10 de julio 2013    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Pies para qué os quiero

10 de julio 2013    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Francois Osterhagen, de madre berlinesa y padre parisino, es un artista afincado en España hace años que pretende denunciar la estandarización de los gustos. CuratingPaintings: Feet, su última instalación artística, es una remezcla de conocidas obras de la pintura universal y las obsesiones populares vertidas en las redes sociales a través de fotografías tomadas con smartphones.

Munch Feet
Con Feet, Osterhagen cierra una trilogía que comenzó con Cats y continuó con Sushi.
“Los pies, los gatos y las fotos de comidas son un reflejo icónico de la cultura contemporánea”, dice Osterhagen.
“Si no muestras al mundo tus pies, tus gatos y tus comidas eres considerado un paria de la transmedialidad”, dice Osterhagen que señala que, frente a la obscena, por repetitiva, exposición de pies en la playa, están los detractores, que forman la otra cara de la moneda. “Los contrarios a las fotos de pies convierten sus críticas en objeto de exhibición; nadie quiere quedarse fuera de la discusión en las redes sociales”, afirma Osterhagen.
Seurat feet
Osterhagen es consciente de que su exposición redifunde imágenes que critica.
“No obstante, lo que pretendo es crear mediante la repetición la repulsa o alcanzar nuevos significados mediante el extrañamiento”, concluyendo el artista que “si no lo hago yo, otro lo hará”.
De manera que los pies en Nighthawks, la conocida obra de Hopper, parece la fotografía de un camillero que conduce a un muerto hasta la ambulancia. Por otro lado, El nacimiento de Venus de Boticelli, un espectáculo presenciado por un dominguero.
nacimiento-venus-pies
“Si pretendo criticar la banalización, debo usar los mismos canales”, dice Osterhagen, que propone a sus seguidores el mantenimiento de su actividad artística mediante crowdfunding.
“La electricidad que consume el portátil cuesta”, afirma el autor, al que puede verse habitualmente en la zona de WiFi gratis de los centros comerciales como “acto de terrorismo cultural”.
Hopper Feet
(Francois Osterhagen es un personaje ficticio producto del Soñatorium).

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Francois Osterhagen, de madre berlinesa y padre parisino, es un artista afincado en España hace años que pretende denunciar la estandarización de los gustos. CuratingPaintings: Feet, su última instalación artística, es una remezcla de conocidas obras de la pintura universal y las obsesiones populares vertidas en las redes sociales a través de fotografías tomadas con smartphones.

Munch Feet
Con Feet, Osterhagen cierra una trilogía que comenzó con Cats y continuó con Sushi.
“Los pies, los gatos y las fotos de comidas son un reflejo icónico de la cultura contemporánea”, dice Osterhagen.
“Si no muestras al mundo tus pies, tus gatos y tus comidas eres considerado un paria de la transmedialidad”, dice Osterhagen que señala que, frente a la obscena, por repetitiva, exposición de pies en la playa, están los detractores, que forman la otra cara de la moneda. “Los contrarios a las fotos de pies convierten sus críticas en objeto de exhibición; nadie quiere quedarse fuera de la discusión en las redes sociales”, afirma Osterhagen.
Seurat feet
Osterhagen es consciente de que su exposición redifunde imágenes que critica.
“No obstante, lo que pretendo es crear mediante la repetición la repulsa o alcanzar nuevos significados mediante el extrañamiento”, concluyendo el artista que “si no lo hago yo, otro lo hará”.
De manera que los pies en Nighthawks, la conocida obra de Hopper, parece la fotografía de un camillero que conduce a un muerto hasta la ambulancia. Por otro lado, El nacimiento de Venus de Boticelli, un espectáculo presenciado por un dominguero.
nacimiento-venus-pies
“Si pretendo criticar la banalización, debo usar los mismos canales”, dice Osterhagen, que propone a sus seguidores el mantenimiento de su actividad artística mediante crowdfunding.
“La electricidad que consume el portátil cuesta”, afirma el autor, al que puede verse habitualmente en la zona de WiFi gratis de los centros comerciales como “acto de terrorismo cultural”.
Hopper Feet
(Francois Osterhagen es un personaje ficticio producto del Soñatorium).

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las aventuras de superhéroes de Kiehl’s
El generador chiptune de la agencia mono
Cuando la ciencia y la tecnología eran cosa de mujeres
¿Cómo hacer que muchos nazis marchen contra el nazismo?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad