17 de abril 2017    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Todo mejora con la presencia de una cebra

17 de abril 2017    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

En los últimos días puede que hayan visto la imagen del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto a la canciller alemana, Angela Merkel, durante su visita al país norteamericano, pero con una diferencia muy notable: una cebra posaba junto a ellos en la fotografía. Otras situaciones similares se han presentado en las redes sociales.

Al secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, le acompaña una durante una comparecencia a los medios de comunicación. Así como el ejemplo anterior, estos personajes se han viralizado e introducido a avances de películas, noticias de actualidad y todo tipo de distintas situaciones.

Pero, ¿quiénes son estos personajes y a qué responde su presencia en internet? Las cebras de la ciudad de La Paz, en Bolivia, son un grupo de jóvenes voluntarios que, apropiándose de la imagen del paso de cebra y vestidas como los animales del mismo nombre, salen a la calle a enseñar a los ciudadanos educación vial con amor, una sonrisa y un poco de humor.

La iniciativa del Gobierno Municipal de la ciudad de La Paz, que se realiza 16 años ininterrumpidos desde 2001, llamó la atención del humorista y presentador de televisión británico John Oliver, quien en su programa Last Week Tonight destacó la labor de las cebras de La Paz y el espíritu con el que realizan su trabajo. El también actor, oriundo de Birmingham, quería entender en clave humorística cómo es que nadie le había hablado sobre la existencia de estos personajes. «Si las cebras pueden hacer soportable el tráfico en Bolivia, ¿en qué más pueden ayudar?», se preguntaba Oliver durante el segmento de su programa.

Las cebritas, como son mejor conocidas, no tienen la potestad de la policía, no pueden detener a los conductores que infringen las normas de tránsito o emitir multas, pero su sola presencia y la forma en cómo desempeñan su trabajo mejora el caos vehicular en la sede de Gobierno boliviana. De ese modo, Oliver llegó a la siguiente conclusión: «Creo que está bastante claro, con las cosas como están en Estados Unidos en este momento, necesitamos a las cebras como nunca antes».

El comediante británico explicó que introducir una cebrita en momentos dolorosos, de frustración o en lo que sea, puede ayudar a que una determinada situación sea más digerible. Por tal razón, instó al público y a los usuarios a que se apoderen de estos personajes como mejor les convenga y compartan sus aportes con el hashtag #JustAddZebras (solo añade cebras).

Los resultados no se han hecho esperar; recientemente, hemos vistos a las cebritas en el polémico anuncio de Pepsi con la modelo Kendall Jenner, o en series, tales como Juego de tronos y Breaking bad, entre otras. También se ha visto a estos personajes interrumpiendo la también famosa –y viral- entrevista en la BBC a un académico en Corea; e incluso acompañar al rey Juan Carlos mientras este se disculpaba, tras recibir el alta clínica, después de su accidente en su viaje de caza a Botsuana en 2012.

La popularidad del hashtag #JustAddZebras ha sido tal, que no ha faltado la empresa que decidió aprovechar la coyuntura. La recién creada marca holandesa Hashtag Delight, que según su información «convierte la alegría de los memes y los últimos temas de tendencia en diseños y productos», ha empezado a comercializar camisetas, carteles y tazas con la imagen de las cebras y el lema creado por Oliver.

En todo el tiempo que el programa educativo se ha llevado acabo, como una estrategia a largo plazo para el reordenamiento vehicular y el trabajo educativo vial en la ciudadanía, por sus filas han pasado alrededor de 5.000 jóvenes que adoptaron y forjaron lo que se denomina como la filosofía cebra, según explica Sergio Caballero, secretario municipal de educación y cultura ciudadana de la ciudad de La Paz.

«La filosofía cebra se basa en un principio de ponerse en el lugar de la otra persona para entender cuáles son sus necesidades, sobre todo qué lleva a cada persona a comportarse de cierta manera. Los chicos son personas que están en la calle educando. Te educan con amor, con respeto, generando empatía con las personas. Trabajar en el cambio de hábito de las personas no es un tarea fácil y lo tenemos que hacer bajo esta línea», agrega Caballero vía telefónica.

El responsable de educación y cultura ciudadana considera que este modelo de educación ha impactado positivamente no solo a los voluntarios sino también a una generación de jóvenes y niños que han crecido con las cebras, que asumen y se apropian de los mismo valores del programa. La iniciativa, que a la fecha cuenta con 265 cebras, recibe a una parte de sus reclutas de hogares de acogida como la Fundación Arcoíris, una organización no gubernamental que ayuda a niños, adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad y desventaja social.

Por cuatro horas de trabajo como educadores viales, estos jóvenes reciben alrededor de 65 euros. La otra parte de la población que conforma a las cebritas son reclutadas por convocatoria abierta. «Creo que todos y cada uno de los chicos que ha pasado por el programa son ciudadanos modelos, son ciudadanos que respetan no solo las normas viales sino todas las áreas que hemos estado trabajando todo estos años», afirma Caballero.

Tal es el cariño y la apropiación de la ciudad de La Paz con estos personajes, que en 2014 fueron nombrados como Patrimonio Cultural e inmaterial de la ciudad. Su labor, además, fue premiada el pasado año en el concurso internacional de Guanghzou, China, con el galardón a la innovación urbana. Caballero cree que este reconocimiento le ha permitido al programa tener una plataforma internacional de promoción que ha permitido darle aún más visibilidad a la iniciativa.

“Hemos tenido mucho apoyo de la población. La gente quiere y se ha apropiado del programa de Las cebritas y responde al reto que ha hecho Oliver al final [de su programa], a la filosofía cebra, que todo es mejor con una cebra, nuestra ciudad es mejor hoy en día gracias a las cebras”, agrega Caballero.

Pero el coqueteo entre el conductor británico y las cebritas no se detuvo ahí. Respondiendo al reportaje en Last Week Tonight, estos personajes invitaron a Oliver, a través de un vídeo –fiel a su humor-, a La Paz para que se vista el traje de educador vial rayado por un día.

El comediante agradeció la oportunidad, pero lamentó no poder hacerlo por sus obligaciones con su trabajo. «Hay una forma de mejorar un momento decepcionante para mí y para Bolivia», dijo Oliver, quien hizo lo previsible para reparar la desilusión: añadió una cebra al finalizar la emisión de su programa.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

En los últimos días puede que hayan visto la imagen del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto a la canciller alemana, Angela Merkel, durante su visita al país norteamericano, pero con una diferencia muy notable: una cebra posaba junto a ellos en la fotografía. Otras situaciones similares se han presentado en las redes sociales.

Al secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, le acompaña una durante una comparecencia a los medios de comunicación. Así como el ejemplo anterior, estos personajes se han viralizado e introducido a avances de películas, noticias de actualidad y todo tipo de distintas situaciones.

Pero, ¿quiénes son estos personajes y a qué responde su presencia en internet? Las cebras de la ciudad de La Paz, en Bolivia, son un grupo de jóvenes voluntarios que, apropiándose de la imagen del paso de cebra y vestidas como los animales del mismo nombre, salen a la calle a enseñar a los ciudadanos educación vial con amor, una sonrisa y un poco de humor.

La iniciativa del Gobierno Municipal de la ciudad de La Paz, que se realiza 16 años ininterrumpidos desde 2001, llamó la atención del humorista y presentador de televisión británico John Oliver, quien en su programa Last Week Tonight destacó la labor de las cebras de La Paz y el espíritu con el que realizan su trabajo. El también actor, oriundo de Birmingham, quería entender en clave humorística cómo es que nadie le había hablado sobre la existencia de estos personajes. «Si las cebras pueden hacer soportable el tráfico en Bolivia, ¿en qué más pueden ayudar?», se preguntaba Oliver durante el segmento de su programa.

Las cebritas, como son mejor conocidas, no tienen la potestad de la policía, no pueden detener a los conductores que infringen las normas de tránsito o emitir multas, pero su sola presencia y la forma en cómo desempeñan su trabajo mejora el caos vehicular en la sede de Gobierno boliviana. De ese modo, Oliver llegó a la siguiente conclusión: «Creo que está bastante claro, con las cosas como están en Estados Unidos en este momento, necesitamos a las cebras como nunca antes».

El comediante británico explicó que introducir una cebrita en momentos dolorosos, de frustración o en lo que sea, puede ayudar a que una determinada situación sea más digerible. Por tal razón, instó al público y a los usuarios a que se apoderen de estos personajes como mejor les convenga y compartan sus aportes con el hashtag #JustAddZebras (solo añade cebras).

Los resultados no se han hecho esperar; recientemente, hemos vistos a las cebritas en el polémico anuncio de Pepsi con la modelo Kendall Jenner, o en series, tales como Juego de tronos y Breaking bad, entre otras. También se ha visto a estos personajes interrumpiendo la también famosa –y viral- entrevista en la BBC a un académico en Corea; e incluso acompañar al rey Juan Carlos mientras este se disculpaba, tras recibir el alta clínica, después de su accidente en su viaje de caza a Botsuana en 2012.

La popularidad del hashtag #JustAddZebras ha sido tal, que no ha faltado la empresa que decidió aprovechar la coyuntura. La recién creada marca holandesa Hashtag Delight, que según su información «convierte la alegría de los memes y los últimos temas de tendencia en diseños y productos», ha empezado a comercializar camisetas, carteles y tazas con la imagen de las cebras y el lema creado por Oliver.

En todo el tiempo que el programa educativo se ha llevado acabo, como una estrategia a largo plazo para el reordenamiento vehicular y el trabajo educativo vial en la ciudadanía, por sus filas han pasado alrededor de 5.000 jóvenes que adoptaron y forjaron lo que se denomina como la filosofía cebra, según explica Sergio Caballero, secretario municipal de educación y cultura ciudadana de la ciudad de La Paz.

«La filosofía cebra se basa en un principio de ponerse en el lugar de la otra persona para entender cuáles son sus necesidades, sobre todo qué lleva a cada persona a comportarse de cierta manera. Los chicos son personas que están en la calle educando. Te educan con amor, con respeto, generando empatía con las personas. Trabajar en el cambio de hábito de las personas no es un tarea fácil y lo tenemos que hacer bajo esta línea», agrega Caballero vía telefónica.

El responsable de educación y cultura ciudadana considera que este modelo de educación ha impactado positivamente no solo a los voluntarios sino también a una generación de jóvenes y niños que han crecido con las cebras, que asumen y se apropian de los mismo valores del programa. La iniciativa, que a la fecha cuenta con 265 cebras, recibe a una parte de sus reclutas de hogares de acogida como la Fundación Arcoíris, una organización no gubernamental que ayuda a niños, adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad y desventaja social.

Por cuatro horas de trabajo como educadores viales, estos jóvenes reciben alrededor de 65 euros. La otra parte de la población que conforma a las cebritas son reclutadas por convocatoria abierta. «Creo que todos y cada uno de los chicos que ha pasado por el programa son ciudadanos modelos, son ciudadanos que respetan no solo las normas viales sino todas las áreas que hemos estado trabajando todo estos años», afirma Caballero.

Tal es el cariño y la apropiación de la ciudad de La Paz con estos personajes, que en 2014 fueron nombrados como Patrimonio Cultural e inmaterial de la ciudad. Su labor, además, fue premiada el pasado año en el concurso internacional de Guanghzou, China, con el galardón a la innovación urbana. Caballero cree que este reconocimiento le ha permitido al programa tener una plataforma internacional de promoción que ha permitido darle aún más visibilidad a la iniciativa.

“Hemos tenido mucho apoyo de la población. La gente quiere y se ha apropiado del programa de Las cebritas y responde al reto que ha hecho Oliver al final [de su programa], a la filosofía cebra, que todo es mejor con una cebra, nuestra ciudad es mejor hoy en día gracias a las cebras”, agrega Caballero.

Pero el coqueteo entre el conductor británico y las cebritas no se detuvo ahí. Respondiendo al reportaje en Last Week Tonight, estos personajes invitaron a Oliver, a través de un vídeo –fiel a su humor-, a La Paz para que se vista el traje de educador vial rayado por un día.

El comediante agradeció la oportunidad, pero lamentó no poder hacerlo por sus obligaciones con su trabajo. «Hay una forma de mejorar un momento decepcionante para mí y para Bolivia», dijo Oliver, quien hizo lo previsible para reparar la desilusión: añadió una cebra al finalizar la emisión de su programa.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Rock&Ruedas: bicis de diseño urbanas al gusto del cliente
Noruega: un viaje de túneles y cruceros
Fiesta en el gimnasio (y no es una peli porno)
Así son los autorretratos de alguien puesto de LSD
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies