Espada de Fuego, donde la espada Zemal es el objeto más deseado de la fantástica Tramórea.
quijote
Junto a la traductora Sue Burke, Mariano Villarreal estableció que cada relato de los incluidos en la antología debía cumplir dos premisas: que fuera representativo del estilo de su autor y, además, que hubiera sido importante dentro de la historia del género en España.
Así, clones, magos y nanotecnología ocuparán las páginas de este Castillos en el aire que no sería posible sin el apoyo de las más de cien personas que han financiado el proyecto a través de la plataforma de crowdfunding Indiegogo.
«Necesitábamos financiación para la traducción de la antología. Lo propuse a varias editoriales especializadas, pero era un libro de riesgo, había que hacer una inversión importante y no interesó», explica Villarreal.
Tras recaudar más de 4.000 dólares (más de 3.500 euros) a través de Indiegogo, y conseguir algo más de financiación a través de otras vías, esta antología de relatos made in Spain será una realidad antes de que en 2016 se celebre en Barcelona Eurocon, el gran evento de ciencia ficción que se celebra anualmente en distintos puntos de Europa.
De hecho, Villarreal cuenta que «la idea era hacer un libro que fuera accesible a los visitantes foráneos para que conocieran un poco de la ciencia ficción, la fantasía y el terror que se hace en España».
Lo fantástico en la piel de toro

Internet sirve así para ayudar a difundir el género fantástico español. La Red juega, como explica Villarreal, un papel muy importante para los aficionados a ella, con «esa labor de unir, de darnos a conocer y poder organizar eventos y reuniones para mantener una relación más estrecha».
Según Villarreal, que lleva más de una década comentando las novedades del género y haciendo reseñas a través de su web, la literatura fantástica en nuestro país «es pequeñita; con grandes obras pero que son bastante desconocidas».
«En España nos falta un gran título y nos falta un gran autor que sea mediático, que sea conocido por el gran público». Nos falta un Tolkien, pero no solo de anillos y hobbits vive el hombre. Mientras tanto, una pequeña muestra de la fantasía española viajará por el mundo gracias a Castillos en el aire. Al menos, hasta que se estrene la quinta temporada de Juego de Tronos
———
Foto portada: Shutterstock, Interior: Castillos en el aire

Compártelo twitter facebook whatsapp
Supervivencia: cómo conservar el trabajo en el futuro
Tres razones por las que los niños finlandeses son los que mejor leen
Grownies: Te cambio los pantalones de mi hijo por la camiseta del tuyo
Una molesta invitación
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • ¿Qué gracia tiene llamar friki a los amantes de la literatura fantástica? ¿Se cree el autor que vamos todos disfrazados de hobbit o de personaje de Pratchett? ¿O es que se le ocurrió la gracieta y ya no pudo hacer otra idiotez ese día?
    Lo primero que se me ocurre es que es una práctica típica de un mal articulista: ¿qué tiene que ver el titular con el resto del artículo? ¿No tenía nada mejor para llamar la atención?
    Lo segundo es que es un defecto de su capacidad intelectual, calificar al todo por lo que sólo hace una parte. Claro que hay frikis que leen literatura fantástica, pero la mayor parte somos amantes de la literatura.
    Espero que los señores de Yorokobu espabilen por que últimamente se dejan llevar por estos titulares llamativos y por ahí pierden toda la fuerza.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *